Competición En Australia podría abandonar toda la parrilla de F1…

En Australia podría abandonar toda la parrilla de F1…

Así de contundente podría llegar a ser la realidad el próximo Domingo en Australia, por lo menos si nos atenemos a las palabras del máximo resposanble de Magnetti Marelli en la F1, Roberto Dalla. Una alternativa que si bien parece exagerada, tiene una aparente justificación, y lógicamente de lo más razonada: el gran cambio que ha experimentado la F1 por el uso de una nueva tecnología y la falta de pruebas durante la pretemporada. Las palabras de Roberto Dalla a La Gazetta dello Sport son bastante claras:

“El año pasado, hubo una única centralita fabricada por McLaren que fue el cerebro de todos los aspectos. Pero ahora sólo tiene el control de una porción, y el desafio subyacente es ser capaz de operar como una orquesta el motor, el turbo y los sistemas de recuperación de energía. Encontrar las soluciones correctas llevará otros dos o tres meses. Hacerlo durante tres sesiones de invierno con sólo 12 días en total era realmente una misión imposible.”

“En Melbourne podría pasar que todos los coches no llegaran a cruzar la línea de meta. porque todos los equipos han experimentado serios problemas durante los tests”

En el Gp de Australia de 1999 sólo terminaron 8 monoplazas. Ahora podrían ser incluso menos. El reto es terminar la carrera

Sin duda parece cuando menos una posibilidad de lo más remota, pero si tenemos en cuenta la carencia de fiabilidad que había hace 15 años, con motores mucho más probados y con sistemas mucho menos complejos, la posibilidad deja de parecer ciencia ficción. Recordemos Australia 99, la carrera en la que debutaron Pedro de la Rosa y Marc Gené en la F1, en la que sólo acabaron 8 coches, siendo precisamente el último clasificado el Ferrari de Michael Schumacher. En esa carrera, en la que Pedro de la Rosa consiguió puntuar con un magnífico e histórico 6º puesto, tomaron la salida 22 coches y 9 de los 14 que abandonaron lo hicieron por problemas de fiabilidad. Hoy, si cabe, esa posibilidad debería ser incluso más alta que antaño, teniendo en cuenta que los equipos motorizados por Renault parece que no han podido completar la distancia de un gran premio en todos los días de tests que han tenido. Eso, de alguna manera, ya quita a Red Bull, Lotus, Toro Rosso y Caterham de la ecuación (a priori, claro está). Eso significa 8 monoplazas menos cruzando la línea de meta de entre los 22 que forman la parrilla de F1. Y eso, logicamente, antes de entrar en las posibilidades de fallos de fiabilidad del resto (centralitas, turbos, ERS, cajas de cambio…) lo que hace que si bien toda la parrilla de F1 suene quizás algo exagerado, cifrar la cantidad de monoplazas que terminen en menos de 10 unidades parece entrar dentro de lo razonable.

Se calcula en 2-3 meses el tiempo necesario para sacar mayor partido a la gestión de la nueva tecnología

Es algo comunmente aceptado que Melbourne llega pronto, demasiado pronto. Y lo es porque hay que tener en cuenta la pretemporada que se ha realizado, con tan pocos días de prueba en comparación con el reto que hay por delante. Y no sólo por el mero hecho de no haber incrementado el nº de días de pruebas con respecto a temporadas anteriores, sino por el hecho de haber realizado muchos menos kilometros, frutos de la falta de fiabilidad y de la cantidad de parones que han existido durante todos estos días. Eso sí, todo ello abre un abanico de incertidumbre que puede beneficiar las sorpresas y la posibilidad de conseguir unos resultados que en otro momento de la temporada no estarían a disposición de según que equipos. Marussia, Sauber, Force India y Williams ienen una oportunidad de oro si son capaces de simplemente terminar el Gp. Roberto Dalla avisa, y nosotros ya lo indicamos hace tiempo: en Australia el objetivo más importante será simplemente acabar el Gp. Con este simple reto empieza la nueva temporada de F1. Promete sorpresas y seguro que termine como termine la carrera, no nos dejará indiferentes…

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta