Categorías Posts tagged con "Carlos Sainz"

Carlos Sainz

Carrera finalizada y el Gp de Singapur ya forma parte de la historia. Como sus resultados, como sus actuaciones…como los protagonistas de esta carrera nocturna que siempre promete tanto y que de vez en cuando deja lo mejor para el final. Pero sobre todo, con cada carrera , y Singapur no iba a ser menos, deja en el olvido rápidamente las oportunidades perdidas de aquellos que estaban llamados a hacer algo grande y que por el motivo que sea no han terminado de concretar el resultado ansiado. La F1 es cruel con ellos, porque del terreno de los “y si” no se escriben grandes crónicas ni se suman puntos que queden en el recuerdo.

Escribo esto porque como en cualquier otra carrera, hemos tenido protagonistas por derecho propio…y otros que iban para ello y se quedaron en el camino. Quizás se rediman en el siguiente gran premio, pero ello también dependerá de los medios que cuenten para lograr que la suerte les dé una nueva oportunidad. Hoy era terreno propicio para que pilotos como Ricciardo, Hulkenberg, Sainz, Kvyat o Raikkonen aprovecharan la oportunidad que tenían delante, cada uno dentro del objetivo que se podían marcar, por supuesto.

Empecemos por el que mejor lo tenía: Daniel Ricciardo. El australiano tenía una ocasión de oro para conseguir esa victoria que tanto se le resiste desde que aterrizó en este equipo austriaco tetracampeón del mundo que ahora parece remontar el vuelo. Salía en primera línea, con la estrategia adecuada, y con la única duda de los SC que podían salir en esta carrera. Y ha estado cerca, muy cerca…a falta de unas vueltas más para alcanzar y superar a Rosberg. Sin embargo, las carreras duran lo que duran, y si bien se acercó mucho, quizás demasiado tarde para intentar nada. La estrategia puede que fuera la correcta, pero pecaron de ajustarla demasiado en el tiempo y no dejar margen para pasar a un piloto que manco no es y que tiene el mejor coche de la parrilla. Si en Red Bull querían ganar con Ricciardo, tenían que haber hecho algo más. Más cerca no lo van a volver a tener este año, no con un circuito tan bueno para Red Bull y tan perjudicial para los Mercedes. Puede que otro día le llegue la victoria a Daniel, pero nadie lo puede asegurar, ni siquiera para el año que viene. Y en F1 se suele decir que hay dos clases de pilotos: los que han ganado un GP y los que no. Cuando viene el tren, hay que correr y saltar bien fuerte para cogerlo, porque quien sabe cuando volverá a pasar…

Si bien Ricciardo ha terminado segundo, y se puede catalogar de buen fin de semana en general su actuación, hay otros pilotos que aunque aspiraban a algo menor, no es menos cierto que dentro de su liga podía decirse que era tan o más importante si cabe su actuación en el día de hoy. De los mencionados en el segundo párrafo me voy a detener en dos: Kimi Raikkonen y Carlos Sainz. El primero porque salía 5º, con su compañero 22º y por tanto, con opciones reales de pisar el cajón y sacarle a Vettel una buena diferencia de puntos. Era, de alguna manera, una de sus más claras oportunidades de brillar con luz propia. Sin embargo, el miedo escénico de Ferrari apagó esa luz para devolverle al papel de comparsa. Algo aventajado esta vez, pero si nos atenemos a los resultados finales (que es lo que termina quedando), el finlandés salio 5º para terminar 4º mientras su compañero salió 22º para terminar 5º. Ahora nos quedamos con Vettel, por su espectacular remontada. Pero sólo un puesto más arriba el finlandés hubiera tenido un más que merecido podio y no hay remontada que haga sombra a un lugar en el cajón, así de claro. Un podio es un podio. Pero pasemos a Sainz…

CASO SAINZ

Carlos, Carletes, Carlitos, Carlos Jr…que mal me sabe la carrera de hoy. Y no es porque no haya hecho todo lo que ha podido, que seguro que así ha sido, sino porque la oportunidad que hoy tenía era inmejorable. Como en Mónaco de este año, como en tantas otras ocasiones. Salir 6º era una llamada de atención a todo el paddock, que prestaba especial atención a la oportunidad inigualable que tenía para decir “estoy yo aquí” a todo el paddock de la F1, en un momento clave de la temporada, cuando se negocian muchos fichajes de cara al año que viene. Y no ha podido salir peor. Primero con el toque con Hulkemberg en la salida, que aunque no parecía perjudicarle significativamente en el tiempo por vuelta, sí ha servido para que Charlie Whiting le sacara la bandera negra y naranja (cuantas veces se ha sacado en los 2-3 últimos años?) y le obligara a entrar en boxes. Lejos de recomponerse, no ha podido nunca recuperarse realmente de tal varapalo. El MGU-K no funcionó desde la vuelta 20, según parece. Y puede que sea cierto, no lo sé….pero da la impresión de ser otra de esas veces que cuando más promete el GP, siempre pasa algo. Hay una frase de Marko que le dijo cuando competía en GP3 o World Series (no recuerdo exactamente el momento) que era algo así como que Carlos debía hacerse dueño de su destino, contrareplicando a la mala suerte que tenía a veces durante las carreras, para no depender de la suerte durante los Domingos. Y algo así le pasa ahora, que por “h” o por “b” no termina de concretar las grandes oportunidades cuando estas se presentan.

Carlos, como ya lo dije en algún otro artículo: necesita centrarse en si mismo, sacar el animal competitivo que lleva dentro, y ser tan agresivo o más que sus rivales, recomponerse con la rabia, y usarla para ser más veloz y luchador durante las carreras. Este año es más importante de lo que se pueda pensar. Sólo uno se quedará en Toro Rosso, y puede que incluso quedarse sea malo para su futuro. Necesita subir un escalón, fichar por Renault y construir su futuro sólo con su desempeño y el desarrollo de un equipo oficial. Quedarse en Toro Rosso es pan para hoy y hambre para mañana. Si no aprovecha las ocasiones que le quedan, los de Enstone pueden mirar hacia otro lado…y entonces sí que estará complicado su futuro el año que viene. Si las salidas se bloquean, el futuro se vuelve gris oscuro casi negro…

El GP de Rusia tenía dos protagonistas antes de empezar la carrera: Vladimir Putin y Carlos Sainz. El primero, como habréis adivinado, no es ningún nuevo piloto, sino el presidente de Rusia, que tiene en este circuito su apuesta más personal y hace valerlo mostrándose como el “mandamás” que es. Pero si lo de Putin viene del año pasado, cuando se inauguró el Gran Premio por primera vez, el protagonista de esta edición era por derecho propio Carlos Sainz. Tras su brutal accidente del sábado, verle disputar la carrera ya era todo un éxito personal. La atención del paddock ya se la había ganado por derecho propio con el mero hecho de salir a disputar la carrera. ¿Y luego? Luego es lo que viene a continuación…

La carrera de Carlos fue realmente buena por varios motivos. El primero de ellos era el hecho de superar las primeras vueltas sin cometer errores, tras toda la presión que suele existir en estos casos por cometer una heroicidad que te lleve a los titulares del fin de semana. Tomarse la carrera con calma, sin perder los nervios, con toda la adrenalina acumulada tras todo lo sucedido en apenas 24 horas ya es un hecho notable. Pero además tomar las decisiones adecuadas, haciendo los adelantamientos necesarios sin miramientos, y llegar hasta la 7ª posición (con opciones a la 6ª) partiendo último entra en el terreno de lo milagroso tras un accidente como el que Carlos tuvo, en el que estuvo a punto de no contarlo. La carrera, en este sentido, es todo un ejemplo para ponerlo en las escuelas de karting, por actitud ante un fin de semana como el que Carlos tuvo.

Dicho eso, hoy pondremos un “pero”. Doloroso, pero a fin de cuentas hay que ponerlo. La F1, como deporte y negocio que es al mismo tiempo, sólo entiende de resultados. Es duro, injusto a veces, pero es como funciona esto. Y la verdad es que verle no acabar la carrera tras este fin de semana nos dolió especialmente a todos. Y por partida doble, ya no sólo porque Carlos no halló el tan merecido premio que sin duda debía ser suyo, sino porque este tipo de resultados no se suman en el casillero y al final del año se te juzga por la cantidad de puntos que has metido en el zurrón. Carlos ya ha brillado varias veces este año, realizando actuaciones muy meritorias y demostrando que cuando menos no tiene nada que envidiar a su compañero de equipo, Max Verstappen. Sin embargo, los resultados le han sido esquivos. En la mayoría de los casos por cuestiones de fiabilidad, todo sea dicho. Pero Carlos tiene que empezar a ser dueño de su propio destino, y por lo visto hasta ahora, de momento este le domina más a él.

Da rabia, pero es que la F1 no funciona por lo que pudiste hacer, por los “y si” tan famosos a los que nos aferramos cuando un resultado no nos gusta.. Carlos tiene 2 años para convencer que tiene derecho a tener su oportunidad en un equipo más grande que Toro Rosso, sea este Red Bull o cualquier otro equipo de la parrilla. Quién sabe si menos, teniendo en cuenta la situación de Red Bull en la F1 actualmente. Hay dos vías a estas alturas de Campeonato: o igualar / superar a Verstappen en puntos a final de temporada…o hacer algo muy remarcable que quede en las retinas de los jefes de equipo ahora que se termina el Campeonato. Hoy casi lo consigue, lo tenía todo a su favor a mitad de carrera. Si llega a aguantar, podría haber llegado en 4º/5º lugar visto lo sucedido con Raikkonen y Bottas en la vuelta final, pero al final no se concretó. Y es lo que le está faltando, cerrar el gran trabajo que realiza todos los fines de semana y que sin cerrarse, cae en agua de borrajas.

A Carlos le quedan 4 carreras, 4 oportunidades para brillar y sumar puntos dominando su destino. Carlos tiene que terminarlas, sumar y marcarse un resultado de campanillas de los que dejen recuerdo. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero teniendo en cuenta la incertidumbre que rodea el futuro de Red Bull, debe empezar a mirar más por si mismo. A Max no le ha costado hacerlo y hasta en el equipo han aplaudido esa actitud públicamente. Y desde fuera se ve como la actitud de un ganador. Carlos debe terminar el trabajo, concretarlo en resultados y brillar. No es fácil, ¿pero quien dijo que la F1 lo fuera?. Carlos tiene la calidad de sobra para hacerlo. Así que ¡a por ellos, Carletes…!

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR