Competición La calidad de la parrilla de la F1 es mediocre…

La calidad de la parrilla de la F1 es mediocre…

0

 

No lo decimos nosotros, lo dice Jacques Villeneuve, Campeón del Mundo de F1 en el 97 y un piloto conocido por decir siempre lo que piensa. No es tampoco un debate nuevo el que inicia el canadiense, hijo del mítico Gilles Villeneuve, pero sí lo es el dudar de la calidad de muchos de los pilotos que pueblan la actual parrilla de la F1 de manera tan abierta, con un adjetivo tan grueso como lo es “mediocre” respecto a la calidad de los pilotos de la actual parrila. A fin de cuentas, hay una parte de verdad en todo lo que dice, pero no deja de ser extraño que sea él precisamente el que ponga los puntos sobre las ies tras el final de trayectoria deportiva que tuvo sobre la F1 y sobre las disciplinas que probó tras dejar el Gran Circo. Dicho todo eso, vayamos a lo que el piloto canadiense ha dicho en una entrevista a Crash.net:

Do you feel there at least will be more emphasis on driving talent under the new regulations? Or do you feel it’s becoming too technical?

Jacques Villeneuve: They’re becoming easier and easier to drive so less and less talented. Even last year the drivers had to slow down in corners to save the tyres and the teams were telling them where to slow down. It’s not even the drivers that were feeling it, the teams were telling them ‘OK slow down a little bit in that corner or slow down in that other one because the temperatures are going up’. So it’s not even the driver talent any more. The driver, slowly but surely, is becoming a passenger in the car, which is what was wanted a while ago.

Next year they’re super-slow, they don’t even push so it’s not even physical any more and the fuel economy is done electronically. The engine slows down on its own half way down the straight; it’s not even the driver that has to figure out when and how to save fuel, so he has very little to do.

Jacques Villeneuve: It’s really hard to see someone stand out. Obviously a Vettel or an Alonso stands out because the rest of the field its mediocre.

Bajo la perspectiva de Jacques, los coches se han ido volviendo cada vez más sencillos y fáciles de conducir, haciendo que los pilotos se conviertan en una especie de robots que sólo cumplen las indicaciones que se les dan por parte del equipo, desde los mismos boxes, durante la carrera. Eso, bajo la perspectiva del canadiense, les resta autonomía y hace que el talento sea cada vez menos importante, por cuanto el mismo equipo teledirige al propio piloto. Debate que no es nuevo, debate que nos recuerda a las palabras de Niki Lauda, allá cuando dirigía la escudería Jaguar, y que terminaron con una prueba del ahora directivo de Mercedes en uno de sus monoplazas verdes de por entonces…y que como resultado tuvo que ser abortada antes de tiempo por las continuas salidas de pista del Tricampeón austriaco. Si para Niki Lauda los F1 de 2001 los podían pilotar hasta los monos, aquella prueba sobre uno de sus Jaguars puso de relieve que todos los monoplazas de F1 tienen su dificultad. Si antes no había ayudas electrónicas como las que hay ahora, también es cierto que la atención del piloto sólo estaba en apretar el pie derecho con todas sus fuerzas y cambiar de marchas de manera manual. Ahora, los pilotos tienen tantas funciones en el monoplaza y tantos botones sobre el volante que la atención de los pilotos se tiene que subdividir en muchas subrutinas con las que cumplir mientras abordan las curvas a toda velocidad. Y no deja de ser una dificultad que antes, en la época de Jacques, no existía.

¿Significa todo ello que Jacques no tiene razón en lo que dice? No, hay una parte en la que posiblemente tenga razón, en el trasfondo que conlleva su comentario. La calidad de los pilotos que integran la parrilla de la F1 puede que haya perdido enteros, pero no de la manera tan dramática en la que lo cuenta. Si nos remitimos a la época en la que el hijo de Gilles compartió equipo con Alonso, hace 10 años, los 14 primeros pilotos de aquel año eran referencias claras: Schumacher, Barrichello, Button, Alonso, Montoya, Trulli, Raikkonen, Sato, Ralf Schumacher, Coulthard, Fisichella, Massa, Webber y Panis. Pero también podemos ser justos y pensar que de los primeros 14 pilotos que terminaron el año pasado, la calidad de los mismos no puede ser considerada como mediocre: Vettel, Alonso, Webber, Hamilton, Raikkonen, Rosberg, Grosjean, Massa, Button, Hulkenberg, Pérez, Paul di Resta, Adrian Sutil y Daniel Ricciardo. Que el dinero mande ahora más que nunca para establecer los pilotos que fichan por cada equipo es una realidad imposible de negar. Pero también es cierto que caer en la exageración sólo lleva a caer en la caricatura de uno mismo. Y los pilotos que han ocupado las 14 primeras posiciones en los dos años comaparados nos indica que en ambos años las parrillas tenían la calidad suficiente como para que ahora Jacques no dedique ese calificativo tan grueso a los integrantes de la temporada que está cerca de empezar. Eso sí, quizás se eche en falta un poco más de personalidad en los pilotos de ahora con respecto a los del pasado, algo de lo que sí podría quejarse Jacques. Pero ese es otro debate. De todas maneras, a modo de recuerdo,  tampoco viene de más recordar que el año que coincidió con Alonso en Renault, en esas 3 carreras que coincidieron, el canadiense fue batido claramente por Fernando, y sólo desde entonces se ganó su respeto. Hasta entonces Jacques lo consideraba uno más de la generación de la Playstation.

Diez años después de aquel 2004, en el 2014, estamos en el año de la revolución, donde todo parece que va a cambiar. Pero si bien tecnicamente es parcialmente cierto, en la calidad de la parrilla el cambio es menos radical de lo que aparentemente podríamos pensar. Sí, perdemos a Webber y a Di Resta, pero luego el cambio en la calidad de la parrilla no es tan radical. Por ejemplo, si bien en los equipos de cola siempre han existido pilotos que han pagado por sus asientos en los que la calidad era discutible, tanto en 2004 como en 2014 la situación será muy parecida. Hace 10 años tuvimos pilotos cuya calidad podríamos decir que estaba por debajo de la media: Klien, Pizzonia, Baumgartner, Zonta y Bruni, por ejemplo. En 2014 podríamos meter en ese grupo a Chilton, Gutierrez, Bottas, Ericcson y quien sabe si Kvyat, pendientes todos ellos, eso sí, de ver su rendimiento cuando comience la temporada. La calidad de la parrilla de la temporada que entra es opinable, pero cuando entramos en detalle vemos que no es para asustarse tampoco en los términos en que lo hace Jacques. No hay un declive tan claro en la calidad de los pilotos como uno podría pensar antes de entrar en valorarlos detalladamente. Cosa muy distinta, como hemos dicho, es si estos tienen el carisma que tenían los de antaño. La robotización de la forma de entender la comunicación en la F1 sí nos ha quitado verdaderos caracteres como los que antaño teníamos (quizás por eso Raikkonen cae tan bien entre los aficionados, porque se le ve auténtico) pero ese, insistimos, es un debate muy distinto. En todo caso, para opiniones los colores…

 Por Juan Ávila

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta