Competición Las migajas de la F1…

Las migajas de la F1…

Ya está. Ya se ha terminado. Una temporada más de F1 que ha pasado a los libros de historia, de circuito en circuito, de país en país, de continente en continente. Con mejor o peor recuerdo de la misma, eso sí, pero bueno, eso ya es otra historia. Una temporada más en la que un piloto ha sido coronado campeón y el resto se han terminado conformando con las migajas. Las migajas de la F1. Y de esto va a ir hoy este artículo. Porque desde el segundo hasta el último, todos se conforman con las migajas que deja el Campeón. Empecemos…

EL SEGUNDO, EL PRIMERO EN RECIBIRLAS…

En F1 el primero en recibir las migajas siempre es el subcampeón. A Rosberg le ha tocado este año, como ya le tocó el año pasado. Repite por tanto. Y si antes de coronarse su compañero británico como Campeón del Mundo te podías encontrar quejas sobre su rendimiento por todas las redes sociales…tras quedarse matemáticamente sin título, no se sabe muy bien cómo ni porqué, el alemán más español de la parrilla ha recuperado la forma y ha enlazado poles y victorias con una facilidad pasmosa. Las mismas que se le negaban antes. De repente ¿ha resurgido cuan Ave Fénix o se le han dejado las migajas que ya no necesitaba su compañero Campeón? Permitidme que piense lo segundo. Hacer doblete por segundo año consecutivo al tiempo que se maquillaba la ausencia de lucha entre los dos compañeros merecía que las migajas viajaran en el monoplaza del mejor embajador de Ibiza. De repente, así como si nada, Nico Rosberg vuelve a ser bueno. Migajas.

Empezamos por Rosberg, porque por orden lo merece, pero quizás las más relevantes deberían ser las italianas. Y decimos más, las ponemos en una ciudad: Maranello. Porque si no puedes ser Campeón del Mundo, que menos que emplear la postura de que has experimentado una notable mejoría respecto a la temporada pasada. Y es de perogrullo tras la hecatombe de la temporada pasada. Pero en Ferrari lo venden este año como un verdadero logro. Lo han descubierto al fin…se puede vender un tercer puesto en el Campeonato como una gran cosa para Ferrari. Sí, al equipo que sólo le valía ganar el Campeonato en temporadas anteriores, al que quedar segundo le sonaba a fracaso, ahora quedar tercero le sabe a gloria. Migajas. Que si gran ambiente, que si tres victorias, que si espíritu de equipo…vale, muy bien ¿y el Campeonato dónde está?. En las vitrinas de Mercedes por segundo año consecutivo. ¿Y Vettel? Tercero. Miedo me da pensar lo que se habría dicho de Fernando y Ferrari si hubieran continuado un año más juntos y el astur hubiera terminado tercero. Miedo del de verdad. Así que lo dicho…migajas. Alemanas e italianas, pero migajas al fin y al cabo.

Pero aquí no se libra nadie. Porque para migajas las de McLaren. Uno no hace más que oír teorías sobre el rendimiento del coche en Abu Dhabi, basadas en las últimas vueltas de un monoplaza con neumáticos superblandos nuevos y con la gasolina en sus últimas gotas en un circuito muy particular. Que sí, que mejor eso que nada, pero ¿de verdad vamos a esbozar una sonrisa con eso tras la nefasta temporada de McLaren-Honda? ¿Tan minúsculas son las migajas del equipo de Woking?. Dos segundos y medio. Casi nada. Eso es lo que tiene que encontrar McLaren el año que viene…más todo lo que mejoren el resto. Total, entre tres segundos y medio y cuatro….tirando por lo bajo. Así que si la esperanza es lo último que se pierde, en McLaren la mantienen ahora con 2 vueltas mágicas del asturiano. Genial, si no decimos que no, pero ya pueden estar trabajando duro para el año que viene porque estas migajas no valdrán en 2016. Llámale la exigencia de tener los pilotos que tiene, llámale la historia de los Campeonatos cosechados por el equipo de Ron Dennis, o incluso el misticismo de su pasado con Honda…pero saben en Woking que estas migajas no les sirven ni ahora ni en 2016. Para vender motos, mejor un concesionario.

ENTRE LO PATRIO…

Sin embargo, aunque todo lo anterior parezca cruel, no se le acerca ni por asomo a los que incluso se han quedado sin las ya mencionadas migajas de la F1. Porque aunque puedas vender tu temporada de muchas maneras, hay veces que la realidad es tan tozuda que no te deja ni un triste consuelo con el que irte de vacaciones antes de volver al trabajo. Veamos, y empecemos por lo patrio. El año en el que McLaren ha parido su peor coche, Alonso no se ha podido permitir ni siquiera el lujo de batir a su compañero de equipo para mantener la racha de imbatibilidad. No es algo novedoso además que Button venza a un compañero a priori más talentoso que él (como ya hizo con Hamilton cuando Jenson se unió a McLaren), pero para un Alonso que venía de fulminar a Raikkonen no ha debido ser fácil este trago. Ni las migajas, oigan.

Y eso mismo ha pasado con Sainz, que tras un comienzo de temporada espectacular ha visto como la fiabilidad y su propio equipo (con esas paradas en boxes nefastas) han parecido tener como único objetivo dejarle sin las migajas de terminar el año acercándose a Verstappen. Que sí, que en Calificación le ha batido, pero en este deporte esos datos se olvidan rápido en cuanto se va uno a la tabla de puntuación. Justo o injusto, pero está hecho así. “No lo he inventado yo”, que diría la canción. De momento, ni las migajas de terminar puntuando en Abu Dhabi. Sensaciones, todas buenas. Hay madera ahí dentro, pero sin rematar la faena, en este paddock se cometen muchas injusticias. El año que viene será un todo o nada, y ahí sí que habrá que poner toda la carne en el asador porque con sólo las migajas le mandarían para casa. Así son en Red Bull y Toro Rosso.

Y de Merhi, casi mejor ni hablar. Se le ha atragantado el coche o el coche se ha atragantado con él. Pero que se esperaba más de Roberto contra un compañero como Stevens pues es algo que creo que estaremos de acuerdo. Que si el motor o que si el dinero, pero al final con lo que se quedan los jefes del paddock es con lo que ven. Y lo que tienen los equipos pequeños como Manor es que o arrasas a tu compañero o eres invisible al resto del Paddock, porque con esos coches no te luces. Y nunca entran en porqués. ¿Injusto?, sí, y mucho, pero es lo que hay. Y salvo cambio sustancial, Merhi de momento sigue siendo invisible. Ojala cambie su situación, eso sí. Queremos seguir viéndole en las parrillas. Pero ahora, para ello, necesitará dinero.

NO NOS OLVIDAMOS DE…

Y salgamos de lo patrio para terminar. Pero sigamos con los pilotos. Y si seguimos con ellos no podemos obviar el año de Felipe Massa, de Nico Hulkenberg y de Kimi Raikkonen. El primero porque salió de Ferrari buscando el estatus de piloto número uno que en Maranello se le negaba. Y otro año más se ha encargado de negárselo a si mismo. Hasta Claire Williams dudó en renovarle. Ni en Williams contra Bottas (que es un gran piloto, pero no es Alonso) ha podido obtener ese rol. Ni las migajas de batir a su compañero ni un final con podio (que por coche podría). Nada. Nothing. Todo terminó para el brasileño en esa última curva de Brasil hace ocho años. Podios y victorias de por medio, la sensación sigue siendo que Bottas es mejor material que Felipinho. Y si no, ahí queda la clasificación.

Pero si Massa puede decir que al menos ha visitado el cajón en varias ocasiones, el siguiente invitado no. Hablamos de Hulkenberg, del que tras la victoria en Le Mans no hemos obtenido más titulares en F1. Checo lo ha superado, hasta subió al podio. Y la gloria de la regularidad frente al mexicano no le ha servido ni siquiera este año. Las migajas, en la F1, le han dejado de lado. Lo que le dieron en Le Mans, se lo quitaron en el Gran Circo. Cosas del karma. Demasiado premio para no restárselo por algún lado. Y ha tocado este año. Y Habíamos dicho que íbamos a hablar de Raikkonen ¿verdad? Pues sí, no faltaremos a la cita, porque si bien el finlandés ha mejorado, ha sido batido de nuevo por su compañero de equipo. Se llevará mejor o peor con Vettel, pero el resultado deportivo sigue dando la razón a los que creen que lleva dos años estando por debajo de su mejor versión. Alonso casi le triplicó en puntos, Vettel casi lo dobló. Lo mismo lo puede vender como una mejora ¿migajas quizás?…cosas de la F1.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta