Destacadas MITSUBISHI ECLIPSE CROSS 150 T 8CVT 4WD

MITSUBISHI ECLIPSE CROSS 150 T 8CVT 4WD

0

La deriva del mercado desde hace ya varios años enfoca la mayor parte de las ventas hacia el segmento SUV. Y casi todos los fabricantes los están haciendo subiendo las suspensiones de sus berlinas. De esta manera encontramos un Leon elevado en forma de Ateca o un serie 1 de BMW con carrocería alta denominado X1.

Pero marcas como Mitsubishi tienen que realizar el camino inverso. Esto es adaptar su excelente gama de todoterrenos a las particularidades de unos vehículos que van a circular la mayor parte de su vida útil por carreteras. Y hacerlo sin olvidarse de su marcado ADN campero y dar la talla también cuando salen del asfalto.

Y ahora con el Mitsubishi Eclipse Cross ha añadido a esta ecuación una fuerte carga de diseño. Un diseño encarnado por la firma corporativa de la marca en forma de X en su frontal y por una parrilla muy alargada que se une con su faros de tecnología led.

Además incluye una particular zona trasera. Allí su luna partida se lleva toda la atención por tan peculiar manera de rematar este todocamino de tamaño medio. Ya que su carrocería tiene una longitud de 4,40 metros de largo, apenas cinco centímetros más que un ASX. Carrocería que está plagada de multitud de nervaduras y de una cintura alta que le otorga una imagen muy diferente al resto de sus hermanos de gama.

Pese a la carga de diseño que incorpora, los ingenieros japoneses no se han olvidado de darle una gran practicidad a su interior. Un habitáculo de lo más práctico con una parte trasera más amplia de lo que parece indicar la caída de techo de su pilar C. Además los asientos posteriores gozan de regulación longitudinal para que podamos elegir entre un maletero (mínimo de 395 litros) más amplio o una zona para nuestras piernas de mayores dimensiones. A esto debemos añadir que su respaldo se puede inclinar para proporcionar una mayor comodidad a nuestra espalda.

Su nivel de acabados está a la altura de lo que esperas de un fabricante como Mitsubishi. O quizás algo por encima, y es que se nota el espero que se ha puesto en dotar de calidad de materiales y finos ajustes al nuevo Eclipse japonés. Todo ello unido a una alta dotación tecnológica que va desde un práctico Head Up Display hasta una pantalla central táctil con bluetooth y puertos USB.

Mecánicamente dispone de un motor de gasolina de 1,5 litros de cilindrada. Un propulsor capaz de rendir una nada desdeñable cifra de potencia, 163 caballos. Energía que llega a las ruedas inmediatamente que pasamos de las 1.500 revoluciones por minuto. Su tracción es total y está gestionada electrónicamente. Aunque también podemos optar por un acabado con tracción al eje delantero.

La unidad de pruebas de las fotos equipaba el cambio automático CVT que, pese a no estar al nivel de un doble embrague o convertidor de par, tiene un tacto muy conseguido y ofrece un funcionamiento correcto. No obstante tenemos que tener claro que en los momentos que le pidamos a su propulsor la máxima aceleración este tipo de caja de cambios nos regala una rumorosidad mayor que el empuje que llegamos a percibir.

Su suspensión está más enfocado al confort que a la búsqueda de un comportamiento dinámico ágil y deportivo. Digamos que es blanda pero sin llegar a excesos que provoquen incomodidad a los pasajeros. Eso sí este tarado hace que los cambios de dirección no sean excesivamente rápidos y, en carretera de curvas, exige una conducción pausada y sin alardes.

Su precio está en torno a los 24.000 euros ya con los descuentos de la marca si nos decantamos por la versión de acceso. Una cifra que se aproxima a los 30.000 si lo que queremos es el equipamiento exclusivo y excesivo de la variante Kaiteki.

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.