AutoFM PEUGEOT 3008 2.0 BLUEHDI GT LINE 150CV

PEUGEOT 3008 2.0 BLUEHDI GT LINE 150CV

0

¡Eureka! Esto es lo que tendrían que haber exclamado en los cuarteles generales de la marca gala cuando crearon el Peugeot 3008. Lo que deberían haber gritado a los cuatro vientos si, en ese momento, hubieran sabido el éxito de su nueva criatura.

El Peugeot 3008 ha irrumpido con fuerza en el mercado

Además, la buena aceptación por parte del mercado tiene un mérito mayor pues el modelo, en esta su segunda entrega, ha sufrido un importante cambio de registro. Y es que el fiel monovolumen de líneas redondeadas que conocimos usando este mismo nombre se ha convertido en lo que estáis viendo en las fotos.

Por detrás tiene una personalidad muy definida

 

No se parece en nada a su antecesor, de hecho comparte con él el nombre y poco más. El fabricante del león ha sabido encajar su modelo con la atrayente filosofía SUV que tanto gusta a los compradores ahora. Y esto ha ocurrido gracias a unas líneas modernas, atractivas, atrevidas y con gran personalidad. Aunque no puede disponer de tracción total, sólo puede ser tracción delantera, está claro que viene a jugar en la liga de los crossover.

Su vista lateral queda definida por una altura de cintura muy alta

Hemos tenido la posibilidad de probar la versión con el acabado GT LINE, sin duda una de las más atrayentes por su estética más deportiva en su línea exterior. Una imagen conseguida a través de unos paragolpes y parrilla específicos, unos faros full led de serie y detalles como dos salidas de escape cromadas, las carcasas de los retrovisores en negro, los marcos de las ventanillas en acero inoxidable y el techo en color negro brillante.

Los grupos ópticos disfrutan de tecnología led. Los traseros imitan la garra de un felino

 

Por dentro nos encontramos con un habitáculo realmente distinto a lo que vemos en sus rivales. Un salpicadero muy amplio y lleno de ángulos que distribuye la información en dos alturas. La consola central es muy ancha y divide claramente el espacio reservado para el conductor y para el acompañante.

La firma del León se ha decantado por un diseño muy vanguardista para su habitáculo.

A sus mandos enseguida llama la atención el volante tan pequeño, y achatado por los dos lados, que monta. Además su cuadro de instrumentos digital, su pantalla multimedia de más de 12 pulgadas y los botones en forma de teclas de piano le dan un aire distinguido y exclusivo.

Un buen maletero y unas plazas traseras de buen tamaño serán el argumento perfecto para muchos futuros compradores.

Eso sí, yo al menos, no acabo de acostumbrarme a la posición y reglajes de su volante. Y es que bien me queda demasiado bajo para mi gusto o me estorba sobremanera para ver las indicaciones del cuadro.

Las plazas traseras son quizás el espacio menos conseguido. No, no son pequeñas, pero el espacio para las piernas es algo más justo que en sus rivales y la anchura no es la mejor para que se acomoden tres adultos. En donde está en la línea del segmento que se mueve es en el espacio para las maletas. Sus 520 litros están a la altura.

Un rayo de luz ilumina el camino del 3008… al menos de momento

Sus materiales son de calidad y el ajuste de los mismos bastante bueno. Aunque debemos aclarar que no es un coche de lujo ni lo pretende. Y esto lo digo pese a que la unidad de las fotos equipaba elementos tan exclusivos como tres tipos diferentes de ambientador –que a través de la pantalla podemos seleccionar y en unos segundos percibir- o asientos con hasta cinco diferentes tipos de masaje.

La parrilla del acabado GT LINE es específica con su acabado en color negro.

El coche de la prueba montaba el motor diesel BLUEHDI de 150 caballos. Un propulsor que nos ha parecido absolutamente genial tanto por prestaciones como por consumos. Y lo digo porque empuja desde muy bajas vueltas con decisión para, a partir de las 2.000 rpm, ofrecer una aceleración más que suficiente para cualquier situación que se nos plantee en la carretera. Y todo esto con un consumo que ronda los seis litros en situaciones reales de conducción.

Me ha gustado mucho también su confort de marcha. Sobretodo el relacionado con la absoluta ausencia de ruido en su interior. Y es que disfruta de una perfecta insonorización que nos hará disfrutar de los viajes plenamente.

Pese a ser un tracción delantera dispone de la altura libre al suelo suficiente para salir, con cautela, de la carretera.

Pero, y cuando la carretera se retuerce ¿que? Pues ocurre que nos encontramos con un coche neutro y fácil de conducir al que habrá que buscarle mucho las cosquillas para que nos ponga en apuros. Su suspensión es firme y quizás no llega a los niveles de comodidad que algunos modelos de la competencia. Aunque yo me quedo con el compromiso confort/estabilidad de este 3008. Además la caja de cambios manual que montaba esta unidad, de seis marchas, es de un tacto exquisito y perfecta para sacarle todo el jugo a su motor.

Al lado de la palanca de cambios tenemos un botón con la tentadora inscripción: Sport. Si lo activamos el acelerador se volverá más sensible a los movimientos de nuestro pie derecho, la dirección se vuelve algo más firme y a través del sistema de audio nos lanza un sonido que trata de imitar a un vehículo de mayor cilindrada.

Su pantalla multimedia preside lo alto del salpicadero.

En cuanto a equipamiento este acabado, GT LINE, viene completísimo. Lujos como el cuero, el techo panorámico o los asientos calefactables nos harán la vida más cómoda a bordo. Mientras que en materia de seguridad añade los gadgets más avanzados del momento tales como: aviso de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo, avisador de ángulo muerto o luces de carretera automáticas.

Los botones de su consola central imitan las teclas de un piano.

Si te ha gustado lo que has leído hasta aquí te invito a que acudas a tu servicio Peugeot más cercano a verlo y configurarlo. Eso sí tendrás que saber que algunos de sus acabados, debido a su éxito, tiene una espera de varios meses. Y eso batiéndose el cobre con rivales como el Seat Ateca, el Nissa Qashqai o el Ford Kuga habla muy bien de la acogida del 3008 por los conductores de nuestro país.

El techo panorámico le da una tremenda visibilidad a su interior.

La unidad de las fotos tiene un precio de partida de 32.400€ que serán algo menos gracias a las excelentes campañas que nos ofrece la marca francesa.

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.