Crónicas Como ahorrar mientras conducimos

Como ahorrar mientras conducimos

0

En este articulo nos vamos a centrarnos en cómo llegar a alcanzar lo que seria para muchos algo utópico, una conducción económica y ecológica.

Ya sabéis como está el panorama económico, hay que apretarse el cinturón, si ya buscamos los yogures en oferta, cómo no vamos a intentar ahorrar en nuestro vehiculo.

Hay que tener en cuenta que el estilo de conducción influye en gran medida en el consumo de cualquier automóvil. Cada conductor tiene distintas costumbres que aumentan el gasto en combustible y que, en ocasiones, aceleran el envejecimiento del vehículo.

Estos descuidos o malos hábitos se pueden corregir siguiendo unos triviales consejos al volante y en el mantenimiento del vehículo.

Simplemente con la acción de girar la llave y encender ya consume combustible. Se aconseja hacer esta operación sin acelerar, haciendo que el motor tenga el mínimo esfuerzo.

La manera de comenzar la marcha será distinta dependiendo de la clase de motor, por ejemplo, si el motor es de gasolina podremos ponernos en marcha inmediatamente después del arranque, pero si se trata de un motor diesel tendremos que esperar aproximadamente cinco segundos antes de empezar a circular para permitir que la bomba de aceite engrase el motor. Hay que tener en cuenta que si el coche está en una temperatura anómala tanto frió como muy caliente el consumo del combustible será muy superior a lo normal. Lo más aconsejable es tenerlo en el baremo medio, la temperatura idónea donde el fabricante indica en las especificaciones del automóvil, es donde conseguiremos el mejor consumo y alargaremos la vida útil del motor.

Para poder alcanzar la forma mas eficiente de conducción hay que elegir las marchas más largas posibles manteniendo el motor a bajas revoluciones puesto que el vehículo avanza más con un menor esfuerzo energético, cuando me refiero a bajas revoluciones no significa llevarlo ahogado. Con todo ello la caja de cambios será nuestra aliada y siempre que veamos que estamos cerca de las 2800rpm cambiaremos. En el caso de los automóviles de gasolina y en el caso de los de diesel sobre las 2300rpm. ( Estas relaciones de RPM son aproximadas, hay que adaptarlas a cada determinado automóvil)

Hay mucha gente que le es más fácil orientarse por la velocidad de crucero. La primera marcha sólo la utilizaremos para salir, para iniciar el movimiento, cambiaremos a la segunda velocidad al ver que el vehiculo ha iniciado la marcha y hemos recorrido aproximadamente unos 15 metros.; de segunda a tercera a partir de los 30 km/h; circularemos en cuarta a partir de los 40 km/h y llegaremos a la quinta velocidad si conducimos por encima de los 50 km/h. ( Estas velocidades son orientativas, ya que cada coche tienen una relación de cambio distinta. El usuario debería de ver a qué velocidad es más adecuado cambiar, además que algunos coches de la ultima hornada ya incorporan la sexta marcha)
Cuando nos disponemos a conducir hay que intentar mantener una velocidad constate evitando frenazos bruscos o aceleraciones fulgurantes, cuando tengamos que reducir al ser posible que sea con el pedal del freno y no con el motor; esto ya no sólo favorecería a la disminución del consumo, también a la contaminación tanto acústica como atmosférica. (Se entiende que no se frena con el freno de motor en las ocasiones en que se pueda: como parar para un semáforo o por el mismo ritmo de la carretera).

Hay que tener en cuenta y destruir mitos, en ralenti el coche consume combustible, aproximadamente medio litro de combustible a la hora.

Nunca pero nunca por reducir consumo se nos ocurra bajar una cuesta en punto muerto, esto no ahorraría prácticamente nada y nos podría causar algún susto que otro, ya que sólo tendríamos opción de reducir la velocidad por los frenos, y estos se podrían fatigar.

Los sistemas que hoy en día incorporan los automóviles, por su necesidad energética hacen que el consumo del automóvil aumente considerablemente, pero son necesarios en muchas de las ocasiones, por eso mismo la recomendación es utilizarlos con mesura y cuando de verdad haga falta. Hacer una practica racional de ellos nos ahorraría unos costes bastante elevados al año, por ejemplo poner el climatizador /aire acondicionado cuando sea necesario y con una temperatura adecuada, no hace falta viajar en un frigorífico con ruedas.


También, es importante saber que a una velocidad superior a 50km/h si llevamos las ventanillas bajadas consume más el coche que si llevásemos el climatizador /aire acondicionado puesto.

Y por supuesto si variamos el coeficiente de aerodinámica del vehiculo este nos corresponderá con un cambio de actitud, tanto de manejo como de consumo, por ejemplo poniéndole una baca, el consumo del vehiculo aumentara considerablemente.

Esta claro que todo lo antes mencionado influye y mucho a la hora de reducir consumos, pero un factor que no se nos puede quedar en el tintero es el del mantenimiento del propio vehiculo. Evitar averías es siempre una fuente de ahorro y el funcionamiento correcto de un motor hace que su consumo sea el normalizado y estandarizado. Hay que evitar el retraso de los cambios de aceite y filtros. Y por supuesto cumplir con los consejos del fabricante sobre algunos parámetros de mantenimiento del coche. No hay que obviar un aspecto muy importante como es que los neumáticos tengan la presión adecuada, esto puede parecer efímero, pero es una de los puntos más importantes para reducir el consumo del vehiculo y también de cara a la duración del neumático.

Para concluir se podría decir que una de las ventajas principales de la conducción económica es que no sólo se ahorra dinero gracias a los consejos que hemos relatado. Si no que contribuimos a reducir la emisión de gases contaminantes, reduciéndole casi un 19% estas emisiones.

Espero que estos consejos sirvan para ahorrar en el día a día, y si encima con lo ahorrado se pueden dar un capricho mejor que mejor.

Por Antonio Rodríguez Vaquerizo

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta