Destacadas Prueba Seat León SC 1.4 TSI, el primer León con tres puertas...

Prueba Seat León SC 1.4 TSI, el primer León con tres puertas de la historia

0

Probamos el Seat León SC 1.4 TSI con 140 caballos, un modelo muy interesante por su comportamiento, prestaciones y su dotación en materia de tecnología gracias a su sistema multimedia y sus faros Full LED.

Seat León SC

El Seat León es un compacto que nació en 1999 obteniendo un gran éxito de ventas en su primera generación. Tomando como plataforma la misma que la empleada por los Volkswagen Golf y los Audi A3, el León se posicionó como un compacto de calidad a un precio muy asumible por los jóvenes españoles que buscaban un vehículo polivalente. Durante toda su vida comercial muchos usuarios pidieron una variante con tres puertas, pero nunca vio la luz.

Con la segunda generación, presentada en 2005, Seat quiso darle una vuelta de 180 grados a este concepto al querer mantener la practicidad de las cinco puertas pero optó por camuflar las manetas traseras, algo que podemos ver en el nuevo Renault Clio y en el Alfa Romeo Giulietta. Años después, los responsables reconocieron que esta configuración no dio los resultados esperados y con la tercera generación presentada el pasado año pasado quisieron quitarse muchos males de encima.

Es la primera vez que Seat ofrece un León con tres puertas, una con cinco y otra versión familiar. El planteamiento ha sido muy inteligente por parte del fabricante con origen español ofreciendo a sus clientes un mismo modelo pero con posibilidad de adaptarse a sus necesidades: la comodidad de las cinco puertas, el estilo de las tres puertas y la capacidad de una versión familiar.

Nosotros quisimos probar el modelo que a nuestro juicio será determinante durante los próximos años para Seat, el Seat León SC equipado con el motor 1.4 TSI con 140 caballos al que quisimos someter a una prueba muy especial.

Por primera vez un Seat León SC, una variante con tres puertas con aires deportivos

Seat León SC

El Seat León ya no es un compacto aburrido, ni atrasado tecnológicamente. Todo lo contrario. Ahora tenemos un coche con personalidad, con un aura atemporal que hará que el paso de los años no le afecte en exceso, pero no solo eso, estamos ante el León más tecnológico, y eso se nota desde el primer vistazo.

Seat León SC

Si, son faros Full LED, es un extra, pero le sientan francamente bien a su silueta afilada, abandonando las formas redondeadas de la generación anterior, digamos que es mucho más alemán que antes en este aspecto. La parrilla frontal sigue el diseño que vimos en el Ibiza, con formas hexagonales y un panel en forma de abeja muy deportivo, algo que antes solo estaba disponible en los acabados más deportivos, el Cupra y el FR.

Seat León SC

La línea de cintura es muy elevada, algo que está poniéndose de moda en los últimos años.

El lateral de esta versión SC es poderosamente atractivo. Por primera vez el León pierde dos puertas para ganar en deportividad, al menos estéticamente. El nervio lateral es muy corto, pero muy marcado, como los pasos de rueda, y le da ese aspecto atractivo del que hablábamos antes, eso y unos pilares muy estrechos, sobre todo el delantero.

Si damos un vistazo a la zona posterior tenemos un portón del maletero muy inclinado salpicado por unos faros estrechos, afilados al igual que los delanteros, y con tecnología LED. La capacidad del maletero es bastante amplia, 380 litros, con unas formas rectas, por lo que es muy fácil aprovechar perfectamente el espacio.

El interior más alemán de toda la gama Seat

Seat León SC

Con un exterior tan deportivo y evocador, lo lógico hubiera sido pensar en que el interior tendría las mismas cualidades. No, rotundamente no. El León es mucho más maduro y ya no está enfocado a un público eminentemente joven que solo valora lo “bonito” y no la calidad.

Formas rectas, muy clásicas, con unos aireadores algo retro, pero muy cuidados. Destaca la gran pantalla central, que aglutina, como es habitual, todas las funciones multimedia y configuraciones del coche. Su funcionamiento es sencillo, muy rápido para lo que hacen muchos modelos de la competencia, y con un lag muy reducido. Quizá no tenga la interfaz más bonita, pero es correcta y hace su trabajo a la perfección.

Es el León más Golf de la historia.

El León más tecnológico se completa con una pantalla en el cuadro de instrumentos muy grande, con el que tendremos acceso directo gracias al volante multifunción de las principales características del sistema multimedia: navegación, música y telefonía.

Seat León SC

Quizá, y esto es una opinión personal, al margen de estos pequeños toques tecnológicos, lo más importante a la hora de valorar el nuevo León es la calidad, la calidad de los componentes en su interior y la calidad que desprende este nuevo aire de clasicismo que invade VAG.

La habitabilidad no es uno de sus puntos fuertes, muy fuertemente condicionado por tener tres puertas. El acceso a las plazas traseras, espaciosas para dos y justas para tres ocupantes, es suficiente, correcto, y las plazas delanteras gozan de suficiente espacio para ambos ocupantes.

Seat León SC

Si algo bueno tiene Seat es la ergonomía. Todo queda al acceso de la mano, es fácil cambiar la temperatura, marcar un número de teléfono y programar el control de velocidad. Y esto sí que es importante, no tener que pelearte con demasiadas funciones para hacer cosas básicas, algo que seguramente muchos conductores sabrán valorar.

Hablemos del motor

Seat León SC

Nuestra unidad del Seat León SC contaba con el propulsor 1.4 TSI con 140 CV asociado a la excelente caja manual de seis relaciones. Según la ficha técnica hablamos de una combinación con la que podremos pasar de 0 a 100 km/h en unos 8 segundos con un consumo que ronda los 5 litros. Ah, es gasolina, por si acaso el dato de consumo oficial te ha despistado.

Voy a comenzar hablando de la caja de cambios. Hace años fui poseedor de un Seat Ibiza y el mejor recuerdo que guardo de él era este elemento. Era precisa, sin fallos, rápida y muy bien escalonada. Esto se repite 8 años después en el León aunque con una marcha más. Es de esas cajas de cambios que uno echa de menos en otros vehículos y no comprende porqué no se puede llegar a este nivel en todos los coches.

Poder consumir poco con un motor gasolina no arruina la fiesta.

El motor es muy lineal, empuja con contundencia desde bajas vueltas y sube con mucha rapidez, gracias en parte a los 250 Nm que tenemos disponibles entre las 1.500 rpm y las 3.500. Lo más importante de este motor es que su funcionamiento dulce está entre las 2.000 y las 2.500 vueltas, ahí, tenemos potencia más que suficiente, mucha fuerza y conseguimos reducir el consumo de manera notable. Estamos hablando de un régimen de giro óptimo para conseguir el menor consumo sin perjudicar, en exceso, las prestaciones. Seguimos teniendo fuerza pero la factura al final del mes será menor.

Seat León SC

Pero no por tener un excelente comportamiento en la zona baja del cuentarevoluciones la zona alta se siente huérfana. Hasta las casi 5.000 rpm tendremos fiesta más que de sobra para que el conductor pueda sentir que está ante un modelo gasolina aunque muchas veces lo trate como a un diesel. ¿Por qué no poder consumir poco pero manteniendo las sensaciones de un gasolina?

El espectacular comportamiento de este bloque TSI en el Seat León SC nos hizo plantearnos una cuestión: ¿por qué no comprobar en un banco de potencia todo esto? Dicho y hecho. Por ello quisimos acudir a las instalaciones de TLR para poder saber algún que otro secreto del coche.

Seat León SC

Los resultados hablan por sí solos (puedes descargar aquí la gráfica). Casi 152 caballos de potencia con un par de unos 270 Nm, unos datos muy superiores a los ofrecidos por la marca y que no nos extrañan porque durante la prueba la sensación era que teníamos más caballos, que el coche podía correr mucho más de lo que dice la ficha técnica y sobre todo, que teníamos mucha fuerza antes de 2.000 rpm, y es que ahí estamos ante el máximo del vehículo por lo que los consumos pueden reducirse de una forma brutal.

Como es habitual en mis pruebas, realicé mi trayecto favorito para evaluar este dato sacando varias conclusiones. Si vamos solos por la carretera a ritmos legales pero sin ser excesivamente aburridos con la conducción, sin mirar cada décima de consumo, este motor se mueve en unos 6,5-7 litros. Pero si queremos realizar una conducción eficiente podemos bajarlo hasta los 5,6-6 litros, una cifra muy contenida para un motor gasolina que eroga algo más de 140 caballos y que tiene un peso, el vehículo, de 1.211 kilogramos.

En materia de suspensiones tenemos que decir que estamos ante un modelo muy confortable, que absorbe bien los baches aunque su tacto es algo blando, perfecto para la ciudad y la conducción eficiente, pero no tan bueno si queremos sacarle todo el jugo, que lo tiene. Como sabrás, en función del acabado, podrás encontrarte ante una compleja suspensión trasera multibrazo o un simple eje de torsión. El usuario medio no notará la diferencia y el problema es que nos hemos acostumbrado a tener multibrazos hastas en los utilitarios de acceso y no es ni lógico ni racional. Parece que en VAG se ha impuesto la razón y en los modelos de acceso monta un simple eje de torsión, que si está bien configurado puede resultar más efectivo que la laureada multibrazo.

Seat León SC

La dirección es VAG, más que informativa, es desinformativa, muy asistida y transmitiendo bastante poco de lo que sucede bajo los pies, aunque es lógico. Una dirección directa, rápida y dura debe reservarse para el Cupra, algo que sabemos de primera mano que han hecho.

Competencia

Seat León SC

El segmento de los compactos está muy reñido, incluso dentro del mismo grupo, aunque si restringimos el acceso a los modelos con tres puertas no tenemos tanta variedad como parece. El Seat León SC no deja de ser el primo hermano del Audi A3 y del Volkswagen Golf, del que hablaremos muy pronto. El León es la opción asequible, la opción racional, la opción que tomaríamos si solo mirásemos el precio y abandonáramos al corazón para que tome otras decisiones.

Nuestra unidad parte de 20.000 euros sin extras y sin descuentos, un precio algo inferior que los citados A3 y Golf. Y no hay mucho más en el segmento compactos coupé con tres puertas, tan solo una propuesta francesa, otras dos alemanas y alguna de países asiáticos.

El Renault Megane ofrece un producto similar, quizá menos pasional, por un precio similar. Eso sí, estamos ante un motor con 10 caballos menos de potencia y un consumo ligeramente superior. Por el lado alemán tenemos a BMW con el Serie 1 tres puertas, aunque por precio y configuración el cliente debería tener muy claro cual modelo escoger. Opel por su parte tiene el Astra GTC, que parte con un sobre precio con respecto al León SC de unos 3.000 euros.

Si damos un pequeño salto en el globo terráqueo, puesto que fuera del grupo VAG, BMW y Renault, ni Citroën, ni Volvo ni Mercedes ofrecen un compacto coupé, tenemos a Hyundai y a Kia con dos propuestas parecidas aunque diferentes.

Hyundai tiene el Veloster, ese compacto con cuatro puertas y una disposición más bien peculiar. Su oferta para el motor de 140 caballos asociado exclusivamente a la transmisión automática parte de 25.000 euros, casi un millón de pesetas superior al León SC. Hyundai también tiene el i30 con tres puertas, pero tan solo para los acabados y motores de acceso, su oferta comienza en 15.000 euros.

Kia tiene el pro_cee’d para luchar contra el Seat León SC, un compacto asequible, con un nivel de acabados algo inferior al León aunque con un precio algo más reducido debido a la tremenda promoción de Kia descontando unos 6.000 euros.

Prueba
Diseño exterior - 8,5
Diseño interior - 8
Habitabilidad - 7
Seguridad - 7,5
Tecnología - 8,5
Motor - 7
Comportamiento - 7
Precio - 7
Amante del motor que siempre ha podido cumplir sueños. He trabajado en televisión, radio e Internet escribiendo sobre casi todo. Experto en redes sociales y en gestión de equipos humanos y de contenidos.

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta