Pruebas PRUEBA: RENAULT MEGANE RS

PRUEBA: RENAULT MEGANE RS

0

En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de probar uno de los compactos más deportivos del mercado, el Renault Mégane RS . En el año 2012 la tercera generación de este modelo sufrió un ligero Restyling y esta versión aumento su potencia, pasando de 250 a 265 Cv (que inicialmente sólo los desarrollaba la versión Trophy). No hay que olvidar que en Junio del año 2011, esta versión logró un tiempo de 8 minutos, 7 segundos y 97 centésimas por vuelta en el mítico circuito de Nürburgring, que le hizo obtener el récord para vehículos con tracción delantera, que sigue manteniendo hoy en día.

Motor

El propulsor que equipa este Mégane es un 2.0 Turbo de 4 cilindros, que desarrolla una potencia de 265 Cv y un par máximo de 360 Nm. Estas cifras escalofriantes permiten que alcance una velocidad máxima de 254 Km/h y una aceleración de 0 a 100 Km/h en tan sólo 6,0 segundos. Pese a ser un motor sobre alimentado en tiene una respuesta muy buena a partir de las 2800, con un rango muy progresivo y aprovechable hasta las 5000-5500 revoluciones por minuto, es decir, no hace falta ir en la zona alta del cuentavueltas para exprimir todo su potencial. De hecho, antes de llegar al corte de inyección, que se sitúa en las 6500 revoluciones, te avisa mediante un pitido. La caja de cambios es manual de 6 velocidades, que destaca por su buen funcionamiento, así como su rapidez y precisión. Gracias a esta sexta marcha, el consumo aunque poco, se reduce, haciendo unas medias de unos 8 l/100 Km. Lógicamente en conducción deportiva se dispara, pero el disfrute y diversión que te aporta no tiene precio.

prueba_megane_rs_autofm_11

Exterior

No cabe duda de que su presencia no pasa desapercibida, su color amarillo combinado con los elementos en negro como los espejos, las manillas de las puertas ó las llantas marcan la diferencia. En el frontal encontramos un imponente paragolpes con la parte central negro brillo y unas luces diurnas con tecnología tipo Led en ambos extremos. Entre los faros delanteros  adaptativos y tecnología xenón se encuentra la calandra con el rombo de la marca en el centro y las siglas “RS” debajo de esta, que muestra su seña de identidad. El intercooler frontal se deja entrever tras la rejilla tipo nido de abeja, que se completa con el spoiler inferior y el añadido del paragolpes delantero del kit de carrocería.

prueba_megane_rs_autofm_2

Este kit de carrocería compuesto por los pasos de rueda ensanchados y las taloneras lo dotan de una agresividad que sobresale por los cuatro costados, que se combina con el añadido del paragolpes trasero, el embellecedor triangular del escape situado en el centro del difusor en negro brillo y el gran alerón situado encima del portón. Entre los grandes faros traseros característicos de este modelo se encuentra situado a la derecha el anagrama de “Renault Sport”, que deja claro ante que versión nos encontramos. Tras las llantas en 18”, se encuentran las pinzas de freno en color rojo firmadas por Brembo y unos discos delanteros de  340 mm  y traseros de 290 mm.

Interior

Pese a que a primera vista pueda parecernos algo refinado, a medida que observas detalles te vas sintiendo en un ambiente Racing. Detalles como el color amarillo en las costuras del volante, en el pomo y en el fuelle de la palanca de cambios, en los asientos, en los cinturones o el pedalier en aluminio… marcan la diferencia. Por si se nos olvida el coche en el que estamos, la marca del rombo te lo recuerda en todo momento, predominando las palabras “Renault Sport” grabadas en la tira de fibra de carbono del salpicadero, en el display situado encima de la consola central, en las molduras de los marcos de las puertas, en los cabezales de los asientos delanteros

prueba_megane_rs_autofm_12

Unos asientos tipo bacquet firmados por Recaro, que te “embuten” de tal manera que hacen que no te muevas de tu sitio, y aunque pueda parecer lo contario, son más cómodos de lo que te esperas. La funcionalidad también está presente, ofreciendo un hueco portaobjetos de dimensiones aceptables entre ellos. En los asientos traseros se ofrece un buen espacio para dos adultos, aunque la altura para la cabeza puede ser un problema para personas de talla alta debido a que el montante del techo esta reducido y pese a que queda muy atractivo exteriormente, también se ve desfavorecida la visión trasera. El maletero cuenta con una capacidad de 344 litros bien aprovechados, sin embargo, la boca y la altura del portón puede resultar incómodo al introducir un objeto voluminoso

prueba_megane_rs_autofm_20

Comportamiento

Antes de nada, hay que destacar que equipa el Sistema Rs Dynamic, que permite elegir el modo electrónico del sistema de pilotaje. Este sistema tiene tres niveles: On, en el que el ESP y el ASR están conectados y el motor cuenta con 250 Cv; Sport, en el que estos controles siguen conectados pero actúan de una manera mas tardía , se modifica la respuesta del acelerador y se aumenta la potencia hasta los 265 Cv; Off, en el que los controles están totalmente desactivados, sin ninguna asistencia. En opción esta disponible el Rs Monitor, que ofrece información del vehículo al conductor, así como a configurar diferentes parámetros, como por ejemplo el comportamiento del acelerador.

prueba_megane_rs_autofm_23

Nuestra unidad de pruebas equipa el pack Cup, que cuenta con diferencial autoblocante de deslizamiento limitado, suspensión más deportiva, frenos ranurados y neumáticos 235/40 (la versión normal lleva 225). A pesar de tener un tarado de suspensión diferente a la versión normal no es un coche incómodo en un uso racional tanto por ciudad como por autovía, que combinado con el modo ESP On puede ser un coche muy polivalente. Si por el contrario seleccionamos el modo Sport y preferimos adentrarnos en carreteras de montaña hundiendo nuestro pie derecho más de la cuenta, observamos que estamos ante un coche muy rápido, muy eficaz, que trasmite bien la potencia al suelo y con un chasis que pocas veces rechista. El diferencial hace su función cuando en la salida de las curvas tiende al subviraje y aunque en ciertas ocasiones el eje trasero quiere descolocarse en curvas rápidas, te avisa con tiempo y no resulta excesivamente complicado ponerlo de nuevo en su sitio. Los frenos aguanta la fatiga y se comportan realmente bien, si bien, el tacto puede resultar algo esponjoso en frenadas más fuertes de lo habitual. Hay que destacar el sonido que emite el tubo de escape mejorado en esta versión, con un silencioso trasero más abierto que hace que penetre en tus oídos una música celestial que envuelve todo el habitáculo.

prueba_megane_rs_autofm_22

Conclusión

Ya sabemos que los productos de Renault Sport son sinónimo de calidad y deportividad, heredada de la competición, el trabajo realizado en este modelo es excelente. Nos encontramos con un coche muy bien hecho y polivalente. A pesar de la imagen agresiva que ofrece, la respuesta progresiva de su motor, su buen funcionamiento del chasis y la suspensión lo convierten probablemente en el más equilibrado dentro de sus competidores directos. Modelos como el Focus ST, Astra OPC, o incluso el Golf GTi, con propulsores similares, también tienen un funcionamiento muy bueno pero tal vez sean más radicales a la hora de conducirlos, lo que obliga en muchas ocasiones a ir mas pendiente de no tener un percance que de disfrutar conduciendo cada uno de ellos.  En cuanto al precio final con descuentos de la unidad probada es de 28870€, una cantidad bastante atractiva y algo más baja que alguno de sus competidores, que lo convierten en el punto de mira para todo aquel que quiera tener un “piolín” que le permita disfrutar de la conducción y sentir la deportividad en todo tipo de situaciones.

Álvaro Turiel

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta