Destacadas Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4×4

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4×4

0
Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Ya han pasado 20 años desde que en el año 1994 Toyota presentó en el Salón de Ginebra la primera generación de uno de sus modelos más emblemáticos, el RAV4. Su lanzamiento fue un éxito, siendo la marca nipona pionera en el segmento de los 4×4 urbanos, alcanzando unas ventas en ese año de 53.000 unidades. Después de 4 generaciones se han contabilizado un total de cinco millones de unidades vendidas en todo el mundo.

En esta ocasión en AutoFM probamos la cuarta generación de este modelo, que fue presentada en el pasado año 2013. El cambio más significativo afecta a sus dimensiones y es que el RAV4 crece generación tras generación (para hacernos una idea, el primero medía 3,90 metros y este 4,57). No solo el tamaño ha cambiado, también se ha convertido en un coche más polivalente y mas confortable pero sin perder la esencia “4×4” que siempre ha caracterizado a la marca nipona en sus modelos todoterreno.

Un propulsor elástico y muy lineal

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Nuestro Toyota Rav4 equipa el motor  150D con una cilindrada de 2.000 centímetros cúbicos que desarrolla una potencia de 150 CV, ofreciendo una aceleración de 0-100 Km/h en 9,6 segundos y un par máximo de 340 Nm. Gracias al turbo hace que sea un motor muy lineal aprovechando todo el rango de revoluciones y permitiendo una respuesta instantánea al pisar el acelerador, una caracterísica que será de gran ayuda a la hora de realizar adelantamientos e incorporaciones.

La caja de cambios que incorporaba el RAV4 de nuestra prueba es manual de 6 velocidades con unas relaciones algo largas, lo que permite obtener unos buenos consumos. Circulando por autopistas a velocidades dentro del marco legal haremos medias alrededor de los 7 litros/100 Km. No debemos olvidar que es un coche de casi 1.700 Kg y tracción total por lo que esta cifra no esta nada mal.

El Rav4 más grande de todos los tiempos

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Observando el coche, rápidamente te das cuenta de que este RAV4 ha crecido respecto a la generación anterior, nada más y nada menos que 20 Cm más  a lo largo, es 3 cm más ancho y 2,5 cm más bajo. Tal vez la parte más llamativa sea la delantera, que sigue la filosofía de diseño que muestra los últimos modelos de la marca Toyota: el capó en forma de “V”, la calandra con un diseño afilado, los faros con luces diurnas con tecnología tipo LED y la boca de aire del paragolpes

También se alojan en el paragolpes delantero unos antiniebla redondos situados en el exterior que dan una imagen “campestre” sin perder la elegancia que caracteriza a la marca japonesa . Siguiendo la línea del coche nos fijamos en los grandes retrovisores con el intermitente incorporado que se pliegan electrónicamente, un detalle a tener en muy cuenta por lo práctico que resulta fuera de asfalto cuando pasemos por una zona estrecha.

La trasera del coche también llama la atención principalmente por el portón, ya que abandona la abertura lateral y da la bienvenida a uno con apertura convencional. Esta configuración resulta más cómoda a la hora de cargar bultos grandes y si estás estacionado en la calle con un coche detrás se podrá abrir del todo, algo que con la lateral era complicado de realizar. Además, puede tener un sistema de apertura eléctrica, que se acciona desde el mando o bien desde el botón situado en el interior.

Calidad en su interior

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Una vez que entramos en el coche, lo primero que nos llama la atención es la forma tan original del salpicadero en su zona central y el toque llamativo que le da los detalles en color titanio bordeando los aireadores y el sistema multimedia junto con el tapizado en cuero. Un material que también esta presente en los paneles de las puertas combinado con un tejido que tiene un diseño similar a fibra de carbono dándole un toque muy deportivo, que también encontramos alrededor de la palanca de cambios.

En el puesto de conducción del RAV4 encontramos un volante de tres brazos multifunción con un aro grueso que presenta un tacto muy agradable. En la consola central se alberga el equipo de audio con sistema de navegación y encima de este encontramos un reloj digital que a nuestro parecer es algo pequeño, siendo poco legible a primera vista. Cabe destacar que los mandos están bien ordenados y hace que su funcionamiento sea muy sencillo.

Los asientos delanteros son bastante confortables, sujetan bien el cuerpo y gracias a las posibilidades de regulación hace que adoptemos una postura cómoda e incluso deportiva, entre ellos encontramos un reposabrazos central que cuenta con un útil portaobjetos en su interior. En la parte trasera ofrece un buen espacio para los tres ocupantes que puede albergar, incluso para personas de talla alta.

El maletero de este Toyota RAV4 es otro de sus puntos fuertes y aquí también se notan los centímetros extra que ha ganado este modelo, ofrece 545 litros (70 litros más que el anterior Rav4) ampliables hasta los 1.746 litros si se abaten los asientos. Además, este espacio se completa con un doble fondo muy práctico de 100 litros donde se alberga el kit anti pinchazos.

El Toyota RAV 4 está pensado para dentro y fuera del asfalto

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

El comportamiento de este RAV4 es realmente bueno tanto en carretera como en campo. Por asfalto es como circular en un “turismo alto” siendo bastante cómodo tanto en ciudad como fuera de ella, la suspensión absorbe bien los baches, el balanceo de la carrocería no es excesivamente acusado y gracias al perfil de sus neumáticos (65) apenas se notan las imperfecciones del asfalto. Su dirección es directa y tiene un tacto apetecible, ni muy blando ni muy duro, que conjugado con el tacto tan bueno que tiene la palanca de cambios hace realmente placentera su conducción.

Para un plus de deportividad cuenta con el botón sport que modifica el reparto de tracción enviando un 10% de potencia a las ruedas traseras, aunque es algo prácticamente inapreciable. Si salimos fuera del asfalto, observaremos que se comporta realmente  bien por pistas de tierra, y en zonas algo bacheadas la suspensión cumple su función, no siendo demasiado “rebotona”.

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Si nos metemos en terrenos con barro los neumáticos no son los más idóneos y nos quedaremos sin tracción es más de una ocasión. A la hora de afrontar obstáculos el ángulo de ataque sorprende porque aunque parezca que puede limitarlo el paragolpes, lo asume sin mucha dificultad, pasando algo similar con el ventral y el de salida. El recorrido de suspensión es algo corto y en zonas de vadeo se nota, quedándose pronto una de las ruedas en al aire.

Conclusión

Prueba del Toyota RAV4, un todocamino polivalente con ADN 4x4

Después de probar y analizar este Toyota RAV4 debemos de decir que hemos quedado realmente satisfechos con este modelo. En esta cuarta generación el “4×4 urbano” por excelencia ha dado un paso más y se ha convertido en un coche más versátil y más espacioso gracias a los centímetros extra. Su comportamiento es notable y por asfalto la sensación de confortabilidad es realmente buena, propia de un turismo.

Por campo cumple su función en los terrenos a los que va destinado (pistas de tierra, zonas ligeramente bacheadas, vadeos medios…) lógicamente si queremos realizar una conducción 4×4 más extrema tenemos que irnos a otros modelos de diferente segmento, como por ejemplo su hermano mayor, el Land Cruiser.

El precio final, con descuentos, de este RAV4 es de 29.490€, una cantidad similar a los rivales dentro de su categoría como por ejemplo el Nissan Qashqai, Kia Sportage, Hyundai Ix 35, Honda Cr-V… Dentro de este segmento hay muchísima oferta y tenemos que valorar diseño, comportamiento, motorizaciones… Aunque si lo que queremos es un todocamino con un comportamiento eficiente en campo, no cabe duda que el buen hacer de Toyota y la experiencia en el segmento 4×4 queda más que plasmado en este RAV4.

Álvaro Turiel

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta