Destacadas PEUGEOT 5008 2.0 BLUEHDI GT LINE

PEUGEOT 5008 2.0 BLUEHDI GT LINE

Peugeot sustituye su monovolumen compacto 5008 por un nuevo modelo absolutamente renovado que competirá en el segmento SUV. Eso sí, sin perder su gran espacio interior, su habitabilidad para hasta 7 ocupantes y añadiendo una gran carga tecnológica.

Con un simple vistazo nos damos cuenta que el nuevo Peugeot 5008 viene para jugar en el segmento premium

La clara transformación del mercado hacia el segmento de los todocaminos ha hecho que la marca francesa haya utilizado la misma fórmula en este modelo que en el 3008. Una evolución, o quizás debiéramos decir revolución, hacia un vehículo con imagen de todo terreno pero que solo se venderá con tracción delantera.

Nuevo y antiguo modelo comparten poco más que el nombre

Estéticamente atesora una estampa poderosa y elegante. Adopta la parrilla con la nueva imagen de la marca rodeada por dos faros leds muy rasgados y multitud de detalles cromados vinculados al acabado GT LINE. Por detrás es, si cabe, más reconocible gracias a sus grupos ópticos con forma de garra y su vertical caída de techo.

Su parte trasera está dotada de una personalidad muy acusada

Llega al mercado con seis posibles motorizaciones. Dos gasolina, un 1.2 de 131 caballos y un 1.6 THP de 165, y cuatro diesel, un 1.6 BlueHdi de 100 y 120 caballos y un 2.0 BlueHdi de 150 o 180.

Veremos si los motores diesel como el de la foto siguen siendo los de más demanda o el mercado empieza a girar hacia la oferta de gasolina

Por otra parte, tiene una longitud de 4,6 metros, que se han conseguido gracias a alargar la plataforma EMP2, que también monta el 3008, en 20 cm. Además dispone de una considerable altura al suelo (23,6cm) para transitar fuera del asfalto.  Algo a lo que nos ayudará el incluir la opción del Advanced Grip Control (300€). Un sistema de control de tracción específico para condiciones de baja adherencia.

Su enorme parrilla delantera y sus faros rasgados lo harán incofundible cuando lo veamos por nuestro retrovisor

Sin duda por precio y envergadura tendrá que luchar por restarle ventas a modelos de la talla del Nissan X-Trail o del Skoda Kodiaq. No obstante el Peugeot 5008 lo hará desde un diseño más atrevido y con una oferta muy completa.

El espacio interior será una de sus mejores armas. Tanto por su tamaño como por la excelente modularidad de sus butacas. Y es que su segunda fila de asientos –todos ellos con soportes ISOFIX- es regulable longitudinalmente. Lo que hace que en su posición más retrasada los pasajeros gocen de un gran espacio para las piernas. El único pero sería el de una banqueta algo corta. Sin olvidarnos de  que si sólo usamos 5 plazas contaremos con un maletero de 780l. Eso sí, las dos plazas traseras son algo escasas para tallas superiores a 1,70m.

Si plegamos sus cinco plazas traseras nos queda un volumen de carga realmente espectacular

La ergonomía de los asientos delanteros es muy buena aunque el volante, muy pequeño y achatado, debe quedar muy bajo para que podamos ver el i-Cockpit. O lo que es lo mismo un cuadro de instrumentos digital configurable sobre una pantalla de 12,3 pulgadas. Una pantalla que se suma a otra central de 8 desde la que manejar la radio, el navegador, la climatización o el teléfono.

Su consolo central es sobria pero cargada de tecnología

Se percibe calidad y un buen ajuste en todos sus materiales que están a la altura de lo que esperamos. Los botones de tipo teclas de piano de la consola central tienen un tacto agradable aunque echamos en falta un acceso directo al climatizador que no nos haga pasar por la pantalla táctil.

Echamos en falta algún botón más que nos evite navegar por la pantalla demasiado cuando vamos conduciendo

Tuvimos la ocasión de probar el motor diesel de 150 caballos asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades perfectamente escalonadas. Un propulsor que empuja con decisión y que, incluso cargados, no se muestra perezoso para mover los 1.565 kilos del 5008. Aunque por otra parte no es fácil bajar el consumo de los 6 litros. Eso sí para el que quiere aceleraciones fulgurantes sería recomendable que se decantara por este mismo motor pero con el acabado de 180 caballos.

Resulta tremendamente sencillo sentirse cómodo en su puesto de conducción

La suspensión está más enfocada a la comodidad que a un uso deportivo aunque no adolece de excesivos balanceos en la carrocería. Su tendencia es claramente subviradora pero siempre muy predecible. Cuenta también con un modo de conducción sport que endurece la dirección -algo que se agradece pues el reducido tamaño del volante la hace muy sensible- y nos ofrece una respuesta más directa al presionar el acelerador así como una sonoridad más racing.

La evolución del 5008

Todo ello, junto con múltiples elementos opcionales de ayuda a la conducción que hacen del Peugeot 5008 un SUV con una considerable carga tecnológica a nivel de seguridad. Además de detalles elitistas como el poder configurar diferentes tipos de luces ambientales o la posibilidad de elegir la fragancia que deseamos oler.

En su visión lateral nos deja claro que se trata de un todo camino

En cuanto al equipamiento en conectividad dispone de un navegador conectado 3D con reconocimiento de señales de tráfico, el bluetooth, la función Mirror Screnn -tú móvil en la pantalla del coche- apta para Apple Car Play y Android Auto y la información del tráfico en tiempo real de serie en todos los acabados menos en el Active. Además por 100€ más podemos añadir la recarga inalámbrica para el móvil.

Los botones tipo teclas de piano de su salpicadero son de tacto agradable y se perciben robustos

Por lo tanto podemos hablar de un todocamino que coquetea seriamente con el segmento premium con un diseño fresco y unos precios que rondarán, según equipamiento, los 30.000 euros.

Las plazas traseras albergan espacio incluso para tres adultos

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta