Destacadas SSANGYONG TIVOLI, MUCHO MÁS DE LO QUE APARENTA.

SSANGYONG TIVOLI, MUCHO MÁS DE LO QUE APARENTA.

0

Si estás leyendo esta prueba es porque te ha llamado la atención nuestro protagonista de esta semana. Lo que debes saber es si estás en el grupo de los que no conocen demasiado el modelo o de los que piensan que se están acercando a un producto barato y de baja calidad.

Si eres de los segundos ya te aviso que te estás equivocando. Y es que el fabricante coreano Ssanyong cada vez está dando más muestras de que busca un producto, sí, competitivo en cuanto a precio, pero con unos estándares de calidad más que aceptables.

Si no conoces la marca seguramente te encuentres con un producto por encima de tus expectativas

Y lo hace desde varios ángulos. El primero. Del que antes nos damos cuenta. Es el diseño. Y es que el Tívoli llama la atención desde el primer momento en que lo ves. Dispone de una imagen moderna que lo identifica como un SUV de aspecto fresco y juvenil.

Su carrocería recibe un aspecto muy musculado lo que le otorga un espíritu deportivo. Su frontal, provisto de tecnología led en sus faros, es agrsivo con un capó lleno de nervaduras y una parrilla pequeña y que se alarga para unirse con sus grupos ópticos.

Por delante es más agresivo y personal. Por detrás más moderado y convencional.

En su parte trasera encontramos un aspecto mucho más limpio y moderado. Destaca por un portónd el maletero que prácticamente monopoliza su zaga, unos faros de diseño vertical y un discreto faldón inferior rematado en color negro.

Si lo miramos de manera lateral nuestra unidad de pruebas nos muestra el agradable contraste de su carrocería bicolor. Además el blanco nieve tiene pelearse el protagonismo con el negro de las llantas y de su techo. Su puerta delantera recibe un anagrama que nos anuncia la tracción total de esta variante.

Utiliza una plataforma desarrollada específicamente para este modelo.

Por dentro encontramos uno de sus mejores argumentos de venta. Su habitabilidad. Y es que su arquitectura nació de una plataforma propia. Por lo que no derivar de un turismo ayuda a que los espacios interiores sean mayores y mejores.

Su espacio interior es bueno gracias a la anchura de su carrocería y a unos asientos realmente cómodos y de calidad. Sin embargo para lograr una buena postura al volante se hecha en falta la regulación en altura del volante. Por otra parte, las plazas traseras son de lo mejor que podemos encontrar en este segmento de los SUV B. Con todo ello también puede presumir de disponer un maletero -423 litros- que podría sacar los colores de cualquiera de sus rivales.

A su buena habitabilidad interior sólo se le puede poner un pero: la no regulación del volante en altura.

Pero vamos con su parte mecánica. En este caso el capo esconde la única mecánica diesel que oferta el modelo. Se trata de un bloque de 1.600 centímetros cúbicos que es capaz de ofrecer una cifra de potencia de 115 caballos con un régimen óptimo de giro que va desde las 3.400 hasta las 4.000 revoluciones por minuto. Con todo ello consigue una cifra de par de 300 Nm desde apenas las 1.500 rpm.

Este motor de 115 caballos es la única opción en diesel.

Además, el Tívoli, puede presumir de que su propulsor está diseñado de cabo a rabo por la propia Ssangyong. Y es que el fabricante coreano ha conseguido un motor que empuje con decisión desde abajo, con unos consumos más que aceptables –homologa 4,4 litros cada 100 km- y con un uso suave y carente de vibraciones.

Su uso se puede definir como agradable y suave. Con un confort de marcha alto tanto por insonorización interior como por calidad de rodadura. Además, por sus dimensiones es un SUV ágil que se desenvuelve perfectamente entre el tráfico urbano y que no hace ascos a una revirada carretera de montaña. Eso si, su amortiguación busca más la comodidad que un firme apoyo en curva.

Dos de los mejores aspectos del Tívoli son su maletero y las plazas traseras.

El Tívoli de las fotos incorpora una caja de cambios automática por convertidor de par de seis relaciones.  Desde luego no tiene la agilidad de un cambio de doble embrague pero cumple su función perfectamente. Además dispone de tres modos de funcionamiento, Eco Mode que se activa siempre que arrancas. Winte Mode muy suave y que evita que patinen las ruedas en superficies deslizantes y Power Mode que alarga más las marchas antes de hacer un cambio. Aunque si lo queremos también podremos efectuar los cambios de manera manual con un botón colocad en la parte izquierda del mismo pomo.

La caja de cambios es por convertidor de par y nos ofrece seis marchas.

No debemos olvidar que nuestro Tívoli disponía de tracción total. Y esto junto con una altura al suelo de 167mm le permite algunas alegrías fuera del asfalto. De hecho, pese a que no lo he probado a fondo por campo creo que puede pasar por sitios por los que pocos compradores del pequeño Sssangyong se atreverán a meterlo.

Con el Tívoli 4WD se pueden hacer diabluras fuera de carretera.

A nivel de equipamiento se podrán elegir tres opciones –Line, Premium y Limited-. Pero desde el más bajo ya se podrá disponer de siete airbags, asistente de arranque en pendientes, USB, Bluetooth o un sistema de control de presión de neumáticos. Aunque si lo queremos más equipado tendremos a nuestra disposición elementos como el sistema de navegación, espejos plegables de manera eléctrica o la cámara de visión trasera.

Buenos acabados y un equipamiento que se puede completar con elementos propios de segmentos superiores.

Sin duda Ssangyong ha conseguido con el Tívoli un producto más que competitivo para luchar en el feroz segmento del mercado de los SUV de tamaño medio. Quizás, en España su mayor hándicap será pelear por hacerse conocido entre el gran público. Para ello ayudará un precio de partida de 25.500 euros que se quedarán en algo menos gracias a las campañas de la marca.

El cuadro de instrumentos es simple y sencillo. La posición del cambio secuencial es, cuando menos, curiosa.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta