Competición El extraño caso del Sr. Vettel…(Los diarios de Makkinen)

El extraño caso del Sr. Vettel…(Los diarios de Makkinen)

¿Qué le pasa a Vettel?¿Que sucede con el alemán?.Otro Gp más y el destino, cruel juez a veces de lo que acontece, se ha empeñado es descubrirnos uno de los secretos a voces peor guardados de la historia: el secreto del éxito de Vettel en sus 4 Campeonatos era una máquina perfecta. Parece una perogrullada pero no lo es. Incluso hay quien dirá lo contrario: es la mayor injusticia sobre la calidad de un piloto que ha sido Tetracampeón del Mundo. Pero la realidad es tozuda y más cuando se enfrenta a un compañero de equipo que en sus 2 años en Toro Rosso no hizo nada que pareciera realmente impresionante. O uno es la auténtica revelación de los últimos 10 años o el otro no es tan bueno como sus 4 títulos dicen. ¿En que quedamos?

Empezar dudando de la calidad de Vettel tras 4 años llevándose 4 Campeonatos del Mundo de F1 parece cuando menos osado. Quizás hasta un sacrilegio. Pero la historia está plagada de deportistas que aprovecharon su momento como nadie, cuando las circunstancias les fueron propicias, y después de que estas desaparecieran, no hicieron nada más. Es lo que se llama aprovechar tu oportunidad y sacar de ella el máximo partido. Vettel puede ser o no uno de esos casos, un piloto que aprovecha todo lo que el destino juntó en torno a él y que maximiza la ocasión, no desperdiciándola como otros muchos podrían haber hecho. Vettel, en este sentido, me recuerda muchísimo a Tomi Makkinen, todo un Tetracampeón del Mundo de Rallyes que consiguió sus 4 títulos con el mismo equipo, Mitsubishi, y cuando osó cambiar de equipo desapareció de los resultados. Inicialmente no se puede pensar que Makkinen fuera un piloto del montón por ello, pero lo que quedó claro tras ese cambio es que aprovechó como nadie tener una máquina tan dominante (que no todos lo hacen) para cuando dejó de tenerla, ser un buen piloto sin más. O ser un gran piloto, que no es lo mismo que ser un crack. La verdad es que la pregunta se plantea siempre en estos casos es la misma ¿Es Vettel un Crack o es Ricciardo algo más que un Crack?¿Es mérito de Ricciardo o demérito de Vettel?.

Para justificar la teoría de que es más demérito de Vettel que mérito de Ricciardo nos podemos ir dos años más atrás, al 2012, cuando en el inicio de temporada el joven piloto alemán luchaba por llevar a su red Bull hacia donde solía llevarlo un año antes: hacia la victoria. Por entonces, en ese comienzos de temporada, Vettel no acertaba con el monoplaza, con el que se peleaba más de la cuenta hasta el punto de verse superado por Webber de manera más habitual de la que estaba acostumbrado, hasta el punto de ver como le estaba dando más de un quebradero de cabeza. Entonces en Red Bull dieron con la clave de lo que le pasaba a Sebastian y que puede servir perfectamente para saber lo que le está pasando ahora: a Vettel le costaba acostumbrarse a la ausencia de difusor soplado.

“There were some characteristics about the upgraded car that weren’t particularly suited to (Vettel’s) style of driving, which is to carry a lot of speed into the corner”

Por el estilo de conducción de Vettel, al alemán le gusta llegar al apex de la curva con la máxima velocidad possible (¿y a quien no?) para usar luego la tecnoclogía del difusor soplado para trazarlas sin que se menee el monoplaza. Eso, lógicamente, implica un monoplaza que tenga una gran capacidad para generar carga aerodinámica solo en ls curvas, que es lo que la tecnología del difusor soplado lograba en el Red Bull con más maestría que en el resto de monoplazas. Eso, de alguna manera, al “desaparecer” en 2012 provocó un gran problema en la manera de gestionar el monoplaza por parte de Vettel, que no se amoldaba a un coche mucho más nervioso, que no podía lanzarlo en las curvas como si este fuera sobre railes. El 2012 evolucionó, los coches lograron mediante el efecto Coanda desviar los flujos de aire salidos de los escapes hacia donde interesaba, el difusor y la zona trasera colindante a los neumáticos, y Vettel volvió a la normalidad tras la segunda parte de la temporada. ¿Resultado? De nuevo, Campeón del Mundo, dejando a una distancia sideral a un Mark Webber que iba por delante hasta el Gp de Gran Bretaña.

Ahora, en el 2014, con la nueva normative técnica, los gases de escape no viajan ahora hacia el difusor, el Red Bull ya no es un monoplaza dominante y los motores Mercedes dominan el Campeonato. Vettel tiene que luchar ahora con un coche que no puede lanzar al apex de las curvas como le gustaba, sabiendo que el downforce que generaban los gases de escape sobre el difusor en las curvas le permitirán llevar el monoplaza sobre railes, sin preocuparse de mucho más. El resultado salta a la vista, con un Daniel Ricciardo que le está superando de una manera extrañamente sorprendente, incluso por encima de lo que hizo Webber en 2012 en la primera parte de la temporada. Entonces, las pruebas de donde poner la salida de los escapes en el Red Bull estuvieron dando juego durante un tiempo. Ahora, sin la posibilidad de sacar partido siquiera al efecto Coanda (no al menos como en 2012 y 2013) el pilotaje de los pilotos y la tracción mecánica han recobrado un protagonismo que ha lanzado a Vettel hacia donde se encuentra en estos momentos: a la sombre de Ricciardo. En 2012 Red Bull tenía claro, no obstante, que Vettel era su hombre y tenían que hacer lo possible para que volviera a su senda ganadora. Ahora, en 2014, el compañero de equipo también es de la escuela Red Bull, y también goza del cariño de Helmut Marko (el éxito de Daniel justifica su programa de jóvenes pilotos, que un par de años antes se ponía en duda con la salida de Alguersuari y Buemi de Toro Rosso). De alguna manera, las circunstancias que durante 4 años le habían favorecido (la tecnología del difusor soplado y el ser el ojito derecho de Marko) ahora han desaparecido al mismo tiempo. Demasiado, incluso para un Tetracampeón del Mundo.

Vettel no es un piloto del montón, no se trata de bajar a un piloto a un lugar que no le pertenece, pero sin duda también es cierto que aprovechó como nadie una serie de circunstancias que le favorecieron más que al resto. Su mérito, en todo caso, también está ahí, en saber aprovechar cuando todo gira a tu favor. Como se dice en el título, Makkinen en los Rallyes también pasó por algo parecido, ya que el piloto nórdico fue 4 veces Campeón del Mundo para al año siguiente (2000) ser 5º, ser 3º en 2001, y 8º los dos años siguientes para luego retirarse. Carlos Sainz, por ejemplo, no logró los 4 entorchados del nórdico, pero hasta 2005 estuvo compitiendo en el Mundial de Rallyes siendo competitivo, logrando pódiums y victorias, y prolongando su trayectoria deportiva más allá del Mundial de Rallyes. Hoy día, nadie (o casi nadie) se acuerda de Makkinen, y en cambio todos recuerdan a Sainz, Auriol, McRae, Burns, Kankkunen y compañía. Vettel, seguramente, no correrá la misma suerte, pero el caso de Makkinen sirve para poner de relieve que en las circunstancias propicias, un deportista puede lograr una serie de resultados y cuando estas desaparecen, tener que bajar un peldaño en el rendimiento al que nos tenía acostumbrados. Ricciardo es un gran piloto, pero ni mucho menos en la octava revelación para batir regularmente a un 4 veces Campeón del Mundo con la facilidad con la que lo está haciendo, y más cuando las dos temporadas anteriores en Toro Rosso no había mostrado signo alguno de ser uno de los elegidos (con Vergne de compañero, los resultados están ahí). ¿Vettel un gran piloto? Seguro, pero que las circunstancias de estos 4 años le han propiciado conseguir un rendimiento superior al natural, posiblemente también. Eso sí, los 4 mundiales están ahí y esos nadie se los quita. Como Makkinen, como tantos otros. Su virtud, y grande, saber aprovechar su momento. Parece poco, pero no todos saben hacerlo…

Links: http://www.bbc.co.uk/blogs/legacy/andrewbenson/2012/04/how_webber_turned_tables_on_ve.html

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.