Categorías Posts tagged con "marca checa"

marca checa

0

¡Como ha cambiado el fabricante checo Skoda! Desde aquellos primitivos coches que llegaban del norte de Europa ya queda bien poco. Y es que haber entrado a formar parte del gigante VAG ha sido la clave de su espectacular evolución.

Potente y poderosa es la imagen del todocamino más grande de Skoda, el Kodiaq

Un desarrollo que lo ha llevado hasta el punto donde está ahora en el que ya nadie se acerca a sus productos buscando un material económico pero de escasa calidad. Ahora casi se solapan sus productos, a nivel de terminaciones y estilo, con los de sus hermanos de Seat o Volkswagen.

Los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros, aportan buena parte de una personalidad que se apoya en líneas suaves y simples.

Y tan lejos ha llegado su viaje que con el automóvil que probamos hoy demuestra que es una marca que está preparada para pelear, con garantías, en cualquier segmento. También en la de los SUV de siete plazas.

De hecho este modelo, el Kodiaq, es el primero de este tipo de coches que presenta. Un todocamino grande, de imagen poderosa pero sobria y que adopta unas líneas suaves y sin estridencias que le ayudarán a buen seguro a llegar a la retina de una gran cantidad de clientes.

De mover este enorme “oso” -su nombre deriva de una especie de este mamífero que habita en la isla de Alaska- se encarga un bloque diesel de dos litros con cuatro cilindros y 150 caballos. Un motor que resulta algo justo si lo que queremos es aceleraciones fuertes. Eso sí, a ritmos legales funciona con suavidad y no se muestra excesivamente ruidoso. Sobretodo cuando ya ha cogido temperatura. Además, una vez hemos cogido velocidad, es capaz de mantener velocidades de crucero mucho más que suficientes.

Y es que su respuesta a nuestras peticiones sobre el acelerador se cumplen con  premura y, ya desde muy bajas vueltas, podemos disfrutar de su cifra de par. No olvidemos que estamos ante un todocamino de grandes dimensiones con un peso de 1.667 kilos.

Lo que no me cansaré es de elogiar su caja de cambios automática de siete velocidades. La conocida DSG del grupo Volkswagen. Y lo digo porque resulta cómoda, rápida y tremendamente silenciosa a la hora de ejecutar su trabajo. De buena factura resultan también sus levas escondidas tras el volante y que giran con él en un conjunto indivisible.

Su interior ofrece unos acabados intachables y un ambiente sobrio y con sensación de durabilidad.

Nuestra unidad de pruebas disponía únicamente de tracción delantera. Una elección inteligente para todos aquellos, que son muchos, que harán uso de este gigante sólo por su tamaño y habitabilidad pero que no buscan un uso fuera del asfalto. Y es que cuando los motores sólo se tienen que ocupar de un eje los consumos se ven seríamente afectados. Es fácil encontrar en el ordenador de a bordo de un Skoda Kodiaq 2.0 TDI de 150 caballos cifras levemente por encima de los seis litros.

Por otra parte, como opción podremos disponer de un selector de modos de conducción. Un sistema que incide en la respuesta del motor, la caja de cambios, la suspensión -si lleva los amortiguadores DCC- y la dirección asistida. Las opciones a nuestra disposición será Normal, Eco, Sport, Individual y Snow.

Los asientos los podríamos encontrar en cualquier berlina de carácter deportivo.

La parte trasera es muy amplia y en ella pueden viajar tres adultos sin problemas.

Las plazas supletorias que se alojan en el maletero son sólo aptas para niños

En cuanto a su habitabilidad interior dispone de espacio para que cinco ocupantes se acomoden con holgura. Además, las plazas delanteras disfrutan, en el acabado de la foto, de unos llamativos asientos tipo baquet con multitud de reglajes. Por ello, y junto con la movilidad de su volante, encontrar una buena postura de conducción está garantizado para cualquier talla.

Por otra parte, en sus plazas traseras hay espacio suficiente tanto para las piernas como para la cabeza. Además, si contamos como opción con el enorme techo panorámico la sensación de amplitud está prácticamente asegurada. Otra cosa es la tercera fila de asientos -si es que hemos configurado una unidad de siete plazas-. Allí encontraremos dos banquetas fácilmente escamoteables en el piso del maletero pero que sólo nos darán servicio para niños de máximo 1,50 metros de altura.

El cuadro de instrumentos es sencillo y claro.

No me quiero olvidar de citaros una de las principales ventajas del Skoda Kodiaq. Y es que, a diferencia de su hermano el Volkswagen Tiguan Allspace, puede configurarse con 5 plazas. ¿ventajas? Dispondremos de un maletero con una mayor profundidad pues utilizaremos como espacio útil de carga el destinado en la versión de 7 ocupantes para esconder los asientos traseros opcionales. Por cierto, si sólo usamos la parte delantera y abatimos todos sus asientos podremos meter en su interior una bicicleta tanto de montaña como de carretera sin desmontar.

Por dentro destaca también por unos materiales de calidad que nos desmerecen en absoluto a alguno de sus rivales premium. Plásticos blandos y cuero se entremezclan dando una sensación agradable y de coche “bien hecho”. Además, su diseño, simple y minimalista, nos ayuda a encontrar todos los elementos rápido y a acostumbrarnos a su uso con apenas circular unos kilómetros.

En el salpicadero encontramos, como eje de todo su diseño, una enorme pantalla tipo tablet desde la que podremos manejar su excelente dotación tecnológica. Una pantalla táctil que incorpora menus de fácil comprensión y que te hará la vida más fácil a bordo.

Las plazas trasersa contaban con su climatizador e, incluso, con asientos calefactables.

Os puedo asegurar que con el invierno que llevamos le saqué un buen partido a los paraguas que esconden los cantos de las puertas delanteras

No obstante también ofrece multitud de huecos portaobjetos además de una curiosa guantera doble. Además dispone de detalles muy prácticos como unos paraguas alojados en el canto de las puertas delanteras, una linterna de imán usando la luz del maletero, unas piezas de plástico en las puertas para evitar dañar a otros coches al abrirlas y que se esconden cuando las cerramos o unas mantas en las plazas traseras muy útiles cuando tenemos niños.

Con todo lo que te he contado hasta ahora me imagino que no te esperas que se trate de un todocamino low cost. Y es que a poco que configures un Kodiaq a tu gusto tendrás que rellenar un cheque con una cifra superior a los 30.000 euros.

 

0

Skoda ha tardado en entrar de lleno en el segmento SUV. Le ha pasado como su hermana, SEAT, aunque incluso esta ha presentado el Ateca antes que nuestro protagonista de hoy, el Karoq, pese a que ambos son, en la práctica, el mismo coche.

Se trata del segundo todocamino de la marca checa, pues llega después de su hermano mayor, el Skoda Kodiaq. Aunque seguramente, el Karoq, por precio, perfil del comprador y tamaño sea la apuesta importante del fabricante para liderar las ventas en este segmento del mercado.

 

Realmente el Karoq está dirigido a convencer a todos aquellos que tenga claro que lo que buscan es un SUV. Y me explico. En su concepto no hay ninguna licencia que se aparte de la idea de producir un automóvil alto, con ciertas dotes para salir de asfalto, con buen tamaño interior, un maletero generoso y un diseño pensado para gustar a todo el mundo.

Y en todo esto tiene un peso importante su imagen. Y lo hace desde la sobriedad. Con un frontal poderoso que nos trata de convencer que estamos ante un automóvil resistente pero sencillo. Un todocamino de líneas puras y suaves que destaca por su necesidad por pasar desapercibido.

En la unidad que veis en las fotos la  parte mecánica está ocupada por un motor TDI de dos litros y cuatro cilindros. Un propulsor que rinde 150 caballos. Un motor que es algo ruidoso pero que no filtra excesivas vibraciones al habitáculo. Su empuje es firme aunque, como supondrás, no te va a pegar al asiento. No olvidemos que tiene que bregar con su tipo de tracción, cuatro por cuatro.

Aunque también se pude configurar el Karoq como un tracción delantera la verdad es que, pese a un pequeño incremento en el consumo merece la pena la variante con tracción total. Esta, junto con su altura libre al suelo hace que podamos salir de asfalto con bastantes garantías.

Pero sigamos hablando de su motor. Donde más brilla es a bajas y medias revoluciones quedándose en la parte alta del cuentavueltas más descafeinado. Aunque también me gustaría añadir que esta mecánica me parece muy equilibrada para este SUV de tamaño medio y de algo más de 1.300 kilos de peso.

Lo que resulta una delicia de manejo es su transmisión. No en vano es una de las más elogiadas del mercado. Se trata de la conocida caja de cambios automática DSG de siete marchas del grupo VAG. Además, en el modelo de las fotos, disponía de levas tras el volante para hacer aun más fácil su manejo. Quizás me habría gustado que, esas levas, fueran algo más grandes pues cuando giras demasiado el volante cuesta encontrarlas.

Una de las mayores ventajas del Karoq de Skoda es su espacio interior. Ahí te das cuenta de lo bien aprovechados que están sus 4,38 metros de longitud. De hecho en su interior se acomodan fácilmente hasta cuatro adultos. Es más, el espacio superior destinado a la cabeza de los ocupantes es de los más grandes de su segmento. Con todo ello también es fácil prever lo que te vas a encontrar cuando abres el portón trasero. Un maletero excepcional con sus 521 litros de capacidad.

Cuenta además con un interesante sistema denominado Varioflex, que cuesta 320 euros, que incluye tres asientos traseros independientes que pueden regularse longitudinalmente y en inclinación. Asimismo cada uno de los mismos podrán ser desencajados y sacados del vehículo. De esta manera la habitabilidad trasera la podremos manejar a nuestro antojo.

Su habitáculo es de gran calidad. Me atrevería incluso a decir que mayor que la de un Ateca aunque un poco por debajo que la de un Tiguan. Aunque este último es bastante más caro que nuestro protagonista. Y es que dentro te encuentras rodeado por plásticos blandos y de apariencia robusta. Con el añadido de que en las versiones más lujosas el cuero y las superficies negro piano ganan terreno y te ofrecen un espacio totalmente premium.

Viendo su diseño interior te das cuenta de su origen alemán por la tremenda sobriedad del conjunto que busca, en su disposición, la ergonomía y el orden antes de soluciones demasiado modernas o estridentes. La colocación de todos los elementos es muy horizontal y en un breve tiempo de manejo te acostumbras a su uso.

 

Destaca, en este conjunto homogéneo, la pantalla táctil que se integra en el salpicadero y que tiene unas dimensiones considerables, nueve pulgadas. Desde ella podremos manejar todas las funciones de infoentretenimiento y conectividad. Quizás se echa de menos una ruleta para bajar el volumen de la radio de una manera más rápida y cómoda que con los dos botones táctiles que incorpora.

Tecnológicamente podemos equiparlo con todas las ayudas a la conducción que nuestra prudencia nos aconseje. Elementos como el asistente al aparcamiento, el programador de velocidad activo, la detección de vehículos en el ángulo muerto, el avisador por cambio involuntario de carril o el reconocimiento de señales de tráfico podrán ser nuestros compañeros de viaje.

La versión que tenéis en pantalla tiene un precio, ya con las ayudas de la marca incluidas, de unos 40.000 euros. Pero hemos de saber que estamos ante un modelo tope de gama. Puesto que la marca anuncia un precio de partida de 18.900 euros para una variante de gasolina de un litro y 115 caballos con caja de cambios manual y tracción delantera.

¡Síguenos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies