Competición McLaren tiene un problema…

McLaren tiene un problema…

McLaren tiene un problema. Sí, a pesar del resultado de Hungría, que fue en el circuito que fue.Y he dicho uno y no dos como podrían ser la fiabilidad y las prestaciones. Es uno mucho más profundo, y quizás más relevante porque es el que lo causa todo. El problema de McLaren se llama orgullo…concretamente, el orgullo de su suministrador de motores (o unidades de potencia actualmente), que no es otro que Honda y que está lastrando la evolución y desarrollo de todo un equipo por lograr alcanzar la cima. Arai, su máximo responsable, nos ha dado ya varias pistas para pensar que es la base de todo. Entremos en detalle.

La F1 es un trabajo de equipo en el que cada pieza funciona correctamente si lo hace en conjunción con todas aquellas con las que se interrelaciona. Hablando claramente: de poco sirve una suspensión que trabaje individualmente bien si esta no se adapta a lo que pide el chasis y lo que necesitan los neumáticos. Incluso a lo que pide el motor a la hora de entregar su potencia y trasladarla a las ruedas, que son las que transmiten el movimiento al suelo. Todas las piezas en F1 deben estar destinadas a trabajar y dar su óptimo rendimiento funcionando conjuntamente. Si no se sigue esa filosofía, el proyecto está destinado al fracaso. Por eso, en los equipos de F1 el trabajo en equipo es más importante que en cualquier otra disciplina. El fracaso de una persona, de un departamento, de un área del equipo puede suponer el fracaso de toda la escudería. Y en esas están en el proyecto McLaren-Honda, intentando hacer que la parte japonesa se entienda con el equipo de Woking. Un “partido” que Arai, de momento, parece estar jugando por separado. ¿Por qué? Por las declaraciones de Eric Boullier desde que empezó la temporada.

Llegamos por fin al motivo, al problema, a la clave de porqué McLaren-Honda está atravesando un largo y tortuoso camino por el desierto más árido posible: Honda quiere hacer las cosas a su manera, la que ellos creen la mejor. Y tenemos dos claves para pensar así. Primera clave: Boullier dijo públicamente al empezar la temporada, cuando se llevaban unas pocas carreras, que McLaren estaba dispuesta a prestar ayuda a Honda con los motores si estos la necesitaban. Respuesta de Arai: no la necesitamos, tenemos recursos suficientes. Llegamos al ecuador de la temporada y tenemos nueva declaración de Boullier, y por tanto, segunda clave: “Honda debería haber fichado, e incluso debería ficharlos ahora, a técnicos de Mercedes y Ferrari para progresar más rápidamente. Nosotros lo recomendaríamos para acelerar tu programa de desarrollo porque ya tienes soluciones para resolver cosas, o quizás cierto conocimiento”. La respuesta de Arai: “No lo creo, tenemos recursos suficientes” En ambos casos, leyendo entre líneas, la respuesta es la misma: nadie le va a decir a Honda como hacer sus motores. Y es ahí donde comienza todo. El orgullo puede ser una fuerza impulsora si se enfoca positivamente, porque se convierte en una energía que te hace ir hacia arriba. Pero si lo enfocas como Honda, se convierte en una roca en tu camino que te impide progresar. Si no aceptas ayuda, si no trabajas en equipo, si no te rodeas de los mejores, mal vamos.

Actualmente en Honda se da por cierta la diferencia de 120 CV respecto a Mercedes (Boullier dixit). Para Spa recuperarán 15, pero 105 CV de diferencia siguen siendo muchos para recuperar de un año para otro, incluso aun teniendo 25 tokens para modificar el motor. Milagros en la F1 no se dan de un día para otro. Mercedes compró el equipo Brawn que había arrasado en 2009 y les llevó 4 años ser Campeones. Renault compró el equipo Benneton en 2001 y les llevó otros 4 años conseguir el título, descartando por el camino su motor revolucionario a 111º después de 2 años con él. ¿Aprenderá Honda de la historia de la F1 o seguirán empecinados en hacerlo a su manera?. Si cambian el enfoque, todo es posible, pero si se mantienen en sus trece, el camino va a ser tan largo como al menos esos 4 años de Mercedes y Renault, y la paciencia no es algo que reine en la F1. Honda se la juega, Arai se la juega, Ron Dennis no es alguien de esperar, y Alonso no tiene tanto tiempo. Ellos verán…

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta