Authors Posts by Fernando Rivas

Fernando Rivas

Fernando Rivas
36 POSTS 0 COMENTARIOS

0

No descubrimos nada si decimos que cada vez más conductores valoran la eficiencia y la sostenibilidad a la hora de comprar su coche nuevo. Las nuevas tecnologías se están imponiendo poco a poco con un gran retroceso, sobre todo, del diesel. Y con un ascenso paulatino y sin descanso de los vehículos con algún tipo de tecnología híbrida y respetuosa con el medio ambiente.

Pero para que se imponga el coche eléctrico faltan algunos años. Tanto por la propia tecnología que incorpora como por el necesario aumento de las infraestructuras que se necesitan para recargar.

Es por ello que en el grupo Volkswagen han querido darnos la opción de una tecnología que nos ayude a pasar esa transición con mejores cifras en cuanto a emanación de partículas contaminantes. Estoy hablando del GNC (Gas Natural Comprimido). Un combustible mucho más eficiente en cuanto a las emisiones de Co2 a la atmósfera que la gasolina o el diesel. Y es que el consorcio VAG ya tiene casi una decena de automóviles con esta tecnología dentro de su oferta. Hoy nos ocupamos del Seat Ibiza TGI, capaz de utilizar gas y gasolina para mover su atractiva carrocería.

Como podéis ver estéticamente poco se diferencia de cualquier Seat Ibiza de nueva generación. Por tanto nos da la posibilidad de juntar en el mismo coche nuestros deseos de eficiencia y uno de los compactos más exitosos del mercado. No olvidemos que el Ibiza fue galardonado este año con el premio a mejor coche del año ABC del que AUTOFM es parte del jurado. Una distinción en la que se opuso a coches que han pegado tan fuerte como el Hyundai i30.

Además la unidad que probamos disponía del acabado Xcellence -dispone también de las variantes Reference Plus, Style y Fr-  por lo que estéticamente resultaba llamativa y con empaque. Eso sí manteniendo esa imagen deportiva y juvenil que siempre ha caracterizado a este modelo de Seat. Algo a lo que también ha ayudado un llamativo color que es difícil de definir y de encontrar en cualquier otro modelo que nos encontremos por la calle.

La boca de llenado convencional nos servirá para proveernos de ambos combustibles. No en vano el Seat Ibiza TGI disponde de dos depositos para almacenar el gas con una capacidad total de 13 kilogramos. Dos depósitos que se esconden bajo el maletero y que no necesitan de ningún tipo de mantenimiento especial excepto de una comprobación de estanqueidad del circuito del gas que nos harán de manera rápida en cada inspección de la ITV.

Obviamente también incorpora un depósito de gasolina que, en este caso, tiene disponibilidad para 40 litros y que es absolutamente idéntico al de cualquier otro Ibiza de gasolina.

Con estos datos podemos concluir que el GNC es una solución añadida al vehículo de gasolina para buscar una mayor autonomía y una mejor eficiencia energética por consumo y porque ofrece una menor contaminación. De hecho, según la marca, un Ibiza TGI es hasta un 30 por ciento más económico que un Ibiza 1.6 TDI de 95 caballos. Y lo que es más positivo con un ahorro en la emisión de Co2 importante. Por estos motivos puede presumir de la etiqueta ECO de la DGT con las ventajas que esto conlleva a nivel de fiscalidad y de movilidad en episodios de alta polución en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Esta claro que la mirada del Seat Ibiza está gustando mucho al mercado. Sus faros delanteros con luz diurna y tecnología Seat Lighting proporcionan una luminosidad perfecta. Por otra parte los grupos ópticos traseros son grandes y se integran perfectamente con una tapa del maletero llena de nervaduras.

Estas llantas de diecisiete pulgadas y con gomas en tamaño 215/45 pertenecen a la versión Xcellence, el más equipado y lujoso, y al que solamente le puede hacer frente el más deportivo y conocido acabado FR. Una medida que si bien entra por los ojos se nos antoja algo exagerada para el nivel prestacional de la mecánica TGI.

En cuanto al comportamiento dinámico está claro que estamos ante uno de los compactos mejor resueltos del mercado. Y es que el compromiso de sus suspensión está perfectamente logrado para ofrecernos una buena comodidad a bordo pero con un tarado suficientemente firme como para movernos con soltura y firmeza en cualquier tramo con curvas. Aunque con el propulsor que nos ocupa nos quedaremos claramente escasos de potencia para una conducción con tintes deportivos.

Donde si vamos a encontrar diferencias frente a un Ibiza “normal” es en el tamaño de su maletero. Y lo es porque los depósitos de GNC están colocados justo ahí debajo. Es por ello que se queda en apenas 262 litros de capacidad frente a los 355 de sus hermanos de gama.

Además esta merma de capacidad ocasiona que no sea posible instalar una rueda de repuesto por lo que nos tendremos que conformar con un kit reparapinchazos.

Como vemos en las fotos la modularidad de los asientos traseros es de 40/60 a la hora de abatirlos para lograr una mayor capacidad o para colocar objetos alargados.

Su interior está a la altura de lo que esperamos. O lo que es lo mismo un coche bien acabado, sin florituras ni lujos innecesarios pero con un nivel de materiales y ajustes dignos de la categoría en la que compite.

El acabado más alto, el de las fotos, incorpora detalles interesantes como el salpicadero o los plásticos de las puertas en el mismo color que la carrocería exterior, la tapicería en dos colores o el volante y la palanca de cambios revestidos de cuero.

En la parte trasera hay suficiente espacio para que dos adultos viajen sin incomodidades y cuenta con la ayuda para el transporte de los más pequeños de dos anclajes Isofix.

Los mandos de las puertas son sencillos, prácticos y están colocados bien a mano del conductor.

En la parte izquierda del conductor está colocado el mando de las luces. Se trata del típico mecanismo circular para luces convencionales y antinieblas con la incorporación del sistema de luces automáticas.

El mando para el control de la velocidad de crucero está debajo del volante y lejos de la vista del conductor. Cómodo de accionar siempre y cuando tengamos memorizadas las opciones que debemos pulsar.

La parte izquierda del volante lleva los botones para los mandatos de voz, el volumen de la radio, el mute y nos ofrece la posibilidad de cambiar de emisora.

Por su parte la zona derecha del volante es la encargada del manejo del ordenador de a bordo y la que nos permite navegar por los diferentes menún del tablero del Seat Ibiza TGI.

Complicado encontrar un automóvil sin su correspondiente pantalla multimedia, y más en un acabado alto como el de la foto. La del acabado Xcellence que probamos era de ocho pulgadas.

El Ibiza TGI dispone de un cuadro de instrumentos sencillo y de fácil comprensión. Sin duda lo que más llama la atención es la incorporación de dos indicadores de combustible.

En el lado izquierdo está el indicador de nivel de gas. Además dispone de la luz verde que vemos en la foto que nos indica que estamos utilizando este combustible para movernos. Hay que aclarar que el TGI siempre que haya GNC en su tanque usará este combustible para moverse. Sólo cuando se acabe tirará de las reservas de gasolina.

En modo GNC es fácil ver unos consumos por debajo de los cinco litros cada cien kilómetros. Lo que hace que su autonomía “gasística” se acerque a los 300 kilómetros. Esto junto con un precio de la materia prima bien por debajo del euro hace que circular cien kilómetros con un Ibiza TGI esté por debajo de los cinco euros de costo.

El indicador del nivel de gasolina está dentro de la esfera del velocímetro. Su capacidad, al igual que en cualquier otro Ibiza, es de cuarenta litros.

Debajo de la pantalla multimedia se aloja el climatizador bizona. Una pieza sencilla y sobria pero que cumple su cometido a la perfección.

Delante de la palanca de cambiso se encuentra una pequeña guantera donde podremos cargar nuestro móvil sin cables. Además ofrece diferentes entradas de recargar para dispositivos electrónicos.

Pese a que su llave es tan convencional y normal como la de la foto, dispone de tecnología de arranque por botón. Además también se puede abrir sus puertas sólo con aproximarnos con la llave.

Como podéis ver sólo está disponible con caja de cambios manual de cinco marchas. La palanca tiene un tacto agradable y unos recorridos lógicos. Una transmisión que tendremos que usar mucho para sacarle partido al motor del Ibiza TGI.

Para los más puristas, entre los que me incluyo, es un gusto ver un freno de mano convencional entre los dos asientos delanteros.

Seguro que muchos estábais deseando llegar al apartado del motor. Su mecánica está basada en los motores 1.0 TSI de gasolina y 95cv. Si bien en esta versión la potencia se queda en los 90 caballos. Por eso la cilindrada del TGI no llega al litro de cubicaje y sólo dispone de tres cilindros.

Este propulsor no es una eminencia en cuanto a aceleraciones -hace el cero a 100 km/h en 11,8 segundos- y deberemos jugar con el cambio para que no baje de las 3.000 revoluciones si queremos un empuje constante.

Como es lógico este motor está preparado para que puede utilizar el GNC como combustible. Para ello cuenta con unos pistones específicos, los asientos de válvulas están reforzados y su turbocompresor es más ligero para mejorar su tiempo de respuesta.

En la pantalla multimedia que preside el salpicadero podremos encontrar información como el estado del tráfico en tiempo real o emparejar nuestro teléfono móvil con la tecnología Mirror Link apta tanto para Android como para Apple.

Podremos conducir un Seat Ibiza TGI desde 10.700 euros, eso sí, con el acabado más básico llamado Reference Plus pero incluyendo cinco años de garantía, cinco de asistencia en carretera y cinco de mantenimiento. Sin olvidarnos que a todos los clientes se les entregará el coche con el depósito de gas lleno -para que la marca puede comprobar su estanqueidad- y una tarjeta de regalo de 200 euros para continuar con sus repostajes.

Asimismo podremos tener un Ibiza TGI con el acabado deportivo FR que incorpora llantas de 17 pulgadas, clima bizona, cámara trasera o control de crucero por poco menos de quince mil euros gracias a los descuentos del fabricante de Martorell.

 

0

Hace apenas dos años BMW cumplía su centenario. Una efeméride de la que pocas marcas pueden presumir. Por aquellas fechas el fabricante alemán utilizó un slogan que rezaba algo parecido a “Por otros cien años más”. Pero para hacer honor a esta frase hay que sentar unas bases sólidas y duraderas que sepan entender una nueva forma de entender el sector del automóvil.

Es por esto que su filial MINI hoy nos presenta en Madrid, y como primicia mundial, una nueva forma de entender la movilidad. De hecho esta pequeña y moderna marca busca sentar las bases para convertirse en un proveedor premium de servicios de movilidad y no seguir siendo un mero fabricante de automóviles.

Para hacer uso de este novedoso sistema de préstamo de automóvlies basta con descargarse una intuitiva APP.

Para ello ha creado una APP a traves de la cual podemos seleccionar a diez familiares o amigos a los que dejarles nuestro MINI cuando nosotros no lo tengamos que utilizar. Un sistema sencillo donde darnos de alto bien como propietarios de un MINI o como conductor de uno de los coches ofrecidos. El coste de instalación de esta novedad en nuestro coche es de 99 euros y tendrá una duración de tres años. Con este desembolso nos instalarán un módulo que servirá de llave virtual que dejará abrir y utilizar el vehículo utilizando nuestros smartphones. Eso sí solo se puede colocar en MINIS cuya fabricación sea posterior a marzo de 2018.

Se trata de un sistema para compartir nuestro coche y no una forma de hacer negocio. Por eso el fabricante nos orienta con un coste de uso de unos treinta céntimos de euro por kilómetro. Cifra sacada de la amortización de un MINI durante un año y 20,000 kms. Pese a ello será el propietario y los conductores los que podrán fijar un precio por el uso o no. En caso de que haya pago se hace vía Paypal.

Juan Pablo Madrigal y Marcos Vaquero de MINI España nos hicieron una simulación del uso de MINI Sharing.

En MINI también han pensado en como asegurar todo este tinglado y, gracias a una colaboración con Mapfre, se ofrece este servicio con un coste anual de 730 euros para un seguro a todo riesgo con una franquicia de 450. Este seguro además de cubrir a los conductores esporádicos también le servirá al propietario del vehículo en su uso convencional.

Un paso adelante el de MINI con su servicio de movilidad dirigido a sacarle partido a nuestro coche.

El servicio sólo estará, de momento, disponible en Madrid pues según Madrigal -Director de MINI España- “hemos querido centrarlo todo en una ciudad para controlar mejor este servicio que es muy nuevo y queremos que salga todo bien. Pero si un cliente acude a Madrid a comprar su MINI e instalar MINI SHARING y se va a otro lugar a vivir la APP, por supuesto, funcionará perfectamente.

Sin duda el fabricante alemán ha dado un paso adelante en este servicio de car sharing diferente a todo lo que conocíamos hasta ahora. Aunque también apuntan desde la marca que se trata de la versión 1.0 de este servicio y que conforme vaya funcionando se le irán añadiendo diferentes novedades. Para acabar apuntar que se podrán empezar a pedir los módulos de este sistema a partir del próximo 22 de mayo pero que no llegarán hasta la primera quincena de julio. ¿Te atreverás a dejar tu coche nuevo ahora?

0

¿Qué os parece el Hyundai Kona? No cabe duda que ha llegado para romper esquemas con su diseño. Además se incorpora al difícil y competitivo segmento de los crossover compactos donde tendrá que pelear por un nicho de mercado que se disputan rivales como el Audi Q2, el Kia Niro, el Skoda Karoq o el Volskwagen T Roc.

 

Su aspecto no te puede dejar indiferente. Y es que ha logrado romper moldes en su categoría, y hasta en su marca, puesto que no es fácil encontrarle parecido con otro modelo del fabricante coreano.
Quizás nos está enseñando el futuro de la imagen corporativa de los próximos modelos de Hyundai.
Sin duda su parte frontal goza de gran personalidad gracias a los grupos ópticos en dos alturas a una parrilla enorme y al pequeño “bigote” que hay entre sus recogidos faros led.

 

Por detrás mantiene el esquema de dividir las luces en dos alturas. Además las líneas tremendamente marcadas ayudan a conseguir una imagen agresiva que junto con la combinación de un llamativo color naranja con detalles en negro lo hacen ser la atención de cualquier semáforo.

El Hyundai Kona incorpora, en esta unidad, unos pasos de rueda plásticos que ayudan a potenciar su imagen campera. También podemos apreciar unas líneas de cintura altas y una nervaduras laterales que lo hacen incofundible desde el primer momento que lo ves.

Sus faros led para la luz diurna estrechos y tremendamente achinados le aportan una mirada poco vista y difícil de olvidar. Más abajo podemos ver el resto de luces de su parte delantera.

El mismo esquema se repite en la parte trasera donde además los grupos ópticos inferiores están envueltos en una plástico negro que les sirve de protección, además de un aporte estético muy aventurero.

Kona, un nombre curioso y pegadizo. ¿Porqué digo curioso? Pues porque en la comunidad autónoma gallega el significado de este término hace referencia al aparato reproductor femenino… Por este motivo en Portugal llevará el nombre de Kauai. La marca coreana defiende que este término se ha cogido de un distrito de la Isla Grande de Hawai.

En su gama sólo hay disponible dos motores de gasolina. Un 1.6 turbo de 177 caballos y, el de la unidad de las fotos, con un pequeño tricilíndrico turbo de un litro y 120 caballos. Sin duda este último es el propulsor más lógico por potencia y consumos -apenas 6,5 litros en condiciones exigentes-.

Se trata de un motor que pese a su arquitectura vibra poco y no es nada ruidoso. Además parece que dispone de más caballos por lo pronto que los entrega, es decir, trabaja bien desde bajas revoluciones.

A esto hay que añadir un chasis con un tarado firme pero no incómodo que hacen del Kona un juguete muy divertido en carreteras con curvas con una facilidad tremenda para cambiar de apoyo con seguridad y rapidez. Sin duda un bastidor excelente capaz de aguantar muchos más caballos.

Si te estás fijando en este coche de 4,17 metros de largo tendrás que entender que no podrás meter en el maletero la mudanza de tu piso. Pese a ello dispondrás de unos interesantes 361 litros -en la media de la categoría- que subirán hasta los 1.143 si abates los asientos traseros.

Hay que alabarle el gusto al fabricante coreano por haber apostado por una medida lógica para su Hyundai Kona, al menos para esta unidad de un litro y 120 caballos. Monta una medida 205 / 60 sobre llantas de 16 pulgadas más que de sobra para las prestaciones del modelo y, sobretodo, económicas cuando tengamos que cambiarlas.

Bajo la tapa del maletero se esconde una bandeja donde podremos esconder elementos pequeños que no queramos que se extravíen. En nuestra unidad de pruebas iban alojados también los triángulos de emergencia.

La rueda de repuesto se esconde debajo del maletero. Se trata de una rueda de las denominadas “de galleta” que incorpora el gato y la llave en su interior. Como seguramente todos sabéis con este elemento podemos continuar la marcha por espacio de 100 kilómetros y a un máximo de unos 80 kilómetros por hora.

La caja de cambios manual de seis velocidades cumple su cometido con precisión. Los recorridos son pequeños y precisos y el escalonamiento adecuado. Como se aprecia en la foto pese a ser una unidad de tracción delantera incorpora el sistema de control de descensos para facilitarnos esta maniobra cuando bajamos uan fuerte pendiente en condiciones de baja adherencia.

La consola central está presidida por una pantalla táctil en color de siete pulgadas. Pantalla que puede ser de 5 pulgadas monocroma en las versiones de acceso a la gama o, incluso, de ocho en el acabado más alto. Asimismo dispone de compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

Además de las opciones que nos ofrece la pantalla que comentamos en el párrafo anterior también dispone de acceso a menús sobre información de nuestro Kona que podremos personalizar poniendo más a mano los que utilicemos con mayor asiduidad.

El puesto de conducción me ha parecido cómodo y con todos los elementos dispuestos en un orden lógico para su utilización de una manera cómoda y segura. Por otra parte la posición al volante -se puede regular en altura y profundidad- es buena y la sujección y mullido de los asientos es aceptable.

Dispone de multiples combinaciones de tipo de material y de color para la tapicería de los asientos. El airbag lateral está incorporado en el lateral del mismo.

Por su atrevido diseño el acceso a las plazas traseras podría ser mejor pues las puertas no abren en exceso. El espacio es bueno para dos personas incluso si su altura roza el metro ochenta de altura. Eso sí, la plaza del medio es incómoda para realizar trayectos largos.

Algo indispensable es la incorporación de sujecciones Isofix para las sillas de los más pequeños. En este caso nos ofrece esta posibilidad en los asientos laterales traseros.

Justo delante de la palanca de cambios tenemos una pequeña guantera apta para depositar pequeños objetos y para realizar las tareas de recarga de nuestro teléfonos móviles.

En la puerta del conductor tenemos todos los mandos de los elevalunas y de los espejos eléctricos.

Debajo de la pantalla multimedia están los mandos de la climatización. Mandos sencillos y fáciles de usar. Como debe ser en post de la comodidad y la seguridad del conductor.

El cuadro de instrumentos huye de lo digital y nos ofrece esferas analógicas fáciles de leer e interpretar. Por su puesto entre ellas está una pequeña pantalla monocromática que nos ofrece los datos del ordenador de viaje entre otras informaciones.

Su volantes es pequeño, de grosor medio y de tacto agradable dado su recubrimiento en cuero cosido. Además con sus múltiples regulaciones siempre lo tendremos donde nos lo gustaría encontrar.

En la parte izquierda del volante encontramos los mandos para el teléfono, el volumen, los mandatos por voz y la selección de las emisoras de radio.

Sin embargo en la parte derecha está el botón para recorrer los menus del cuadro de instrumentos así como los mandos del control de crucero.

Pese a ser un acabado intermedio nuestra unidad de pruebas incorporaba una cámara de visión trasera para facilitarnos las maniobras de aparcamiento.

Los plásticos que envuelven la parte interior de las puertas -y diferentes piezas a lo largo de su habitáculo- son duros  y es, quizás, el elemento más mejorable del Hyundai Kona.

Entre el volante y la puerta del conductor, en un espacio poco accesible y de incómodo acceso, incorpora esta botonera con los  mandos para regular la luz del cuadro de instrumentos, del avisador por cambio involuntario de carril o el destinado a desconectar el control de tracción.

Tras analizar este Hyundai Kona 1.0 T GDI sólo nos queda apuntar que aunque su precio de tarifa supera por poco los 20.000 euros, las ofertas de la marca lo sitúan en unos 16.000 euros. Un dinero muy bien invertido por su diseño, lo ágil de su chasis, su consumo contenido y lo vivo y agradable que es este pequeño propulsor de 120 caballos.

 

0

Cuando pensamos en un automóvil que nos de cierta libertad para movernos fuera del asfalto se nos vienen a la cabeza fabricantes como Toyota, Mitsubishi o Land Rover. Pero ya nos estamos acostumbrando ha pensar en otras marcas a la hora de decidirnos por la compra de un todocamino. Marcas como la que hoy nos ocupa. Y es que Renault tiene claro que debe estar en el segmento de mayor crecimiento del mercado. Motivo por el cuál ya atesora una gama SUV compuesta por modelos como el Captur, el Koleos o el Kadjar.

Hoy toca hablar de este último que nace fruto de la alianza Renault/Nissan. Un modelo que se beneficia de todo lo aprendido por el fabricante japonés de su superéxito el Qasqhai. Un primo hermano que le va a facilitar mucho las cosas pero que también le ha puesto un listón tremendamente alto para elegirlo en lugar de su alter ego. El Renault Kadjar es la opción de la firma francesa dentro de los SUV compactos de tamaño medio -mide 4,44 metros de largo- y se fabrica íntegramente en la factoría que la marca del rombo tiene en Palencia.

Imagen moderna e incluso con un toque juvenil la del Kadjar de Renault

Pero vamos a meternos ya en materia. Estéticamente espero que las fotos os saquen de dudas sobre vuestro gusto. Pero a mí me ha parecido realmente atractivo pero sin estridencias. Delante destaca un enorme logo con el rombo característicos de la marca francesa y unos faros rasgados con tecnología led. Además las nervaduras del capó le dan un aspecto francamente dinámico. Su vista lateral está plagada de atractivos cromados y de unos generosos pasos de rueda que le dan una imagen muy de todoterreno. Es por detrás donde su diseño luce más limpio y sencillo pese a sus grandes grupos ópticos.

Por dentro ofrece una imagen sobria y que transmite calidad y durabilidad. Eso sí, se ve moderna y con todos sus elementos muy bien colocados. Con esto quiero decir que están realmente a mano del conductor. Destaca la pantalla central que preside el salpicadero y que en los acabados más altos puede llegar a ser de siete pulgadas. Además está equipada con el sistema multimedia R-Link 2 que puede conectarse a la red mediante la utilización de una red wi-fi y que, además, es compatible tanto a través de Apple CarPlay como de Android Auto.

Muchos detalles adornan la carrocería de la opción del rombo para el segmento SUV C del mercado

Por otra parte, el acceso a su habitáculo es cómodo gracias a su altura y a unas puertas de generoso tamaño. En las plazas traseras la anchura es aceptable aunque resulta complicado poner, por ejemplo, tres sillas adaptadas para niños. Eso sí dispone de anclajes Isofix para dos de ellas con una posición que hace realmente cómoda su utilización.

En cuanto al maletero, tiene una forma bastante regular por lo que resulta bastante fácil adaptar la carga a su espacio. Asimismo cuenta con la ventaja de la regulación longitudinal de la banqueta de asientos trasera por lo que puede crecer hasta conseguir un volumen de 472 litros. De todas maneras echamos en falta que dispusiera de una toma de corriente aunque si nos ofrece un punto de luz y ganchos para atar nuestra carga.

Calidad, espacio y buen equipamiento son una garantía que nos ofrece el Renault Kadjar

 

Tuvimos la ocasión de probar la mecánica diesel de 131 caballos. De ella destaca una agradable sensación de funcionamiento gracias a que es poco ruidoso, a que hace una entrega bastante progresiva de su energía y a un consumo realmente contenido. Además su caja de cambios manual de seis velociades -hay opción automática por uno 1.500 euros- está bien escalonada, es de tacto suave y la posición de la palanca resulta intachable.

Su esquema de suspensiones está diseñado pensando en el confort de los ocupantes. Aunque esta afirmación no nos debe llevar a pensar que es torpe de reacciones. De echo a sus mandos la sensación es de aplomo si viajes por autovía e incluso si atacamos algún tramo de curvas de una carretera nacional. La frenada dispone de potencia suficiente y recibe los beneficios de un buen reparto de pesos que hace que, incluso en pleno apoyo, se pueda detener el Kadjar con plenas garantías.

Nuestra unidad estaba equipada con tracción total. Con ella podemos afrontar sin temor alguna excursión fuera del asfalto teniendo en cuenta que su altura libre al suelo es de 200 milímetros. Además, la gestión electrónica de su sistema 4×4 hace que sólo se utilice cuando es realmente necesario por lo que los consumos se verán poco penalizados con respecto a sus hermanos de tracción simple. Durante nuestra prueba, con una conducción no deportiva pero si alegre estuvimos en el entorno de los seis litros.

No obstante lleva un excelente equipamiento de seguridad. Unos dispositivos que se comportan muy bien y que nos harán la conducción mucho más cómoda y seguro. Hablo de la alerta de cambio involuntario de carril, el reconocimiento de señales de velocidad máxima permitida o el asistente de luces para el cambio automático de cortas y largas.

Otra de las ventajas del Renault Kadjar es su elevado volumen de versiones, diecisiete concretamente. Y es que este todocamino del rombo nos permite combinar cuatro niveles de acabados con tres diferentes motorizaciones, dos tipos de cajas de cambio e incluso la posibilidad de elegirlo con tracción delantera o total.

El precio sin duda será un factor determinante a la hora de plantearnos su compra. Si, ya se que es una obiedad pero es que siendo casi hermano del Nissan Qasqhai, líder de ventas indiscutible, tiene que ofrecernos más, por menos para robarle clientela. De esta manera Renault ofrece su Kadjar desde 20.597 euros aunque tenemos opciones por encima de los 30.00 para los que gusten de mayor y mejor equipamiento.

0

Esta semana probamos un producto realmente interesante. Un coche de esos que saben integrar aerodinámica, clase, deportividad y toda la tecnología de una marca como Mercedes. Estoy hablando del clase E coupé. Un modelo que llegó al mercado en 2017 y que confirma el avance en diseño que la marca de la estrella está realizando.

Es un coupé grande que crece hasta los 4,83 metros de largo. Un tamaño que le otorga un empaque espectacular cuando vemos su estampa en parado. Además la unidad que estáis viendo dispone del paquete deportivo exterior AMG Line. Con ello y con unas llantas de veinte pulgadas tenemos un cocktail realmente explosivo. Que levante la mano a quien no le guste.

Aunque sin duda un elemento que lo caracteriza, como ya lo hizo su antepasado el CLK, es la ausencia de marcos en las puertas que unido a las lunetas laterales practicables hacen un diseño espectacular a la vez que práctico. No es fácil ver en el mercado coches sin el pilar B y eso distingue a este clase E coupé.

Por dentro es un perfecto tratado de cómo combinar deportividad, elegancia y buenos ajustes. Dispone de cuatro plazas, es un 2+2 real, donde cuatro adultos pueden ir cómodos. La piel, el cuero y los plásticos de calidad en símil aluminio o carbono decoran todas sus piezas. Además llama la atención por unos aireadores de la climatización en forma de turbina. Sin olvidarnos de las dos pantallas de 12.3 pulgadas, una para el cuadro de instrumentos y otra multimedia, que descansan sobre su salpicadero.

El motor que probamos es el más asequible de toda la gama. Se trata de la variante llamada 220d que entrega 194 caballos. Es un propulsor de 4 cilindros en línea que consigue una aceleración suficiente –hace el cero a cien kilómetros por hora en 7,4 segundos- pero que está muy por debajo de otras mecánica de la gama del clase E coupé.

Sin duda lo que más se nota es que carece de la finura de los bloques de seis cilindros gasolina o, incluso, de las mecánicas diesel V6. Con todo ello y como digo más arriba acelera con decisión a la solicitud del pedal y máxime con la caja de cambios con la que iba combinado.Y es que la transmisión de esta unidad era automática, por convertidor de par, de nueve relaciones. Gracias a ella el empuje se percibe muy lineal y apenas se aprecian los cambios de marcha. Unos cambios que también podremos realizar pulsando las levas que incorpora tras su volante.

A nivel dinámico, como buen clase E, es un automóvil realmente cómodo. La suspensión es suave y filtra gratamente las irregularidades del terreno. Y eso que nuestra unidad incorporaba los amortiguadores de serie pues, como opción, hay la posibilidad de pedir unos muelles neumáticos con control de la dureza. También nos obsequia con diferentes modos de conducción que, en este caso, afectan a la dureza de la dirección y a la respuesta del acelerador así como a la velocidad a la que trabajará su caja de cambios 9G-Tronic. ¿Los frenos? Bien, gracias. Al menos para un uso razonable como el que hemos efectuado.

Su conducción es agradable pero hay que acostumbrarse a un automóvil menos ágil de lo que sus formas de coupé nos insinúan. Quizás recuerda más al andar de su hermano el clase E berlina. Y, al igual que este, nos transmite una gran seguridad a sus mandos dándonos cuenta de que siempre tenemos todo bajo control. Como os podéis imaginar en autovía es donde mejor se encuentra logrando un nivel de comodidad muy alto. Algo a lo que también contribuye su baja rumorosidad interior.

A nivel tecnológico puede incorporar prácticamente “de todo”. No olvidemos el salto que ha dado la marca alemana de la estrella en ese sentido en los últimos años.
Además ha estrenado el piloto automático para aparcar sin manos, los faros led adaptativos y, por su puesto, todos los componentes de seguridad activa y pasiva que os estáis imaginando.

Su precio está a partir de unos 53.000 euros. Un valor que se puede incrementar mucho en función de los extras que decidamos incorporar. Pero tenemos que pensar que estamos ante uno de los coupés más bonitos del mercado, con la tecnología mas avanzada y con consumos de un compacto de menor tamaño.

0

Quizás a muchos de vosotros os estén resultando desconcertantes las fotos de este artículo. ¿Es una furgoneta? ¿Con ese nivel de equipamiento y de estética? Pues sí es una furgoneta, al menos deriva de una, la Vito. Pero lo que estáis viendo es un monovolumen de alta gama pensado por y para el transporte de viajeros. Se trata de la encargada de sustituir a la Mercedes Viano desde 2015 o, lo que es lo mismo, la Clase V de Mercedes.

No puedo resistirme a hablar de la Mercedes Clase V como un producto para viajar en Business Class. Si, ya sé, resulta obvio y manido el término, pero es que la comodidad, el espacio y la multitud de reglajes que ofrece así lo marcan. Está pensada por y para aquellos que tenga una alta necesidad para transportar personas con el máximo estándar de confort.

Sin ninguna duda, la puerta de hoteles de lujo, es el lugar donde más se ven las Mercedes Clase V.

Por su tamaño, no es demasiado amiga de los parkings.

Y es que su interior es de una calidad enorme. La misma que te puedes encontrar en una berlina de la marca. Cuero y plásticos blandos rellenan todo su gigantesco habitáculo para ofrecernos ese plus de calidad y lujo dentro de su formato de furgoneta. Los asientos delanteros son cómodos aunque yo he echado en falta una mayor longitud de banqueta para la gente que tenemos las piernas largas. Aunque en las plazas traseras, sobretodo en las de formato individual, se puede viajar en unas condiciones de comodidad lejos del alcance de cualquiera.

Además ofrece la posibilidad de una climatización independiente para la zona de los ocupantes, así como guanteras para depositar objetos o tomas de 12 voltios para cargar nuestros dispositivos móviles. También cuenta con apoyabrazos para los pasajeros de las plazas individuales y la posibilidad de reclinar los asientos para viajar plácidamente dormidos.

Con el acabado de la foto, avantgarde, la Clase V proyecta una imagen poderosa y deportiva.

Lógicamente su interior se beneficia de la longitud de su carrocería. Esta variante, denominada Larga, mide 5.14 metros. Aunque podremos optar por otros dos tamaños de 4.9 y 5,37 metros respectivamente. Además la altura de la misma, 1,88, y la anchura, 1,93, hacen de ella un cubículo del tamaño del salón de muchas casas de hoy en día.

El interior de nuestra protagonista de hoy alberga una vistosa pantalla situada en el centro del salpicadero que se controla gracias a una almohadilla táctil desde la que podremos escribir números y letras usando nuestro dedo como si de un lápiz se tratase. Todo ello se suma a otra opciones de control como los mandos que aloja el volante o el propio sistema de control por voz.

Por dentro todo nos recuerda que estamos subidos a un Mercedes.

Los asisentos individuales son de una calidad y confort inmejorable.

Aún disponiendo de espacio para siete ocupantes queda un generoso maletero.

Por otra parte quería apuntar que el motor que probamos no es el más pequeño que puede incorporar la Clase V. Esta versión denominada comercialmente V220d dispone de un propulsor de 2.143 cc –como todas- pero con un acabado de 163 caballos. Una potencia que cumplió perfectamente en las condiciones de la prueba. Esto es con cuatro adultos, dos niños y el espacio del maletero completamente lleno de equipaje. De todas formas, para el que quiera algo más de brío y mantener cruceros “poco” legales hay una versión con 190 caballos.

La caja de cambios es automática de 7 velocidades. Además el emplazamiento de su palanca resultará, para muchos, cuanto menos diferente. Y es que está colocada en la columna de la dirección, como los mandos del limpiaparabrisas en muchos coches,  y, si nunca lo has usado, requiere de un tiempo de adaptación. Eso sí, detrás del volante esconde unas levas para facilitar la maniobra cuando queramos utilizar la transmisión en modo manual.

No podemos decir que su conducción es dinámica pues estamos hablando de un gigante de más de dos toneladas de peso. Pero si tenemos que apuntar que se mueve con destreza en carretera y que la suspensión es muy cómoda con menos movimientos de carrocería de lo que cabría esperar. En ciudad pese a su tamaño cuenta con la ventaja de una dirección que permite girar sus ruedas muchísimo facilitando incorporarnos a las calles más pequeñas.

Los consumos son realmente interesantes en función del vehículo que estamos hablando. Este diesel es capaz de llevar a siete personas y su equipaje a ritmos legales por poco más de 6 litros de gasoil cada cien kilómetros. Con cifras como esta cabe pensar si alguien todavía duda de la eficiencia de este tipo de motores. Como añadido incorpora la función AddBlue que hace aun más eficiente su mecánica.

Nuestra unidad de pruebas incorporaba llantas de veinte pulgadas.

A través de este sofisticado mando podremos navegar por los menús de su pantalla multimedia.

Por lo que atañe a los sistemas de ayuda a la conducción puede incorporar hasta una decena. Entre ellos destaca, por novedoso y poco conocido, el asistente por viento lateral. Muy útil en este tipo de vehículos con tanta superficie en los costados. Este sistema detecta mediante unos sensores si se produce un golpe de viento lateral y frena las ruedas del lado en cuestión para minimizar los efectos de la ráfaga de aire.

¿El precio? Pues es el gran hándicap del que quiera este modelo. Ofrece muchas ventajas en cuanto a espacio, potencia, consumo, equipamiento, imagen… y esto hay que pagarlo. La versión de la foto superaba los 50.000 euros. Aunque el modelo puede superar los 100.000 en su máxima expresión.

0

¡Como ha cambiado el fabricante checo Skoda! Desde aquellos primitivos coches que llegaban del norte de Europa ya queda bien poco. Y es que haber entrado a formar parte del gigante VAG ha sido la clave de su espectacular evolución.

Potente y poderosa es la imagen del todocamino más grande de Skoda, el Kodiaq

Un desarrollo que lo ha llevado hasta el punto donde está ahora en el que ya nadie se acerca a sus productos buscando un material económico pero de escasa calidad. Ahora casi se solapan sus productos, a nivel de terminaciones y estilo, con los de sus hermanos de Seat o Volkswagen.

Los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros, aportan buena parte de una personalidad que se apoya en líneas suaves y simples.

Y tan lejos ha llegado su viaje que con el automóvil que probamos hoy demuestra que es una marca que está preparada para pelear, con garantías, en cualquier segmento. También en la de los SUV de siete plazas.

De hecho este modelo, el Kodiaq, es el primero de este tipo de coches que presenta. Un todocamino grande, de imagen poderosa pero sobria y que adopta unas líneas suaves y sin estridencias que le ayudarán a buen seguro a llegar a la retina de una gran cantidad de clientes.

De mover este enorme “oso” -su nombre deriva de una especie de este mamífero que habita en la isla de Alaska- se encarga un bloque diesel de dos litros con cuatro cilindros y 150 caballos. Un motor que resulta algo justo si lo que queremos es aceleraciones fuertes. Eso sí, a ritmos legales funciona con suavidad y no se muestra excesivamente ruidoso. Sobretodo cuando ya ha cogido temperatura. Además, una vez hemos cogido velocidad, es capaz de mantener velocidades de crucero mucho más que suficientes.

Y es que su respuesta a nuestras peticiones sobre el acelerador se cumplen con  premura y, ya desde muy bajas vueltas, podemos disfrutar de su cifra de par. No olvidemos que estamos ante un todocamino de grandes dimensiones con un peso de 1.667 kilos.

Lo que no me cansaré es de elogiar su caja de cambios automática de siete velocidades. La conocida DSG del grupo Volkswagen. Y lo digo porque resulta cómoda, rápida y tremendamente silenciosa a la hora de ejecutar su trabajo. De buena factura resultan también sus levas escondidas tras el volante y que giran con él en un conjunto indivisible.

Su interior ofrece unos acabados intachables y un ambiente sobrio y con sensación de durabilidad.

Nuestra unidad de pruebas disponía únicamente de tracción delantera. Una elección inteligente para todos aquellos, que son muchos, que harán uso de este gigante sólo por su tamaño y habitabilidad pero que no buscan un uso fuera del asfalto. Y es que cuando los motores sólo se tienen que ocupar de un eje los consumos se ven seríamente afectados. Es fácil encontrar en el ordenador de a bordo de un Skoda Kodiaq 2.0 TDI de 150 caballos cifras levemente por encima de los seis litros.

Por otra parte, como opción podremos disponer de un selector de modos de conducción. Un sistema que incide en la respuesta del motor, la caja de cambios, la suspensión -si lleva los amortiguadores DCC- y la dirección asistida. Las opciones a nuestra disposición será Normal, Eco, Sport, Individual y Snow.

Los asientos los podríamos encontrar en cualquier berlina de carácter deportivo.

La parte trasera es muy amplia y en ella pueden viajar tres adultos sin problemas.

Las plazas supletorias que se alojan en el maletero son sólo aptas para niños

En cuanto a su habitabilidad interior dispone de espacio para que cinco ocupantes se acomoden con holgura. Además, las plazas delanteras disfrutan, en el acabado de la foto, de unos llamativos asientos tipo baquet con multitud de reglajes. Por ello, y junto con la movilidad de su volante, encontrar una buena postura de conducción está garantizado para cualquier talla.

Por otra parte, en sus plazas traseras hay espacio suficiente tanto para las piernas como para la cabeza. Además, si contamos como opción con el enorme techo panorámico la sensación de amplitud está prácticamente asegurada. Otra cosa es la tercera fila de asientos -si es que hemos configurado una unidad de siete plazas-. Allí encontraremos dos banquetas fácilmente escamoteables en el piso del maletero pero que sólo nos darán servicio para niños de máximo 1,50 metros de altura.

El cuadro de instrumentos es sencillo y claro.

No me quiero olvidar de citaros una de las principales ventajas del Skoda Kodiaq. Y es que, a diferencia de su hermano el Volkswagen Tiguan Allspace, puede configurarse con 5 plazas. ¿ventajas? Dispondremos de un maletero con una mayor profundidad pues utilizaremos como espacio útil de carga el destinado en la versión de 7 ocupantes para esconder los asientos traseros opcionales. Por cierto, si sólo usamos la parte delantera y abatimos todos sus asientos podremos meter en su interior una bicicleta tanto de montaña como de carretera sin desmontar.

Por dentro destaca también por unos materiales de calidad que nos desmerecen en absoluto a alguno de sus rivales premium. Plásticos blandos y cuero se entremezclan dando una sensación agradable y de coche “bien hecho”. Además, su diseño, simple y minimalista, nos ayuda a encontrar todos los elementos rápido y a acostumbrarnos a su uso con apenas circular unos kilómetros.

En el salpicadero encontramos, como eje de todo su diseño, una enorme pantalla tipo tablet desde la que podremos manejar su excelente dotación tecnológica. Una pantalla táctil que incorpora menus de fácil comprensión y que te hará la vida más fácil a bordo.

Las plazas trasersa contaban con su climatizador e, incluso, con asientos calefactables.

Os puedo asegurar que con el invierno que llevamos le saqué un buen partido a los paraguas que esconden los cantos de las puertas delanteras

No obstante también ofrece multitud de huecos portaobjetos además de una curiosa guantera doble. Además dispone de detalles muy prácticos como unos paraguas alojados en el canto de las puertas delanteras, una linterna de imán usando la luz del maletero, unas piezas de plástico en las puertas para evitar dañar a otros coches al abrirlas y que se esconden cuando las cerramos o unas mantas en las plazas traseras muy útiles cuando tenemos niños.

Con todo lo que te he contado hasta ahora me imagino que no te esperas que se trate de un todocamino low cost. Y es que a poco que configures un Kodiaq a tu gusto tendrás que rellenar un cheque con una cifra superior a los 30.000 euros.

 

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies