Categorías Posts tagged con "Automático"

Automático

0

Esta semana probamos un superventas. Se trata del vehículo híbrido enchufable más vendido del momento. De echo hace escasos días la marca anunciaba que ya se han matriculado en el mundo 200.000 unidades de este modelo. Quizás las primeras al albur de conseguir la preciada pegatina cero emisiones pero no sólo de eso vive el Outlander PHEV. Vamos entonces a desgranar los argumentos que tiene esta máquina para conseguir convencer a tantos clientes.

Su configuración está basada en un motor de gasolina con cuatro cilindros de ciclo Atkinson de 2.400 centímetros cúbicos. Una mecánica que llega al modelo 2019 sustituyendo al anterior bloque de dos litros. De esta manera consigue pasar en potencia en su parte térmica de 120 a 135 caballos. También suma más caballos en lo que respecta a la variante eléctrica que incorpora. Y es que los dos motores eléctricos que tiene, uno sobre cada eje motriz, pasan ahora a disponer 95 caballos (asociados a una batería de 13,8 kwh de capacidad) ganando trece con respecto a su antecesor. Motivo por el cual su energía combinada está ahora en 230 caballos, casi tres decenas por encima del modelo anterior. Como decimos se trata de un suv de tracción total. Una tracción de la que se encargan los dos motores eléctricos, como os podéis imaginar, dispuestos uno por cada eje. Un sistema 4×4 que además nos ofrece varias posibilidades de manejo gracias a los modos Normal, Snow y Lock.

Pero no debemos olvidar que este vehículo se ha pensando para aquel público que necesita circular por grandes ciudades. Es decir, pese a su imagen y capacidades para circular por caminos de tierra, tiene que convencer entre el tráfico urbano que es donde se va a beneficiar de su pegatina cero emisiones. Y aquí lo que hace es tirar de una autonomía cien por cien eléctrica que, si bien está homologada en 50 kilómetros, es cierto que cuidando la conducción la podemos superar sin problemas.

En cuanto a los modos de conducción ahora incorpora dos nuevos, Snow para superficies con poco grip y una denominada Sport que no es muy recomendable ni será muy utilizada por los usuarios por su leve carácter deportivo, eso sí, sigue incluyendo las opciones Normal, Eco y Eléctrico. Su caja de cambios es de tipo variador continuo con una sola relación de cambio. Bueno, dos, hacia delante o hacia atrás. Pese a ello nos regala unas hermosas levas tras el volante que nos servirán para gestionar el tipo de freno motor que queremos en caso de circular en modo manual.

Por lo que respecta a prestaciones puras el Outlander PHEV 2019 ofrece una aceleración de cero a cien kilómetros por hora de 10,5 segundos. También ha mejorado en lo relativo a la capacidad que ahora tiene para circular en modo eléctrico hasta una velocidad de 135 km/h (antes era de 120 km/h). A nivel dinámico también ha dado un paso hacia delante. Y lo hace apoyándose en tres mejoras importantes: una mayor rigidez de su carrocería, unos frenos más grandes (sus discos delanteros pasan de 294 a 320mm) y una insonorización más eficiente. Todo ello conjugado con una suspensión firme pero no dura y que busca más el confort que la deportividad.

Donde encontramos menos cambios es en su interior. Aquí sigue demostrando la calidad a la que nos tiene acostumbrados la marca. Los materiales se ven lujosos y ofrecen un tacto más que agradable y ahora incorpora nuevas molduras. Nos ha gustado mucho sus nuevos asientos de piel con un diseño atractivo y lujoso que, además, ofrecen una comodidad de  primer nivel.

No podemos poner pegas tampoco a su generoso espacio interior. Desde un maletero con un espacio de carga plano y cómodo con casi quinientos litros de capacidad hasta unas amplias plazas traseras que, como novedad, incorporan nuevas salidas de aire para la climatización. También ofrece una toma de corriente de 1.500w para poder utilizar como un enchufe convencional de nuestra casa.

La unidad que veis en las fotos corresponde al acabado más alto de la gama, el Kaiteki. Un formato lujoso donde no falta ningún detalle en cuanto a equipamiento de confort y de ayudas a la conducción (luces automáticas, sensor de lluvia, control de crucero adaptativo…). Pero ahora la marca, con gran acierto, ha sumado a la oferta un acabado más discreto denominado Motion que reduce la tarifa final y acerca el Outlander PHEV a más clientes potenciales. Y es que el acceso a la gama se establece en 33.295 euros sin tener que echar en falta elementos como la climatización, las llantas de 18 pulgadas, la cámara de visión trasera, el arranque sin llave, la pantalla de siete pulgadas… Pero si os ha gustado el modelo de las fotos os tendréis que ir hasta los 38.120 euros.

0

Esta semana probamos un producto realmente interesante. Un coche de esos que saben integrar aerodinámica, clase, deportividad y toda la tecnología de una marca como Mercedes. Estoy hablando del clase E coupé. Un modelo que llegó al mercado en 2017 y que confirma el avance en diseño que la marca de la estrella está realizando.

Es un coupé grande que crece hasta los 4,83 metros de largo. Un tamaño que le otorga un empaque espectacular cuando vemos su estampa en parado. Además la unidad que estáis viendo dispone del paquete deportivo exterior AMG Line. Con ello y con unas llantas de veinte pulgadas tenemos un cocktail realmente explosivo. Que levante la mano a quien no le guste.

Aunque sin duda un elemento que lo caracteriza, como ya lo hizo su antepasado el CLK, es la ausencia de marcos en las puertas que unido a las lunetas laterales practicables hacen un diseño espectacular a la vez que práctico. No es fácil ver en el mercado coches sin el pilar B y eso distingue a este clase E coupé.

Por dentro es un perfecto tratado de cómo combinar deportividad, elegancia y buenos ajustes. Dispone de cuatro plazas, es un 2+2 real, donde cuatro adultos pueden ir cómodos. La piel, el cuero y los plásticos de calidad en símil aluminio o carbono decoran todas sus piezas. Además llama la atención por unos aireadores de la climatización en forma de turbina. Sin olvidarnos de las dos pantallas de 12.3 pulgadas, una para el cuadro de instrumentos y otra multimedia, que descansan sobre su salpicadero.

El motor que probamos es el más asequible de toda la gama. Se trata de la variante llamada 220d que entrega 194 caballos. Es un propulsor de 4 cilindros en línea que consigue una aceleración suficiente –hace el cero a cien kilómetros por hora en 7,4 segundos- pero que está muy por debajo de otras mecánica de la gama del clase E coupé.

Sin duda lo que más se nota es que carece de la finura de los bloques de seis cilindros gasolina o, incluso, de las mecánicas diesel V6. Con todo ello y como digo más arriba acelera con decisión a la solicitud del pedal y máxime con la caja de cambios con la que iba combinado.Y es que la transmisión de esta unidad era automática, por convertidor de par, de nueve relaciones. Gracias a ella el empuje se percibe muy lineal y apenas se aprecian los cambios de marcha. Unos cambios que también podremos realizar pulsando las levas que incorpora tras su volante.

A nivel dinámico, como buen clase E, es un automóvil realmente cómodo. La suspensión es suave y filtra gratamente las irregularidades del terreno. Y eso que nuestra unidad incorporaba los amortiguadores de serie pues, como opción, hay la posibilidad de pedir unos muelles neumáticos con control de la dureza. También nos obsequia con diferentes modos de conducción que, en este caso, afectan a la dureza de la dirección y a la respuesta del acelerador así como a la velocidad a la que trabajará su caja de cambios 9G-Tronic. ¿Los frenos? Bien, gracias. Al menos para un uso razonable como el que hemos efectuado.

Su conducción es agradable pero hay que acostumbrarse a un automóvil menos ágil de lo que sus formas de coupé nos insinúan. Quizás recuerda más al andar de su hermano el clase E berlina. Y, al igual que este, nos transmite una gran seguridad a sus mandos dándonos cuenta de que siempre tenemos todo bajo control. Como os podéis imaginar en autovía es donde mejor se encuentra logrando un nivel de comodidad muy alto. Algo a lo que también contribuye su baja rumorosidad interior.

A nivel tecnológico puede incorporar prácticamente “de todo”. No olvidemos el salto que ha dado la marca alemana de la estrella en ese sentido en los últimos años.
Además ha estrenado el piloto automático para aparcar sin manos, los faros led adaptativos y, por su puesto, todos los componentes de seguridad activa y pasiva que os estáis imaginando.

Su precio está a partir de unos 53.000 euros. Un valor que se puede incrementar mucho en función de los extras que decidamos incorporar. Pero tenemos que pensar que estamos ante uno de los coupés más bonitos del mercado, con la tecnología mas avanzada y con consumos de un compacto de menor tamaño.

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies