Competición ALONSO vs RAIKKONEN – LA GUERRA EN FERRARI QUE NUNCA SE DARÁ…

ALONSO vs RAIKKONEN – LA GUERRA EN FERRARI QUE NUNCA SE DARÁ…

0

La temporada 2014 está a la vuelta de la esquina aunque parezca mentira. Lo cierto es que con el campeonato tan decidido a favor de Sebastian Vettel, los rumores sobre lo que puede suceder en Ferrari el año que viene no hacen más que acrecentarse. Desde Massa metiendo cizañana diciendo que el año que viene Alonso y Raikkonnen chocarán en Ferrari, hasta los que avecinan todo lo contrario, que no habrá problemas visto el caracter “pasota” del finlandés. Hay apuestas para todos los gustos, pero ¿que sucederá realmente en Ferrari entre Alonso y Raikkonnen el año que viene? ¿ante que escenario nos ecnontraremos?¿o habrás más de uno?. Eso es lo que intentaremos responde en este artículo…

Lo primero que uno se da cuenta tras el anuncio de esta noticia es que en Ferrari, aun respetando a su piloto actual, han querido variar la política que han segudo durante tantos años de confiarlo todo a una única carta. ¿Por qué? porque se han cansado de que la figura de Fernando eclipse la labor del equipo, así de simple. Había llegado un punto en que en la Scudería se oía demasiado aquello de que estaban luchando por los Campeonatos única y exclusivamente por el talento de Fernando. Esa musiquilla, tan molesta para el orgullo de todo Maranello, ha llegado hasta el punto de que la imagen de la compañía empezaba a verse afectada. Para una marca que fabrica los superdeportivos más admirados y envidiados del planeta no es agradable escuchar “son unos inútiles” “Ferrari sin Alonso no vale nada”, “no habrían luchado por los mundiales si Alonso no hubiera estado allí”, “Alonso está malgastando su tiempo en Ferrari” y lidezas de este tipo. Es por ello que el movimiento de fichar a Raikkonnen no es sólo con vistas a recordarle a Fernando que sólo es uno más dentro del engranaje, sino para también recordarle a los aficionados, que con otro talento similar a Fernando, Ferrari podría luchar de la misma manera que con el asturiano. Dicho de otra forma: “los pilotos van y vienen pero Ferrari permanece”, esa típica frase que tanto gusta a Montezemolo.

Con esta introducción, con dos gallos en el mismo gallinero, muchos aficionados sienten que se ha metido en Maranello una bomba de relojería que les estallará más pronto que tarde. Sí y no. Lo cirto es que el caracter de Raikkonnen es el más adecuado posible si tienes que poner a otro crack al lado de Alonso. El finlandés pasa de todo lo que no sea estar sentado en el monoplaza, dando gas hasta el fondo, marcando vuelta rápida tras vuelta rápida. Pasa de guerras, de la “política interna” entre compañeros, de la prensa, de los eventos, de sus ingenieros de pista, de cualquier cosa que no tenga que ver con llevar su monoplaza lo más rápido posible. En esta situación es muy fácil pensar que dificilmente entrará en conflicto con un Alonso que le respeta como a un igual más. Quizás esto fue lo que falló en la estancia del asturiano en McLaren, ya que con Hamilton “recien nacido”, costaba mucho asimilar que le pudiera plantar cara sin haber conseguido todavía ningún campeonato del Mundo como él sí tenía. Esto con Raikkonnen no va a pasar. No es raro verles departir en el paddock cuando llega el fin de semana. Alonso se dirige a él como a un igual, como a alguien que sabe que tiene un talento muy similar al suyo y que ya ha sido Campeón del Mundo. Esto marcará de forma evidente la manera de tratarse, y permitirá que no haya confusión desde el comienzo sobre quien debe ser la apuesta: el que esté mejor posicionado cuando se lleven 12-13 carreras disputadas. Desde el punto de vista del caracter de ambos, por uno u otro motivo, no chocarán. Pero veamos más…

Otro de los puntos de fricción que la gente quiere ver en este movimiento es que la innata velocidad de Raikkonnen podría poner en jaque la jerarquía de Alonso en la escudería, sobre todo los sábados. Y eso es precisamente todo lo contrario de lo que precisamente se puede llegar a producir. Si algo ha demostrado la vuelta de Kimi a la F1 es que las cualidades que tenía antes de irse han mutado en cierta manera para adaptarse a los nuevos tiempos. El Kimi rápido como un rayo los sábados, sin rival aparente, ha cambiado a un piloto cuyo máximo lo extrae ahora los Domingos, dejando de ser las jornadas de Calificación su punto más fuerte. De hecho, un año después de ganar el Campeonato, Massa le venció en 12 de las 18 calificaciones (temporada 2008) y al año siguiente (2009), iban 4 a 5 hasta que el accidente de Massa sucedió. Pero como hemos dicho, su regreso no ha visto a un Raikkonen especialmente dominador los sábados. Con Grosjean el año pasado perdió esa batalla 10 a 11, un piloto al que ganó con contundencia Alonso cuando coincidieron en Renault (también un era un piloto un poco menos maduro el francés, aunque tampoco mucho menos). Actualmente le lleva tomada la medida, ya que supera a Romain nada menos que 10 a 3, pero lejos de ser una mejora de las cualidades del finlandes en Calificiación, es más debido a una caida de rendimiento de francés (Kimi ha ganado 0,5 posiciones en parrilla y Grosjean ha perdido 1,6 posiciones, ambos con respecto al año pasado). Si Kimi no parece rival para Fernando los sábados, que no son el punto más fuerte del asturiano (aunque lejos está de ser manco en esto, todo lo contrario), los Domingos, que son el punto fuerte del finlandés, también lo son del español…así que todo queda a la salida y al ritmo, aspectos en los que Fernando es un martillo contra el crono. Ambos lucharán los Domingos por implantar su hegemonia y es ahí donde encontramos otro dato a favor del asturiano: suele recuperar 3 posiciones de media del sábado al Domingo, por las 1,5 posiciones que suele recuperar el finlandés a tenor de los datos del año pasado. En lo que llevamos de 2013 Raikkonnen ha subido ese dato hasta las 2 posiciones de media, pero incluso así Alonso se mantiene en las 3 posiciones de media por carrera, lo que hace intuir que incluso esta batalla también la gane….

Sábados y Domingos favorecen a priori al asturiano, aunque lejos debería estar de relajarse, ya que el finlandés ha hecho milagros con el Lotus y merece todo el reconocimiento y respeto para no caer en errores pasados. Kimi llegará para competir de igual a igual sobre el mismo monoplaza que su némesis generacional, algo que supone un reto en si mismo para alguien que fue reemplazado en sus equipos por el mismo piloto, Fernando Alonso. El pique, por tanto, está ahí, aunque a priori nos decantemos por el asturiano vistos los datos anteriores. ¿Nos podríamos imaginar un escenario en el que uno de los 2 trabajar para que su compañero consiguiera el mundial? Sí porque esa es la supuesta esencia de Ferrari: trabajar en equipo para conseguir el Campeonato del Mundo. Ya mandó Montezemolo a Schumacher subirse en el monoplaza tras partirse la pierna cuando a este le dijeron que el alemán estaba perfecto y jugaba partidillos de futbol en su casa. Tan en colera montó que Schumacher estaba al siguiente gran premio montado en el monoplaza intentando ayudar a Eddie Irvine a conseguir el campeonato frente a Hakkinnen. Fernando lo sabe y la batalla será cruenta porque no habría peor tarea posible para el asturiano que ayudar a Kimi a ganar el Campeonato que con Ferrari no ha podido çel conseguir en 2 ocasiones en la última carrera. Por ello la batalla será intensa, sí, eso hay que dadlo por descontado, pero ni mucho menos se llegará a la situación de McLaren por cuanto Kimi no es Hamilton ni su entorno el del inglés por entonces (con su padre a la cabeza).

Montezemolo con la contratación de Raikkonnen consigue 3 cosas a la vez: poner el foco de los problemas en los pilotos (hasta ahora en Ferrari), luchar por un mundial de constructores que con Massa era imposible ganar, y por supuesto, llevar al máximo al asturiano, del que el propio Montezemolo está convencido que es superior al finlandés. Sólo que con esta maniobra se asegura que el equipo no dependa de una única piedra angular y pone a su vez de relieve si le funciona lo suficiente, que no hace falta ser Fernando Alonso para llevar a Ferrari a luchar por el Campeonato del Mundo. Si Kimi lo gana, Ferrari saldrá fiortalecida porque parecerá mérito del equipo, que ya no dependerá exclusivamente de la genialidad de Fernando. Si lo gana Fernando, será por haberle puesto a Kimi de compañero y haber servido de acicate. Si Ferrari lo pierde, es cuando la siguiente cabeza en ser reclamada será la de Domenicalli. Pero al menos este primer año salvan el matchball. La idea de que sólo una Ferrari dirigida por personal no transalpino pueda triunfar no es algo que quiera dejar en la memoria Montezemolo. Domenicalli salva el puesto aunque sea incomprensible señalar al principal baluarte de lo logrado por Ferrari en estos 4 años como motivo de no haber alcanzado los objetivos. Alonso tiene una piedra en el camino, la cuestión es saber si es Raikkonnen, Domenicalli o Montezemolo. En cualquiera de los casos, en el 2014 en Ferrari no habrá guerra interna. No al menos tan cruenta como la de McLaren…

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta