Pruebas Toma de contacto BMW i3, ¿el mejor eléctrico urbano?

Toma de contacto BMW i3, ¿el mejor eléctrico urbano?

0

El primer eléctrico de la marca bávara, el esperado i3, ya ha llegado a nuestras fronteras. Un modelo que encabeza la nueva gama i de BMW ofreciendo eficiencia, tecnología y diseño, pero sin renunciar a la esencia propia de la marca, la deportividad.

BMW i3

Este proyecto se inició en el año 2007, cuando siete ingenieros de la marca comenzaron a investigar y trabajar para crear una gama eléctrica. Tras varios años de inversiones y duro trabajo, en el 2011 se presentó el prototipo del i3 (conocido en un principio como MegaCity Vehicle) en un evento que llevaba el siguiente lema: “Born electric” (nacido eléctrico). Finalmente, el i3 vio la luz y se empezó a comercializar el pasado año 2013.

Este modelo incorpora numerosas primicias en materia de tecnología, siendo el primer turismo que emplea una jaula del habitáculo de polímero reforzado con fibra de carbono, es similar a la que usan los demás vehículos pero en vez de utilizarse el acero, se emplea este material. Las uniones de las diferentes partes de la estructura no se hacen mediante soldaduras, si no que se pegan con potentes adhesivos. También ayuda a la rigidez una estructura de aluminio con el motor y las baterías, a la que va anclada la suspensión. Estas novedades tecnológicas hacen que el conjunto, presuma de una gran ligereza.

Un exterior marcado por líneas futuristas

Hay que reconocer que cuando ves por primera vez el i3, impresiona. Es un modelo con un diseño muy atrevido, con unas líneas muy vanguardistas que adelantan el futuro y que te hacen observarlo una y otra vez para descubrir nuevos detalles. Empecemos por la parte delantera, lo primero que apreciamos es que los “riñones” típicos de la marca no han desaparecido del todo. Están presentados de una manera mas moderna sobre el capot, destacando la forma del contorneo en color platino combinado con un azul eléctrico característico de este modelo. A ambos lados, se encuentran unos faros con tecnología tipo LED con un diseño muy conseguido que en conjunto, le confieren una imagen agresiva.

BMW i3

En el paragolpes delantero se pueden apreciar unas formas muy redondeadas, albergando unos antiniebla redondos en los extremos de la parte superior de este. Al analizar la vista lateral del coche, nos encontramos con unas aletas abombadas que entonan muy bien con el resto de la línea del vehículo. A simple vista puede parecer que este i3 solamente tiene dos puertas, pero realmente tiene cuatro. Al abrir las delanteras veremos un tirador cromado en el marco de la puerta trasera, que permite su apertura. Esto puede ser un inconveniente en un uso muy frecuente, porque además de no poder bajarse la ventanilla, si algún ocupante trasero quiere salir del coche, el delantero tiene que desabrocharse el cinturón y abrir la puerta delantera para poder acceder al tirador. Sin embargo, al suprimirse el pilar central, la puerta se abre en forma de libro , algo que facilita el acceso a las plazas traseras y muestra un mayor espacio.

El diseño del i3 lo convierte en el centro de todas las miradas

La parte trasera tampoco pasa desapercibida, estando los faros perfectamente integrados en el portón. Bajo su color negro brillante, únicamente se aprecian las ópticas de color rojo y blanco. Este diseño, aparte de ser muy original y llamativo estéticamente, hace que los faros no estén tan expuestos a los impactos. En la parte superior también se integra un alerón que cuenta con una tercera luz de freno. Los anagramas “eDrive” e “i3″ están situados en los exteriores del portón, haciendo un guiño al modelo y a la tecnología utilizada. Los frenos delanteros y traseros de 280 mm se dejan entrever tras las llantas en 19”. Estas tienen un diseño específico y están calzadas sobre neumáticos Bridgestone en medida 155/70 los delanteros y 175/70 los traseros.

BMW i3

El interior rompe con lo visto hasta ahora en un BMW

Desde hace unas cuantas décadas, la marca alemana siempre se ha caracterizado por un interior marcado por un diseño que oriente toda la información posible al conductor y un puesto de conducción muy recogido. En este i3 la calidad BMW sigue estando presente pero en esta ocasión encontramos un interior muy lineal, más limpio. El volante multifunción de dos brazos tiene un diseño clásico que recuerda a modelos de antaño de la marca. Detrás de este se encuentra una pantalla con el indicador de velocidad y los datos de autonomía, y a su derecha se encuentra un mando en el que están situados el cambio de marchas y el botón de arranque y parada.

BMW i3

En la parte central, se sitúa una enorme pantalla en la que se muestra el sistema de audio/multimedia y la herramienta ConnectedDrive, desde donde se puede modificar los diferentes ajustes del vehículo, así como los parámetros de conducción, entre otros. Debajo de la pantalla está la radio y el sistema de climatización, que se acciona mediante una ruleta y diferentes botones.

Elementos del interior como el salpicadero o los paneles de puerta están fabricados en fibra de vidrio

Los asientos delanteros son muy confortables y amplios, y el acabado es magnífico. Entre ellos se sitúa una pequeña consola donde se encuentra la ruleta mediante la cual se maneja el sistema ConnectedDrive, por lo que el conductor lo tiene a mano en todo momento. Los traseros ofrecen buena habitabilidad para dos personas y el tapizado del techo esta elevado en la zona de la cabeza, por lo que beneficia a personas de talla alta. El maletero cuenta con una capacidad de 260 litros, una cantidad mas que suficiente para este coche de estas características, además de contar con una buena boca de carga.

BMW i3

Prestaciones sensacionales

El propulsor eléctrico que monta el i3 desarrolla una potencia de 170 Cv y un par máximo de 25 mkg. Estas cifras le permiten alcanzar una velocidad máxima de 150 Km/h y una aceleración de 0 a 100 Km/h en 7,2 segundos. Este motor eléctrico esta alimentado por un conjunto de baterías (con un peso de 230 Kg y colocadas debajo del centro de gravedad) de iones de litio que tardan en cargarse ocho horas en una toma doméstica, 5 horas en Wallbox Pure y 3 horas en Wallbox Pro. Su autonomía varía en función del modo de conducción seleccionado, con el modo “Confort” indica una autonomía de entre 130-160 Km, con el “Eco Pro” 180 Km y en el “Eco Pro +” alcanza 200 Km (sin el sistema de climatización y una velocidad máxima de 90 Km/h). El consumo homologado es de 12,9 kWh/100 Km.

BMW i3

Este propulsor, francamente es fantástico, tiene una buena aceleración, la respuesta es sensacional y notas que el empuje es continúo ya que el par motor arranca desde 0. El motor es verdaderamente silencioso, únicamente se oye un ligero silbido cuando pisas el pedal del acelerador a fondo. Hay que destacar que al soltar el acelerador no hay que usar el freno en exceso para detenernos, ya que el coche retiene bastante. La caja de cambios automática que le acompaña es muy suave. En condiciones reales la autonomía puede ser inferior a lo anunciado por el fabricante, ya que si queremos tener una cifra decente (alrededor de unos 120 Km) tendremos que elegir el modo “Eco Pro+”, ya que con el “Confort” (que es donde realmente se disfruta este coche) la autonomía seria inferior.

Por otra parte, BMW también ofrece la posibilidad (con un coste adicional) de incorporar un motor térmico auxiliar de origen Kymco que alimentaría las baterías. Se trata un bicilíndrico de 650 centímetros cúbicos combinado con un depósito de 9 litros situado en la parte delantera, consiguiendo una autonomía extra de 100 Km.

El BMW i3 resulta un eléctrico muy divertido de conducir

En nuestra pequeña toma de contacto pudimos circular con el i3 por diferentes recorridos. Nada más ponernos al volante y circular los primeros metros por ciudad, las miradas de los peatones y conductores de otros vehículos se centran en nosotros. Su tamaño de 4 metros nos ayuda para desenvolvernos sin problemas por las calles de la capital y en la salida de los semáforos casi siempre dejaremos atrás a los demás vehículos debido al buen rendimiento de su motor.

Rápido y cómodo, así es el BMW i3

En recorridos interurbanos nos damos cuenta que su peso (1270 Kg), ayuda a que se convierta en un coche muy ágil, que unido a un tarado firme de suspensiones y una dirección bastante precisa consigue sacarte una sonrisa en carreteras con alguna curva que otra. En estos momentos, es donde te das cuenta del gran trabajo realizado por BMW. Por autovía es confortable, y la rumorosidad en el interior es inapreciable. Se puede circular perfectamente a velocidades legales y en recuperaciones y adelantamientos no tendremos ningún problema, ya que la respuesta es inmediata a golpe de pedal.

Una cosa hay que tener clara en este BMW i3, no estamos ante una lavadora con ruedas capaz de llevarnos de un punto A a un punto B, no. Estamos frente a un eléctrico divertido, no al nivel de un Tesla Roadster, no es su objetivo, pero si has probado un Leaf, un CZero o un ZOE, por poner tres ejemplos aleatorios, y luego te montas en el i3 te das cuenta de algo, que no deja de ser un BMW pese a no emitir CO2, ni ruido… Para que os hagáis una idea, en el paso de 80 a 120 km/h es exactamente igual de rápido que un M3, estamos hablando de una capacidad de recuperación capaz de sacar una grandísima sonrisa tanto al conductor como a los acompañantes. El BMW i3 es el eléctrico más divertido dentro de los compactos con cero emisiones, y es que según sus responsables, BMW no podía hacer un coche que no fuera BMW.

BMW i3

Frente a sus rivales

Aunque en nuestro país tenemos que concienciarnos aún más sobre el coche eléctrico y los medios para hacerlo posible tienen que seguir evolucionando, cada vez son más las marcas que están presentando modelos con esta tecnología. En el caso del i3, posiblemente estemos ante el mejor eléctrico del mercado dentro de su categoría, la tecnología y el proyecto llevado a cabo para desarrollar este modelo es digno de mencionar.

A primera vista, su precio de 35.500€ (39.990€ la versión Range Extender) puede ser una cantidad elevada comparada con sus rivales. En esa línea tenemos al Nissan Leaf con un precio de partida de 24200€ y el Renault Zoe en 21250€.La diferencia de casi 11.000€ es considerable, pero si nos paramos a pensar en la tecnología que emplea este modelo y los materiales utilizados en el i3, nos daremos cuenta y entenderemos la diferencia de dinero que hay entre estos tres modelos, aparte claro está, del plus de exclusividad.

Prueba
Diseño Exterior - 9
Diseño Interior - 9
Habitabilidad - 8
Seguridad - 8
Tecnología - 10
Motor - 9,5
Comportamiento - 9
Precio - 8
Periodista. Amante del mundo del motor y apasionado de todo aquello que lleve ruedas y gasolina, sobre todo de las viejas glorias de los años 80-90. En mis ratos libres intento ser piloto de Drifting. ¡Nos vemos en los circuitos!

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta