Categorías Posts tagged con "4×2"

4×2

0

Os quiero enseñar como ha quedado el nuevo Nissan Qashqai. Un modelo que llega al mercado para sustituir a la anterior versión que llevaba en el mercado desde 2014. Un modelo que llega con una medida de 4,39 metros y que tendrá que pelear en el mercado con modelos como tan nuevos como el Seat Ateca, el Skoda Karoq o el Peugeot 3008.

Pero me gustaría antes poneros en prespectiva sobre el modelo. Y lo digo porque se trata de uno de los primeros todocamino que llegaron al mercado. No olvidemos que la primera generación de este SUV arribó a los concesionarios en el año 2007. Sí, hace ya más de una decada.

Con el Nissan Qashqai el fabricante nipón demostró que elevar la carrocería de un compacto era una fórmula de éxito que, incluso hoy en día, sigue llamando la atención de los compradores. Detalles como una posición de conducción más alta o la posibilidad de abandonar la carretera con ciertas garantías han sido argumentos a los que todas las marcas han tenido que acceder.

Pero los argumentos de venta del Nissan Qasqhqai no quedan ahí. Y es que además de haber sido el  primero en llegar ofreció una acertada relación calidad precio así como una estructurada gama tanto de combinaciones mecánicas como de equipamiento.

Con todo ello se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. Una posición que no abandonó cuando apareción el siguiente modelo en 2014. Esto hizo que la gama se completara por debajo con otro vehículo al que el fabricante debe estar muy agradecido, el Juke. Una suerte para Nissan pues, en nuestro país, modelos como el Almera o el Pulsar jamás tuvieron el tirón que se merecían.

ESTÉTICA

Con esta renovación el Qashqai ha avanzado mucho y, nada más verlo, te das cuenta que estás ante un coche mucho más moderno y actual.

Por delante destaca por la grandísima parrilla en forma de V que sobresale incluso por delante del paragolpes. La marca también ha hecho especial incidencia en los grupos ópticos que incorporan tecnología full led con una interesante luz diurna en forma de punta.

Además la parte baja de la carrocería está cubierta por un plástico de color negro que refuerza sus formas y le da un carácter más robusto y duradero. Arriba, en el techo, luce un espectacular cristal panorámico y una moderna antena en forma de aleta de tiburón.

La visión lateral destaca por unas formas muy dinámicas que le dan un carácter personal y deportivo al Nissan Qashqai de nuevo generación. Las lunas traseras tintadas y los raíles de aluminio sobre el techo son dos extras que le ayudan a parecer un coche de una categoría superior.

MOTOR

Para probar el modelo nos hemos decidido por el motor de acceso a la gama en gasolina. Y es que aunque os parezca increíble las cifras de  venta de la marca indican que el 80 por ciento de los Qashqai que se venden son con este combustible. Parece que la mala prensa del diesel no tiene fin pues me consta que el motor dci de 130 cv de Nissan es una delicia en cuanto a prestaciones  y consumos.

El motor probado se denominada comercialmente 1.2 DIG-T. Se trata de un bloque de cuatro cilindros y 1,2 litros de cilindrada que con tecnología de inyección directa y turbo es capaz de lograr una entrega de potencia de 116 caballos (85 kw) y un par de 190 Nm.

Es un propulsor muy alegre que sube de vueltas con cierto dinamismo siempre y cuando estemos en un margen de uso que va desde las 3.000 hasta las 7.000 vueltas. Aunque haciendo honor a la verdad hay que decir que conforme va subiendo de marcha -disponía de una caja de cambios automática- el empuje se va resintiendo puesto que hablamos de un coche de poco más de cien caballos.

Se trata de una variante destinada a aquellos que utilicen el coche con poca carga y pasajeros y que no necesiten demasiada potencia para sus desplazamientos. Sabiendo esto te puedes encontrar con un coche muy silencioso que se maneja con suavidad dentro de los límites legales de velocidad con un consumo que puede estar en el entorno de los cinco litros.

A esto último ayuda su disposición como tracción delantera pues su mecánica tendrá que enviar potencia nada más que a este eje. Por eso pese a que el cambio es automático -muy suave y sin tirones- es algo más gastón por concepto que el manual, el consumo está entre los mejores de su segmento.

COMPORTAMIENTO DINÁMICO

Si tuviera que deciros como se comporta dinámicamente este Qashqai de las fotos en pocas palabras os diría que es cómodo y estable. Quizás también hay que contar que el modelo era de tracción a un sólo eje con lo que se ahorra casi cien kilos con respecto a su hermano cuatro por cuatro, con la consiguiente disminución de inercias.

A sus mandos te das cuenta enseguida que estas ante un SUV con una suspensión firme y que te aporta mucha seguridad al volante. Incluso a ritmos altos en autopista la confianza que trasmite el coche en los apoyos te hace circular sin miramientos. En carreteras más viradas los cambios de apoyo se establecen con rapidez y, pese a no ser un deportivo ni mucho menos, te puede trasmitir una sensación muy agradable de conducción. Por su estructura, si le buscamos las cosquillas, será el tren delantero el primero que se queje con un leve subviraje. Una acción que se corrige con sólo levantar el pie del gas.

Además de su interesante sistema de suspensión, nuestra unidad de pruebas contaba con la ventaja de contar con una gran cantidad de goma en contacto con el suelo. ¿Porqué? Pues porque montaba unas enormes llantas de diecinueve pulgadas -son opcionales y cuestan unos 1.500 euros- con neumáticos en medida 225/45.

INTERIOR

Por dentro el nuevo Nissan Qashqai también ha sufrido una serie de cambios. Y lo primero ha sido una clara mejora en cuanto a los materiales y al ajuste de los mismo. Si bien debemos aclarar que la unidad que hemos probado corresponde al acabado más alto de la gama. Como podéis comprobar en las fotos el cuero está presente por todo el habitáculo que, además, incorpora elementos en símil aluminio que le dan un aspecto muy deportivo.

Su accesibilidad es buena gracias a unas puertas que se abren con generosidad. Asi mismo los asientos son tremendamente cómodos -gracias a un acolchado generoso- y aptos para largas tiradas a los mandos del Nissan Qashqai. Unos mandos que están perfectamente situados alrededor del conductor.

El volante también es una de las novedades de esta nueva generación del modelo. Un elemento de tacto agradable, con una aro menor que el anterior que, por cierto, está achatado en su parte más baja.

Como en casi todos los coches actuales la consola central está presidida por una pantalla que, en este caso, es de siete pulgadas. Una pantalla táctil que empieza a quedarse pequeña para las modas actuales y que mantiene unos gráficos algo pasados de moda. Pese a ello es de agradecer que tenga ciertos botones para el acceso directo a algunas funciones del sistema de infoentretenimiento.

PRECIO

En este apartado nos vamos a encontrar con el hándicap, o no, según tus gustos y presupuesto, de estar ante una unidad repleta de extras. Y es que quizás te parezca demasiado si te digo que un coche como el que estás viendo se va a una tarifa de algo más de 30.000 euros.

Pero no te alarmes. Si te gusta el Qashqai y todos sus argumentos de consumo, habitabilidad, espacio y comportamiento te podrás llevar uno desde apenas 22.000 euros.

Además contarás con la garantía de la red de concesionarios de la marca que más y mejor ha entendido el fenómeno SUV en España. No olvidemos que el que da primero da dos veces….

DETALLES

El techo panorámico le da una visibilidad increíble al interior del Nissan Qashqai.

Como en todo este tipo de coches el maletero no es exagerado. Pese a ello tiene una capacidad de 430 litros y dispone de un espacio debajo del piso.

En el cuadro de instrumentos Nissan ha arriesgado poco. Es sencillo y simple. Para qué más.

A la altura de la rodilla izquierda del conductor esta este espacio para diversos botones. En nuestra unidad sólo estaban aptos el del sistema de control de permanencia en el carril, el del modo ECO y el que desactiva el start and stop.

Con estos dos botones podremos poner a cero el cuenta kilómetros parcial y, además, modificar la intensidad de la luz del cuadro de instrumentos.

La llave del nuevo Nissan Qashqai es bastante más pequeña de lo que me esperaba.

A mano de los pasajeros delanteros -entre los asientos- están los controles de los asientos calefactables.

La palanca de cambios comparte espacio con el freno de mano eléctrico.

Nuestra unidad disponía de asientos eléctricos y con memoria.

En muchos coches de más de 40.000 euros no encontraremos unos asientos con este nivel estético, de acabados y de comodidad.

Es un gusto cuando te encuentras unos soportes Isofix tan cómodos de utilizar.

En las puertas se puede apreciar la calidad del conjunto. El cuero, los plásticos blandos y piezas en acabado aluminio le dan un aspecto de calidad y deportivo.

Desde la parte izquierda del volante se maneja el menu del cuadro de instrumentos y la voz de la radio.

Mientras en la parte derecha del volante están los mandos del control de velocidad, del teléfono y del control por voz.

El volante es de nueva factura. Más pequeño, achatado en su borde inferior y revestiod en cuero cosido.

En la consola central está una guantera con entrada USB, entrada aux y toma de 12v.

Para los pasajeros que viajen en los asientos traseros existe una toma de corriente.

0

Cuando pensamos en un automóvil que nos de cierta libertad para movernos fuera del asfalto se nos vienen a la cabeza fabricantes como Toyota, Mitsubishi o Land Rover. Pero ya nos estamos acostumbrando ha pensar en otras marcas a la hora de decidirnos por la compra de un todocamino. Marcas como la que hoy nos ocupa. Y es que Renault tiene claro que debe estar en el segmento de mayor crecimiento del mercado. Motivo por el cuál ya atesora una gama SUV compuesta por modelos como el Captur, el Koleos o el Kadjar.

Hoy toca hablar de este último que nace fruto de la alianza Renault/Nissan. Un modelo que se beneficia de todo lo aprendido por el fabricante japonés de su superéxito el Qasqhai. Un primo hermano que le va a facilitar mucho las cosas pero que también le ha puesto un listón tremendamente alto para elegirlo en lugar de su alter ego. El Renault Kadjar es la opción de la firma francesa dentro de los SUV compactos de tamaño medio -mide 4,44 metros de largo- y se fabrica íntegramente en la factoría que la marca del rombo tiene en Palencia.

Imagen moderna e incluso con un toque juvenil la del Kadjar de Renault

Pero vamos a meternos ya en materia. Estéticamente espero que las fotos os saquen de dudas sobre vuestro gusto. Pero a mí me ha parecido realmente atractivo pero sin estridencias. Delante destaca un enorme logo con el rombo característicos de la marca francesa y unos faros rasgados con tecnología led. Además las nervaduras del capó le dan un aspecto francamente dinámico. Su vista lateral está plagada de atractivos cromados y de unos generosos pasos de rueda que le dan una imagen muy de todoterreno. Es por detrás donde su diseño luce más limpio y sencillo pese a sus grandes grupos ópticos.

Por dentro ofrece una imagen sobria y que transmite calidad y durabilidad. Eso sí, se ve moderna y con todos sus elementos muy bien colocados. Con esto quiero decir que están realmente a mano del conductor. Destaca la pantalla central que preside el salpicadero y que en los acabados más altos puede llegar a ser de siete pulgadas. Además está equipada con el sistema multimedia R-Link 2 que puede conectarse a la red mediante la utilización de una red wi-fi y que, además, es compatible tanto a través de Apple CarPlay como de Android Auto.

Muchos detalles adornan la carrocería de la opción del rombo para el segmento SUV C del mercado

Por otra parte, el acceso a su habitáculo es cómodo gracias a su altura y a unas puertas de generoso tamaño. En las plazas traseras la anchura es aceptable aunque resulta complicado poner, por ejemplo, tres sillas adaptadas para niños. Eso sí dispone de anclajes Isofix para dos de ellas con una posición que hace realmente cómoda su utilización.

En cuanto al maletero, tiene una forma bastante regular por lo que resulta bastante fácil adaptar la carga a su espacio. Asimismo cuenta con la ventaja de la regulación longitudinal de la banqueta de asientos trasera por lo que puede crecer hasta conseguir un volumen de 472 litros. De todas maneras echamos en falta que dispusiera de una toma de corriente aunque si nos ofrece un punto de luz y ganchos para atar nuestra carga.

Calidad, espacio y buen equipamiento son una garantía que nos ofrece el Renault Kadjar

 

Tuvimos la ocasión de probar la mecánica diesel de 131 caballos. De ella destaca una agradable sensación de funcionamiento gracias a que es poco ruidoso, a que hace una entrega bastante progresiva de su energía y a un consumo realmente contenido. Además su caja de cambios manual de seis velociades -hay opción automática por uno 1.500 euros- está bien escalonada, es de tacto suave y la posición de la palanca resulta intachable.

Su esquema de suspensiones está diseñado pensando en el confort de los ocupantes. Aunque esta afirmación no nos debe llevar a pensar que es torpe de reacciones. De echo a sus mandos la sensación es de aplomo si viajes por autovía e incluso si atacamos algún tramo de curvas de una carretera nacional. La frenada dispone de potencia suficiente y recibe los beneficios de un buen reparto de pesos que hace que, incluso en pleno apoyo, se pueda detener el Kadjar con plenas garantías.

Nuestra unidad estaba equipada con tracción total. Con ella podemos afrontar sin temor alguna excursión fuera del asfalto teniendo en cuenta que su altura libre al suelo es de 200 milímetros. Además, la gestión electrónica de su sistema 4×4 hace que sólo se utilice cuando es realmente necesario por lo que los consumos se verán poco penalizados con respecto a sus hermanos de tracción simple. Durante nuestra prueba, con una conducción no deportiva pero si alegre estuvimos en el entorno de los seis litros.

No obstante lleva un excelente equipamiento de seguridad. Unos dispositivos que se comportan muy bien y que nos harán la conducción mucho más cómoda y seguro. Hablo de la alerta de cambio involuntario de carril, el reconocimiento de señales de velocidad máxima permitida o el asistente de luces para el cambio automático de cortas y largas.

Otra de las ventajas del Renault Kadjar es su elevado volumen de versiones, diecisiete concretamente. Y es que este todocamino del rombo nos permite combinar cuatro niveles de acabados con tres diferentes motorizaciones, dos tipos de cajas de cambio e incluso la posibilidad de elegirlo con tracción delantera o total.

El precio sin duda será un factor determinante a la hora de plantearnos su compra. Si, ya se que es una obiedad pero es que siendo casi hermano del Nissan Qasqhai, líder de ventas indiscutible, tiene que ofrecernos más, por menos para robarle clientela. De esta manera Renault ofrece su Kadjar desde 20.597 euros aunque tenemos opciones por encima de los 30.00 para los que gusten de mayor y mejor equipamiento.

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies