Destacadas RENAULT SCENIC 1.2 DCE 110CV AUTO

RENAULT SCENIC 1.2 DCE 110CV AUTO

0

A veces nadar contra corriente resulta nefasto. Y al hacerlo te metes en un camino sin retorno que te lleva hacia el fracaso. Por eso cada vez más marcas entienden el mensaje de un mercado que, en España, vende uno de cada tres coches de la categoría SUV.

El nuevo Renault Scenic sigue siendo un monovolumen pero cargado de diseño e imagen moderna.

Pero la afirmación del párrafo anterior no va mucho con marcas como Renault. El fabricante francés siempre se ha destacado por, pese a ser una marca generalista, tener las cosas bien claras y desarrollar un producto sin mirar a los demás.

El enorme logo del rombo preside el frontal del Renault Scenic.

Y es por ello que con el nuevo Renault Scenic continúa el camino de las carrocerías monovolumen dirigidas a un cliente que quiere un coche práctico para el día a día y capaz y suficiente para llevar a la familia. Una postura en las antípodas de sus vecinos de Peugeot que han mudado sus modelos 3008 o 5008 hacia atractivas carrocerías todocamino.

La imagen del Renault Scenic no puede dejar indiferente a nadie. Lleva todo el ADN de Renault en cada una de sus líneas.

Eso sí, el nuevo Scenic está ahora apoyado en un diseño muy moderno y diferenciador. Tanto es así que quizás esta haya sido una de las premisas principales a la hora de su creación. Y digo esto porque este nuevo modelo ha perdido algo de la habitabilidad intrínseca de un monovolumen en aras de unas líneas sugerentes y diferenciadoras.

La monta de neumáticos queda a cargo de unas llantas de veinte pulgadas con un ancho de neumático de 195.

Esto es algo que no se nota en las plazas delanteras que, de hecho, tienen una anchura de las mejores de su categoría. La posición de conducción es buena siempre y cuando tengamos claro que estamos al volante de un monovolumen. Es decir estaremos situados en una posición elevada y en una postura muy “de silla”. Lo que está perfectamente conseguido es la visibilidad lateral gracias a un enorme parabrisas y a uno pilares de carrocería estrechos.

Los acabados más altos pueden disponer de grupos ópticos con tecnología led.

Es en la banqueta trasera donde las tallas por encima del metro ochenta de estatura estarán algo más apretadas. Un pequeño inconveniente que se puede mitigar gracias a la posibilidad de mover longitudinalmente en hasta 16 centímetros estos asientos.

El puesto de conducción es muy alto y dispone de una gran visibilidad gracias a su enorme parabrisas.

Su interior rebosa calidad. Y lo hace porque estamos ante su versión tope de gama denominada Edition One. Una unidad repleta de plásticos blandos y agradables al tacto y que incluso incorpora unos comodísimos asientos de cuero con masaje incorporado. No quiero olvidarme de contaros que la posición de los reposacabezas es de las mejores que he probado en los últimos tiempos. Los que padezcan problemas cervicales, como es mi caso, me entenderán perfectamente.

Los asientos, en cuanto a sujección y comodidad, son de lo mejor del mercado. Además, esta unidad, contaba con masaje.

Su carrocería en esta nueva versión tiene mucho menos cristal que en las anteriores. Aunque esto no es impedimento para que tengamos un interior tremendamente luminoso. Si bien hay que aclarar que nuestra unidad de pruebas contaba con un espectacular techo panorámico.

En las plazas traseras se echa en falta algo más de espacio. Aunque la banqueta se puede correr longitudinalmente en 16 cm.

Hemos tenido la ocasión de probar el motor más lógico de su gama… al menos hasta hace unos años. Y lo digo porque se trata de una mecánica de un combustible criminalizado injustificadamente en los últimos tiempos: el diesel. Un propulsor de 1.461 cc con 110 caballos de potencia.

Muy recomendable el techo panorámico para dotar al interior del Scenic de una luminosidad muy agradable.

Y es que este 1.5 dCi mueve con suficiente soltura los 1.500 kilos de la carrocería del nuevo Scenic. Además cuenta con un generoso par motor de 260 Nm entregado desde apenas 1.750 rpm. Un motor suave, no excesivamente ruidoso y que es capaz de lanzar este pequeño monovolumen por encima de los 180 kilómetros por hora.

Para el tamaño del coche un maletero de 507 litros está muy bien.

Por otra parte el Scenic de las fotos motaba la caja de cambios automática de doble embrague denominada EDC que incluye 7 relaciones de cambio. Un sistema con un buen escalonamiento y que permite llevar el régimen del motor en la posición que más nos conviene.

Los grupos ópticos traseros son muy grandes.

También tendremos la opción de seleccionar el modo Sport si lo que queremos es algo más de picante en nuestro viaje. De esta manera el sistema Multisense trabajará sobre la dirección y la suspensión, ambas se endurecen, y el tacto se volverán, en la medida del tipo de coche que es, más deportivo. Eso sí esa línea de consumo que teníamos en torno a los 5 litros empezará a subir y será fácil verlo por encima de los siete.

Efectiva, cómoda y de 8,7 pulgadas. Hablamos de la pantalla multimedia.

Su comportamiento es el que te esperas de un coche de este tipo. Es decir si llevas a tus hijos detrás te agradará encontrarte con un coche cómodo, que filtra bien las irregularidades del piso y que tiene un paso por curva neutro. Eso sí, en cuanto los dejes en el cole y quieras volver a casa ligero… En ese momento te encontrarás con las limitaciones de una carrocería con un centro de gravedad alto (es 4 cm mayor que su predecesor) y algo de balanceo de carrocería.

Dispone de un cuadro de instrumentos claro y con la información necesaria.

Su tren de rodaje monta unos enormes pero estrechos rodillos en medida 195-55 R 20. Unos neumáticos de gran diámetro que es el único guiño hacia un aspecto crossover. La marca nos dice que han llegado a un acuerdo con varios fabricantes para que esta medida no sea excesivamente cara a la hora de sustituirlas.

El arranque sin llave mediante tarjeta está muy bien conseguido. Nada más aproximarte al coche ya está listo para que puedas entrar.

En cuanto al precio existe una versión de acceso a la gama en gasolina con un 1.2 de 115 caballos en 18.630 euros. Una cifra que con las ofertas de la marca se puede ver rebajada en casi tres mil euros.

Entre los dos asientos delanteros se esconde una hueco enorme para guardar todo tipo de objetos.

Otra cosa es que te hayas encaprichado del modelo que hemos probado y quieras un equipamiento tan completo como el que lleva. Y es que habrás visto en las fotos que disfruta de elementos como el head up display, el techo completo de cristal, el equipo de audio Bose, los faros de led… o sistemas como el avisador por cambio involuntario de carril, el de reconocimiento de señales de tráfico o, incluso, el asistente para el aparcamiento. Todo ello con una tarifa de 31.400 euros.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta