Competición

0

Sí, es un titular confuso pero la realidad os sonará increíblemente familiar. Y para ello estamos aquí, para explicarla de una manera sencilla. Empecemos. Como es bien sabido, los Formula 1 actuales tienen una centralita común, fabricada por McLaren Electronics, en un intento de minimizar los costes de desarrollo de los equipos (aunque sea ahorrando en el chocolate del loro, como en este caso). Dicha centralita, cuyo software está hecho por Microsoft (la misma que hace el S.O. Windows) controla todo el funcionamiento del monoplaza, gestionando y gobernando el monoplaza desde el momento en que se pone en marcha. Y como todo buen software de la compañía de Redmond, cuando se actualiza, tiene sus “pequeños problemas” de funcionamiento. Los F1 han empezado a descubrirlos esta pretemporada (que sepamos) a tenor de lo que les está ocurriendo a los equipos estos días. ¿Quieres saber más? pues adelante, que no tiene desperdicio…

 

 

Lo primero que hay que aclarar es que el contrato para contar de nuevo con la centralita fabricada por McLaren y Microsoft ha sido renovado. Y en esa renovación parece estar la clave de los problemas que están sufriendo los equipos. El software de la centralita ha sido actualizado (sí, efectivamente, con las caras de terror que suele implicar decir eso) con vistas a poder adaptarse a lo que el año que viene será necesario para gobernar los nuevos monoplazas, con motores V6 Turbo y con mayor protagonismo del KERS. El resultado, como podéis imaginar, es obvio: las centralitas fallan y dejan a los equipos a ciegas a la hora de gestionar los monoplazas durante estos tests. Así lo explican los mismos protagonistas, según Auto Motor un Sports:

 

“It was like the Middle Ages of motor sports” atestigua la revista (“es como volver a la Edad Media del motorsportI”

“But I don’t think we were alone in that” – “Pero no creo que seamos los únicos” – dicho por Andy Damerum, indicando que es generalizado.

“We could not talk to our car” – Dickie Stanford, indicando que no pueden comunicarse con el coche.

 

Como solución, como no, han optado por volver a la versión anterior del software, la del 2012, en un intento de volver a intentar gestionar unos monoplazas que sin la centralita no funcionan lógicamente como deben. De hecho, sobre esa versión del 2012 están trabajando para adecuarla a los requisitos de este año y como dice Luca Marmorini, Jefe de Motores de Ferrari, “cada día hay nuevas actualizaciones”. Eso sí, también asegura que “estamos seguros de que todo funcionará correctamente para Melbourne”. De momento, lo que sí es cierto es que los neumáticos no son los únicos problemas que van a tener hasta que llegue el primer gran premio, y que incluso estas centralitas hechas por McLaren y Microsoft pueden llegar a ser causa de abandonos en las primeras carreras, cuando la fiabilidad siempre es más delicada. No sabemos si saldrá la típica “pantalla azul de la muerte” que antes salía en los ordenadores de antaño, pero lo que sí es cierto es que esta pretemporada es un dolor de cabeza adicional para los equipos. Será interesante ver hasta donde llega y si termina solucionándose definitivamente de cara a la primera carrera de la temporada. Pero mientras tanto, seguro que Microsoft ya sabe que los errores de sus actualizaciones no son exclusivos de los Pc’s que tenemos en casa. Una recomendación mientras lo solucionan: Ctrl + Alt + Supr y todo empieza de nuevo….

Por Juan Ávila

0

 Jaime Alguersuari ha puesto el dedo en la llaga: la F1 ha dejado de ser un deporte donde sólo la calidad del piloto cuenta a la hora de hacerse con un asiento. No es nada nuevo este año aunque sí es cierto que el efecto ha sido mayor que en temporadas anteriores. La cuestión radica en saber si es algo que es temporal y si está influyendo negativamente en la calidad de los pilotos que forman la parrilla. O si cuando menos, lo está haciendo en una mayor intensidad. Repasando la parrilla de este año, y comparándola con respecto a otros años, este sí parece ser el caso. Pero entremos en detalle…

 

 

De los 22 pilotos que forman la parrilla, como correspondencia a los 11 equipos que hay este año, al menos 10 de ellos han tenido que aportar cantidades monetarias para conseguir sus respectivos volantes. Repasando uno por uno nos encontraremos todos aquellos que se han asegurado un puesto que de otra manera no hubiera sido para ellos sólo por su calidad: Grosjean (con los 18-20 mill. eur de Total), Hulkenberg (patrocinio de Dekra en Sauber), Gutíerrez (las empresas de Carlos Slim en Sauber), Bianchi o Sutil (Aretra o Medion con sus fajos de dinero, hasta 8 mill. se llega a decir con el alemán), Maldonado (30 mill. de PDVSA), Bottas (el propio Toto Wolf dijo que trabajó con él para traer patrocinios a Williams y posibilitar su ascenso), Pic (a través de la firma Lagardere, que en Marussia se dice que puso 6-7 mill.), Van der Garde (con los mill. de McGregor en Caterham), Chilton y Razzia en Marussia (entre los dos se dice que ponen 20 mill. de eur en el equipo anglo ruso). Y todo ello sin tener en cuenta que, como dijo Martin Whitmarsh, el hecho de traer a Sergio Pérez a McLaren fue considerado como consecuencia de las peticiones de los patrocinadores del equipo, que necesitaban de una nacionalidad como la del Mexicano para llegar a colmar sus intereses (como el Santander, por ejemplo). Es por ello por lo que media parrilla parece estar puesta en subasta, cuando en 2010, con 2 pilotos más en la parrilla, esa cifra era casi de la mitad, 6 de 24 (y 3 de esos 6 provenientes de los equipos de cola). Cuando en el pasado no había mayor problema en este sentido, en la actualidad  parece el mayor del Campeonato. La crisis se ha cebado con los ingresos por patrocinios en los equipos, que ya no tienen en su decoración la cantidad de pegatinas que anteriormente tenían. No hay más que fijarse en el Minardi de Fernando Alonso cuando debutó en 2001 para ver que eso ahora mismo no es algo que por diversidad veamos ni en los equipos más grandes. Los equipos comerciales siguen anclados en los esquemas del pasado, que lejos de valer para la actual coyuntura económica, son modelos anquilosados (viejos, desactualizados) que les llevan a la situación actual: 7 de los 11 equipos de la parrilla pierden dinero o están en una situación financiera preocupante. Lo que antes sólo era propio del último equipo de la parrilla, ahora abarca a todos los que van desde Lotus Renault hacia abajo. Incluso equipos como McLaren tienen que elegir su 2º espada pensando en los consejos de los patrocinadores, algo que nadie se hubiera imaginado unos años antes. La cosa está fea, como se dice llanamente…pero ¿que hacer contra esto?

 

 

Jaime protesta y alza la voz por algo que considera profundamente injusto. Y razón no le falta. Pero en los años que viene dista de ser una tendencia que vaya a desaparecer. ¿Por qué? porque como él mismo reconoce en la entrevista que le ha realizado Carlos Miquel, el nivel del monoplaza marca los resultados que se pueden alcanzar con él, y los equipos, conocedores de donde está la diferencia de rendimiento, apuestan al dinero que pueden invertir en el coche en vez de al talento que pueda traer el piloto. Y es por una razón muy sencilla, como que si entre el mejor coche de la parrilla y el peor puede haber 4-5 segundos según circuitos, traer un mejor o peor piloto te va a aportar entre 3-5 décimas como máximo, en el mejor de los casos. Esto implica que los equipos elijan mejorar segundos enteros con el dinero proveniente del patrocinio en vez de décimas con la calidad de lo que puedan aportar los pilotos. Justo o injusto, en la coyuntura actual, no se les puede echar en cara teniendo en cuenta que cada escudería lucha por lograr los mejores resultados posibles con el dinero del que dispone. Sea o no justo deportivamente, el objeto de cada una es batir a sus adversarios con las armas que tiene, no lograr que la F1 sea el paradigma de la calidad de los pilotos que compiten en la misma, de cuyo objetivo se tienen que encargar otros actores en esta película.

Sí, la F1 corre el mismo riesgo que en su momento afrontaron otras disciplinas, como la Indy por ejemplo, donde la ausencia de grandes espadas de calidad contrastada la fue restando protagonismo. Los pilotos que forman la parrilla de la F1 deberían ser los mejores puesto que es la máxima especialidad del automovilismo de circuitos. Para que ello fuera posible sería necesario un cambio profundo en el sistema que no sólo se resuelve con un incremento en la distribución de los ingresos según el Nuevo Pacto de la Concordia. ¿Por qué? porque si nos basamos en lo que regía anteriormente, entre quedar 5º en el Campeonato de Constructores y hacerlo 8º sólo había 12 mill. de eur de diferencia. Si tenemos en cuenta que eso es lo que puso Bruno Senna a Williams, al equipo de Franck le pudo compensar la apuesta por el brasileño si sólo lo económico fuera el factor a tener en cuenta. Incrementarla hasta un 15% más no haría que esos 1,8 mill. adicionales fueran suficientes para cambiar el sistema. Los equipos son máquinas de gastar y aumentar el dinero en circulación no hará mas fácil alcanzar la rentabilidad, puesto que como en la economía global, echar más dinero al sistema sólo hace encarecer los bienes, pues todo el mundo tiene más dinero para gastar. Con la F1, lo que sucederá es que la décima se segundo será más cara, nada más. Toca un cambio más profundo, y en la labor de un piloto no está la posibilidad de cambiar todo esto. Jaime lo debería saber y adaptarse mientras los actores que deciden como se rige la F1 no cambien el modelo. Porque lo que es cierto es que con este sistema actual la situación no va a mejorar ni para Jaime ni para pilotos que con la calidad de Kobayashi, Glock, Kovalainen, Barruchello, Buemi, Trulli, De la Rosa, etc…se han quedado fuera de la parrilla este año. En 2014 los gastos se incrementan y si este año no ha sido posible, los años siguiente no lo va a ser más. Así que si no pinta de que vaya a cambiar el modelo, que menos que intentar maximizar tus opciones de ser el elegido mientras los que mandan en esto deciden como conseguir dar la vuelta a la tortilla. Y sí,  sería muy perjudicial para la F1 ver como otras disciplinas se convierten en el paradigma de la calidad de sus pilotos integrantes mientras en el Gran Circo se reservan los asientos a medianías con dinero. Pero mientras la FOM, la FIA y los equipos tengan la pelota en su campo y sigan actuando de la misma forma, los pilotos poco pueden hacer salvo jugar sus cartas de la mejor manera posible. En ellos no reside la culpa de quien conduce y quien no. Cada uno juega sus cartas lo mejor que sabe. Y Jaime debe adaptarse mientras en la partida se juegue con esta baraja. Luchar sólo contra el sistema no le va a devolver un puesto en la parrilla, por mucha que sea su calidad. Ahora rigen unas normas y hay que jugar con ellas. Gusten más o gusten menos, esto es lo que hay…

 

Por Juan Ávila

0
 Triste pero cierto: Jaime Alguersuari no competirá este año en la F1. Y no lo hará no porque lo digamos nosotros, sino porque él mismo ha confirmado que este año no tendrá un volante en la parrilla del Gran Circo. Ni la foto de las ovejas, ni las palabras de Paul Hembery, todo se diluye como un azucarillo y de alguna manera se compromete seriamente la trayectoria de Jaime en la F1. Se puede pensar que el juego no ha acabado, que quien permanece cerca y no sale de este deporte siempre tiene opciones en el futuro. Y puede que así sea…pero un experimento que no varía sus condiciones está condenado a repetir siempre los mismos resultados. Jaime necesita dinero y un buen manager. Lo primero no depende directamente de él, pero lo segundo sí. Pero antes de entrar en críticas y opiniones, veamos lo que ha dicho…y lo que conlleva.

Así explica Jaime el que no le vayamos a ver entre los participantes de la temporada 2013:

Nunca imaginé que tendría que luchar tanto fuera de la pista para finalmente asumir que en 2013 no estaré en F1. Os aseguro a todos que he estado convencido la mayor parte de la temporada 2012 de F1 de que mi asiento estaba asegurado en un equipo que puntúa habitualmente. Así me lo hicieron saber y así lo asumí como cierto. En razón a esta convicción he dejado pasar oportunidades en otros campeonatos. He esperado con fe y anhelo que el valor de mi trayectoria deportiva y los compromisos verbales que había recibido se concretaran con mi regreso a la F1 en 2013. No ha sido así”

Soy plenamente consciente del trabajazo que hicimos tanto yo como Buemi y de la calidad de los dos. Solo sueño en conducir un coche que me permita competir al mismo nivel del ‘top 5’. Jugaré mis cartas lo mejor que sepa apostando por el talento, la experiencia y mi historial, nada más”

“Aunque en España la economía está en el peor momento de nuestra historia moderna, y salvo el Banco de Santander, ninguna otra empresa considera la Fórmula Uno como una inversión rentable y sostenible, yo sé la edad que tengo, conozco mi palmarés y mi convicción de que merezco un coche ganador en la F1. Y voy a seguir luchando por ello”

Palabras cargadas de la convicción de que va a seguir intentándolo, de que no se rinde, de que conoce su calidad y de que se sabe merecedor de una oportunidad. El mismo Jaime que en la F3 le ganó el título al mismo Sergio Pérez que ahora se sienta en un McLaren es el mismo que tiene que continuar otro año más fuera de los focos que un gran premio te da. Y es esa misma convicción la que parece estar jugándole una mala pasada por no gestionarla de la manera más adecuada. Si bien es positivo que uno sepa la calidad que atesora y sea firme a la hora de creérsela y demostrársela al resto, esta misma convicción no se tiene que trasladar necesariamente a todas las áreas, porque no necesariamente uno es el mejor en todas las áreas necesarias para triunfar en la F1. Y una de ellas, como no, es la dirección de tu carrera deportiva. Ese área en la que tras un año apartado de los focos, termina sin triunfar a tenor de los resultados. Jaime, de una u otra manera, necesita tener un manager que tenga la misma calidad que él a la hora de tirar el monoplaza en la frenada de una curva. El mejor se distingue siempre por saber rodearse de los mejores. Schumacher en su momento se rodeó de un gran manager como Willy Webber, el famoso Mr. 20%, que supo dirigir su carrera hasta que se separaron. Se supo rodear de grandes directores, de grandes diseñadores, de grandes ingenieros, responsables de prensa, etc. Es decir, de todo el personal necesario, y con las cualidades adecuadas, para poder centrarse en lo que mejor sabía hacer: conducir monoplazas de F1. Ese sigue siendo el gran lastre para ver triunfar a Jaime, el no haberse hecho con un manager que se gane el sueldo vendiendo la calidad de su piloto y haciendo valer el potencial que todavía atesora. En un campeonato donde el dinero se empieza a demostrar como imprescindible para conseguir un volante, carecer también de un buen manager puede resultar ya como completamente definitivo.

 

 

Jaime es posiblemente el mayor valor dado por la cantera de Red Bull con la excepción de Vettel. Y lo decimos conociendo los pilotos que han salido de allí, desde que Marko inauguró esa tarea trayendo a pilotos de una calidad tan discutible como Enrique Bernoldi o Scott Speed. Sí, Jaime es un piloto con la garra y la inteligencia suficiente en carrera como para sacar lo mejor que tiene el monoplaza, como para lanzarse sobre el monoplaza del rival sin pestañear ni dudar un solo instante. Pero ese mismo piloto al que nadie entendió que se le echara de Red Bull en su mejor temporada es también el mismo al que le ha perdido el que su convicción haya llegado a más áreas de las que debía. Jaime tiene calidad más que suficiente para estar en uno de los 5-6 primeros equipos de la parrilla. Nadie duda en otorgársela a un Sergio Pérez al que Él batió en un Campeonato monomarca y que ahora se sienta en un McLaren. Lo mismo debería suceder con él. Y sin embargo, tras un año fuera de los focos que dan los grandes premios, ahora las oportunidades se le niegan. Lo cierto, por tanto, es que algo tiene que cambiar en su ecuación para lograr hacerse valer en un Campeonato al que llegar sin dinero ya supone una dificultad difícil de superar. Y posiblemente hacerse con un manager como Dios manda sea una de las variables a cambiar. Jaime posiblemente tenga en Pirelli una opción de continuar ligado a la F1, pero el riesgo que ello supone para su carrera es también importante. ¿Por qué? porque le puede pasar lo mismo que a Lucas di Grassi, que siendo piloto Pirelli, ya no aparece en ninguna quiniela y es un retazo del pasado. Un piloto que, no olvidemos, peleó siempre por el campeonato de la GP2 y que estuvo en el programa de jóvenes pilotos de Renault. Aquel que se le suponía un gran potencial y que tras el paso por Marussia, terminó guardado en el armario de la marca de neumáticos italiana.

Sí, Jaime necesita más que nunca cambiar el camino, estar los fines de semana en los grandes premios, estar relacionado con alguna escudería, ser parte de los Viernes, Sábados y Domingos de alguna manera. Me cuestra creer que la opción de ser 3er piloto de equipos como Force India, Williams, McLaren o Mercedes no las haya contemplado, con lo que ello supondría para relanzar su carrera. Son todas ellas escuderías que no tienen un 3er piloto contrastado, con experiencia, que les pueda ayudar con el desarrollo del monoplaza, así como estar preparado por si alguna vez suena la flauta y tiene que sustituir a uno de sus pilotos titulares. Jaime tiene que llamar a esas puertas, no cerrarse en banda, tener amplitud de miras, y reinventarse una carrera que de seguir otro año más a la sombra de Pirelli, puede terminar por estar herida de muerte, como le sucede a Di Grassi. Dicen que la puerta de Force India para ser 3er piloto sigue ahí, algo que ya pusimos que sería interesante, y que juzgábamos como probable tras esa visita a Silverstone, con la foto de las ovejas de por medio. Ahora habla con una resignación que por momentos invita a olvidarse de esa idea, con Bianchi y Karthikeyan estando en primera línea para ese puesto. Sea como fuere, lo cierto es que la opción de probar para la marca de neumáticos garantiza disputar km en un monoplaza de F1, pero al mismo tiempo te aleja de la memoria de todos aquellos que deciden en las escuderías. El 2011 queda lejos en los recuerdos de todos aquellos que deciden, el 2012 lo pasó a la sombra, y el 2013 no tiene el factor de la injusticia tan relativamente reciente como para que aquellos que puedan dudar se terminen acordando de lo que hizo Jaime en Toro Rosso. Eso queda lejos. En las manos de Jaime está reconducir su carrera, pero un año más a la sombra de Pirelli no me parece la idea más acertada para cambiar los resultados de la ecuación. O Jaime reacciona ahora, o su futuro en la F1 se puede diluir como un azucarillo. En sus manos está…

Por Juan Ávila

0
Redacción deportes, 16 feb (EFE).- El piloto español Jaime Alguersuari, en el equipo Red Bull hasta el inicio de la temporada 2012, aseguró hoy tras asumir que no tendrá tampoco equipo en 2013 que “la Fórmula Uno se ha convertido en una subasta”.
Alguersuari, de 22 años, 46 Grandes Premios disputados y 31 puntos sumados, envió hoy un comunicado en el que explica su situación profesional y personal. En su nota, califica como “incomprensible” la decisión de Red Bull de no contar con él ya en 2012, “tras haber hecho mi mejor campaña deportiva en F1”, precisa el piloto.
Nunca imaginé que tendría que luchar tanto fuera de la pista para finalmente asumir que en 2013 no estaré en F1. Os aseguro a todos que he estado convencido la mayor parte de la temporada 2012 de F1 de que mi asiento estaba asegurado en un equipo que puntúa habitualmente”, indica el piloto español, el más joven de la historia en competir en la Fórmula Uno (19 años y 125 días).

“Así me lo hicieron saber y así lo asumí como cierto. En razón a esta convicción he dejado pasar oportunidades en otros campeonatos. He esperado con fe y anhelo que el valor de mi trayectoria deportiva y los compromisos verbales que había recibido se concretaran con mi regreso a la F1 en 2013. No ha sido así”, describe Alguersuari.
Según el piloto barcelonés, “los que se comprometieron” con él le han “dado razones” que tiene que “aceptar”, “pero que no comparto de ningún modo”, agrega.
“Soy plenamente consciente del trabajazo que hicimos tanto yo como Buemi y de la calidad de los dos. Solo sueño en conducir un coche que me permita competir al mismo nivel del ‘top 5’. Jugaré mis cartas lo mejor que sepa apostando por el talento, la experiencia y mi historial, nada más”, concluye.
Alguersuari matizó que “a pesar de todo” su carrera en la F1 a las 22 años “rotundamente no está acabada”.
“Por esperar a la F1 he perdido otras opciones interesantes, pero en cambio debo de agradecer a Paul Hembery, de Pirelli Motorsport, la confianza inalterable depositada en mi persona, al anunciar que cuenta conmigo para los test de desarrollo”, apunta Alguersuari, quien debutó en la máxima categoría en el Gran Premio de Hungría de 2009.
El piloto español informa de que seguirá, de este modo, en activo en la Fórmula Uno, “y completando más kilómetros de los que pueda hacer cualquier tercer piloto de esta disciplina”, comenta.
“Aunque en España la economía está en el peor momento de nuestra historia moderna, y salvo el Banco de Santander, ninguna otra empresa considera la Fórmula Uno como una inversión rentable y sostenible, yo sé la edad que tengo, conozco mi palmarés y mi convicción de que merezco un coche ganador en la F1. Y voy a seguir luchando por ello”, puntualiza en su nota.
Alguersuari anuncia, asimismo, que va a participar en el Mitja Marató de Barcelona y que seguirá entrenándose “duramente” en el Centro de Alto Rendimiento de Cataluña. EFE

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies