Destacadas KIA OPTIMA 2.0 T-GDI GT 245 CV

KIA OPTIMA 2.0 T-GDI GT 245 CV

0

El mundo de la berlinas está en claro retroceso. Y en mayor proporción el de aquellas que se mueven en segmento medio del mercado. Se trata de un tipo de automóvil que ha quedado absorbido por el brutal empuje de los todocaminos.

Deportiva, elegante y bien rematada. Así es la silueta del Kia Optima GT

Pero aun quedan marcas capaces de lanzarse a proyectos tan interesantes como este Kia Optima. Y no sólo eso, si no que en Kia  ya nos han demostrado que pueden hacer un auténtico automóvil lujoso como el Stinger.

Aunque debemos tener claro que ninguno de los dos modelos se va a encargar de tirar de las ventas de la marca en nuestro país. En España la extensa gama SUV del fabricante coreano es la que llena las arcas de la compañía. Entre ellos la excelente acogida que tuvo, y tiene, el Kia Sportage. Veremos en este 2018 que comenzamos como se comportan modelos tan recientes como el Stonic o el Niro.

El acabado GT es el más deportivo de la gama.

Pero vamos a hablar del Kia Optima GT que es de lo que se trata. Como decimos no será un automóvil de excesivas ventas. Seguramente en mercados como el chino o el americano tendrá mejor aceptación, pues este tipo de carrocerías son muy valoradas allí.

El modelo que podéis ver en las fotos es la versión GT. Una variante deportiva que llama la atención nada más que la ves. Y lo hace gracias a unos paragolpes más envolventes a diversas molduras en color satinado o a unas pinzas de freno en un llamativo color rojo.

En estas fotos podemos ver las llantas de 18 pulgadas que equipa el GT. Su maletero alcanza los 510 litros de capacidad.

También destacan unas enormes llantas de dieciocho pulgadas con neumáticos en medida 235/45. Unos rodillos que ayudan a esconder unos discos de freno macizos de 330 milímetros en el eje delantero y de 313 en el posterior.

Por dentro también nos recibe con ciertos detalles deportivos pero, a la vez, elegantes. Detalles como la combinación de molduras en color negro brillante, pedales en aluminio o una instrumentación específica donde destaca un manómetro donde ver las evoluciones de la presión del turbo.

Deportividad, elegancia y un buen nivel de calidad es lo que encontramos en el habitáculo del Optima GT.

La calidad de su habitáculo está a la altura de rivales de mayor precio y prestigio. Detalles como el tapizado de sus asientos, siempre de cuero, o la calidad de sus plásticos le delatan. Algún compañero asegura que su interior puede ser mejorable, ¿y cuál no? Pero desde luego es fácil sentir en su interior que estamos dentro de un automóvil de cierto nivel y no dentro de una berlina media a la que se ha tratado de maquillar como un vehículo del segmento premium.

Su motor rinde 245 caballos. Una cifra que se extrae de una mecánica de dos litros y turbo con un bloque de cuatro cilindros. Un propulsor que hace entrega de su potencia desde bien abajo y que termina su curva de potencia óptima en torno a las 6.000 rpm.

Dinámicamente se trata de una berlina a la que podemos calificar sin temor a equivocarnos de deportiva. Y lo digo porque esas son las sensaciones que uno percibe cuando está a sus mandos.

La particular mirada del Optima GT.

De hecho en su modo de conducción Sport -no me voy a parar a explicar los modos Normal y Eco…- el cambio que se nota a sus mandos es notable. Y lo hace a través de un acelerador tremendamente receptivo a la presión, a través de una dirección muy directa y, sobretodo, de una suspensión que se convierte en una tabla.

De esta manera el ritmo al que se puede circular resulta tremendo. La firmeza de la suspensión y la total ausencia de balanceos de carrocería, junto con un motor potente, hace el cero a cien en apenas 7,4 segundos, y unos frenos infatigables, al menos en su uso de calle, nos animan a atacar los giros sin encontrar reacciones extrañas o imprevistas.

Incorpora, además, una caja de cambios automática por convertidor de par con levas tras el volante y 6 relaciones. Una trasmisión que cumple a la perfección en cuanto a rapidez y comodidad.

El cuadro de instrumentos no esconde ningún secreto, sencillo y con información suficiente.
Las plazas traseras tienen un tamaño ideal para dos adultos.

No quería dejar de comentar el curioso sistema de sonido activo que incorpora. Una tecnología que se encarga de imitar, usando los altavoces del sistema de audio, el sonido de un motor de mayores dimensiones. No es molesto pero, sinceramente, tampoco le veo una utilidad especial.

Quizás el consumo no sea el parámetro que más va a interesar a los futuros compradores de un Kia Optima 2.0 T GDI. Pero tampoco está de más que sepan que, haciendo una conducción responsable, podrán ver cifras de poco más de siete litros en el ordenador de a bordo.

Caja de cambios automática de seis relaciones y levas tras el volante.

Su tarifa quizás pueda parecer algo elevado pues la factura se va a más de 44.000 euros. Pero no debemos olvidar que estamos ante una marcha que hace verdaderas campañas de descuento en todos sus modelos. En el momento de escribir este reportaje existía una campaña que dejaba el precio de esta interesante berlina en unos 31.794 euros. ¿Te atreves?

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta