Destacadas OPEL CROSSLAND X 1.6 TURBO D 120CV

OPEL CROSSLAND X 1.6 TURBO D 120CV

0

El nuevo Opel Crossland X viene a ocupar el hueco dejado por el monovolumen Opel Meriva. Un vehículo cuya última generación, aquel con las puertas de apertura inversa, nunca llegó a cuajar entre el gran público.

Pero ahora estamos ante un automóvil absolutamente diferente. Un modelo que nos ofrece una estética de todocamino pero que también coquetea con la filosofía de coche familiar. Es curioso que pese a medir menos que su hermano el Opel Mokka X tenga una habitabilidad mucho mayor.

La línea bicolor de su techo le da un aspecto muy personal al nuevo Opel Crossland X

Y es que los 4,21 metros de su carrocería dan mucho juego. Y lo decimos porque su espacio interior está perfectamente diseñado para ofrecer el máximo nivel de comodidad y de espacio. A esto contribuye la posibilidad de que su asiento trasero pueda deslizarse longitudinalmente 150 milímetros para optar por más espacio para las piernas o más capacidad de maletero. Un maletero que mediante esta operación puede llegar hasta los 520 litros de volumen.

Su mirada led se funde en la imagen corporativa de la nueva marca del grupo PSA

Otra de las ventajas de su interior radica en sus asientos. No en vano cuentan con un certificado ergonómico que los hace muy cómodos y aptos para casi todas las tallas. Resulta muy útil también que dispongan de banqueta extensible para aquellos conductores con las piernas más largas.

Una denominación, Turbo D, que ya no estamos acostumbrados a ver

A nivel tecnológico podemos equiparlo con los más variados y modernos sistemas. Algo que no es siempre habitual en este segmento del mercado. Por ello nuestro Opel Crossland X puede llevar gadgets como el cargador inalámbrico de móviles, Head-up display, volante y asientos calefactables o un sistema para el cambio automatizado de la luz larga. Podrá disponer incluso de un sistema de aparcamiento sin manos donde sólo tendremos que accionar los pedales para estacionar.

La altura libre al suelo nos dejará visitar algún camino pero siempre con mucho cuidado

Además, tendremos también la posibilidad de disfrutar de sistemas de ayuda a la conducción tales como un cámara frontal con reconocimiento de señales de tráfico, de las líneas de la calzada, y que nos advierte en caso de que nos salgamos de nuestro carril de circulación. Este dispositivo consigue incluso detener el vehículo si detecta un posible alcance o un atropello.

La posición de conducción es de las mejores de su segmento

Por otra parte el modelo de nuestra prueba estaba equipado con la mecánica diesel de cuatro cilindros, 1.600 centímetros cúbicos y 120 caballos. Una mecánica que también se ofrecerá con 21 caballos menos. Sin olvidarnos de la oferta en gasolina que pasa por un propulsor  tricilíndrico con 1,2 litros de cubicaje. Esta opción dispondrá de una variante atmosférica de 81 caballos y una sobrealimentada con 110 y 130 respectivamente.

En las plazas traseras se pueden acomodar tres adultos

Sin duda la alternativa objeto de nuestra prueba es la más indicada para aquellos que entre sus necesidades esté el uso de su Crossland X fuera de vías urbanas. Todo ello porque esta será la manera en que amortizarán el mayor precio de esta variante (unos 1.400€ con respecto al acabado de 99 caballos). Por ese sobreprecio se encontrarán con un motor pleno de potencia y con un par suficiente para arrastrar a este SUV urbano incluso en condiciones adversas.

El techo panorámico le da una gran amplitud al interior del Crossland X

Mecánicamente nos ha gustado también el tacto suave de su caja de cambios de seis velocidades. Con ellas siempre encontramos la relación ideal para llevar al Crossland X en la zona el tacómetro que más nos interesa en función de, si solicitamos potencia, o estamos cuidando los consumos. Otro aspecto, este último, que nos ha dejado satisfechos. Y es que es fácil conseguir un gasto a los cien kilómetros por debajo de los seis litros sin estar demasiado atentos a una conducción efectiva.

Pese a ser un modelo con vocación más económica que el Mokka X dentro encontramos materiales de tacto agradable

La conducción y las sensaciones que trasmiten este compacto todocamino urbano se podrían resumir en dos palabras: fácil y cómodo. Esto sucede gracias a un conjunto dinámico que no destaca en nada pero que cumple perfectamente en todos los aspectos. Eso sí la suspensión está claramente enfocada a cuidar a sus ocupantes y a tomárnoslo con calma cuando la carretera se retuerce en exceso.

Una banqueta trasera corrediza nos permite gozar de un maletero de hasta 520 litros

A todo ello ayuda una posición de conducción elevada que nos ayuda a anticipar aspectos del tráfico, un habitáculo bien insonorizado y un entorno presidido por materiales agradables al tacto y con unos ajustes precisos.

Nuestra unidad de pruebas equipaba llantas de 17 pulgadas

La precios arrancarán en los 16.278 euros de la variante gasolina de 81 caballos y terminarán con los 23.824 de la unidad de la foto. Eso sí, a falta de aplicar el descuento o campaña promocional que tenga la marca en ese momento.

Los diferenes tonos de su carrocería hacen inconfundible al Opel Crossland X

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta